Sermones Varios 24
Lugar/Ort:Esperanza/Santa Fe

Fecha/Datum:16/04/1972
Otros Lugares/Weitere Predigtorte:
Año Eclesiástico/Kirchenjahr:Gottesdienst zur silbernenen Hochzeit- P.Faber
Libro Bíblico/Buchbezeichnung:Isaías 57: 18
Skopus:
Varias 24 -Isaías 57:18
(Silberhochzeit P. Faber)
"He visto sus caminos; pero los sanaré y les pastorearé, y
les daré consuelo a ellos, dice el Alto y el Sublime, el
Santo."

Queridos esposos Faber, estas palabras dice Dios por la boca
del profeta Isaías. A pesar de haberlas dicho en una
situación especial dentro de la historia del pueblo Israel
hace miles de años, una y otra vez se ha manifestado como
regla de Dios de su actuación para con el hombre.
El nos acompaña a cada uno de nosotros en nuestro camino de
la vida. Está presente con su ayuda cada vez que no podemos
continuar y cuando el camino, que está delante de nosotros,
se hace muy pesado o cuando es tal la oscuridad que no lo
podemos reconocer.
¿No se puede acaso decir lo mismo cada vez que dos personas,
un hombre y una mujer, se sienten conducidos por Dios para
marchar juntos como casados por esta vida?
¿No fue esto también válido para ustedes, en una manera muy
peculiar, cuando hace 25 años, Dios los juntó, cuando
mutuamente han encontrado un sí, con lo cual se ha terminado
un estado penoso cuyo causante fue la muerte?
"He visto sus caminos; pero les sanaré y les pastorearé, y
les daré consuelo a ellos, dice Dios, el Señor."
Si esto ya fue válido hace 25 años, con cuan razón pueden
reconocer hay agradeciendo.
Fue Dios mismo quien nos puso como ayuda mutua al uno para
con el otro.
Fue Dios mismo quien nos dió la fuerza para no eludir los
roles de esposo y esposa, de padre y madre, de abuelo y
abuela.
Seguramente podrán reconocer que Dios les estuvo cerca con
su ayuda, cuando las necesidades, dificultades y problemas
les han hecho difícil la vida, incluse quizás, la vida
comunitaria.
Por el conocimiento del perdón mutuo, como cristianos,
tenemos la posibilidad de comenzar cada día de nuevo el
matrimonio, de comenzar de nuevo, de celebrar diariamente la
boda.
¿No está todo esto acaso involucrado en las palabras de
Isaías?:
"He visto sus caminos; pero les sanaré y les pastorearé, y
les daré consuelo a ellos, dice Dios, el Señor."
Conjuntamente pueden mirar así, con vuestros queridos,
consoladamente hacia el futuro, continuar llenos de
confianza vuestro camino, darse mutuamente la ayuda, la que
necesitan, y de reencontrarse diariamente con el amor que
sabe perdonar, y dar gracias a Dios por ello.
¡Qué esta palabra sea una realidad entre ustedes hasta el
fin de vuestras vidas:
"He visto sus caminos; pero les sanaré y les pastorearé y
les daré consuelo a ellos, dice el Alto y Sublime y el
Santo."