TRAUUNG 64
Lugar/Ort:

Fecha/Datum: / /
Otros Lugares/Weitere Predigtorte:
Roskop-Block
Año Eclesiástico/Kirchenjahr:
Libro Bíblico/Buchbezeichnung:-Ohne Text-
Skopus:
Trauung 64 -Ohne Text-Bendicíón Nupcial Ecuménica-

Vosotros estáis, querida pareja, en esta casa de Dios para
poner la decisión de vuestro matrimonio bajo la protección y
la bendición de nuestro Dios. Hoy pedís la intercesión de la
Iglesia Cristiana para que Dios dé su ayuda a vuestro
matrimonio.
Dios prometió a sus hijos dar siempre ésta ayuda según su
Palabra.
Por vuestro matrimonio, El espera alabanza y gloria.
Sabemos que el Creador ha fundado en medio de la humanidad
el estado del matrimonio para que los esposos puedan vivir
en el según su voluntad y formen una unidad en amor y
fidelidad y se ayuden uno al otro.
Dios nos da en el matrimonio un orden sólido para que
podamos ser preservadores del dominio de nuestros deseos
egoístas y de nuestras concupiscencias. El nos pone en este
estado para practicar bondad y paciencia uno al otro, según
la palabra y ejemplo de nuestro Señor. El junta totalmente,
en el matrimonio, a un varón con una mujer para una unidad
en que el uno es parte del otro y en que Dios dé en una
manera maravillosa nueva vida.
Ninguno puede preservar inviolablemente su matrimonio sin la
dirección y la disciplina del Espíritu Santo por Jesucristo.
Nuestro corazón obstinado o desanimado vive contra el
mandamiento divina del matrimonio y quiere ser sabio de su
propia fuerza.
Por eso, ya Dios mismo debe ayudarnos para que podamos
cumplir su voluntad en los problemas del matrimonio.
¡Permaneced en El, nuestro Señor, que vuestro amor no tenga
un fin! ¡Sobrellevad con paciencia las debilidades del otro!
En dificultades llamad a Dios para que el dé ánimo a
vosotros a tener, tambien en tristeza y miseria, fidelidad
al compañero conyugal.
Todas las cosas que quieren hacer a vosotros, decid en la
oración a Dios y pedid de El ayuda por su Espíritu Santo.
Dios confirma su palabra y su promesa. El que da confianza a
su palabra no vivirá una desilusión. Confiad en Dios,
entonces os dará alegría profunda y en los días de las
preocupaciones os guardará de riñas y desagradecimientos.
Especialmente debéis saber que siempre esposos necesitan
recibir el PERDÓN, el perdón por Dios, y el perdón que da el
esposo o la esposa y la esposa al esposo, porque no hay un
matrimonio en que no hay culpa, tal vez sin saber.
Pero para nosotros, cristianos, el perdón es más fuerte que
la culpa y éste solamente puede guardar y renovar un
matrimonio.
Así, fundad vuestra unión conjugal en el nombre de nuestro
Señor Jesucristo.
Por el bautismo sois miembros de su Iglesia. En este sentido
no existe diferencia entre nuestra Iglesia Evangélica y la
Iglesia Católica Romana.
Practicad una vida matrimonial y familiar ecuménica con el
fundamento Jesucristo. Tenemos el mismo Señor Jesucristo.
Con este Señor, esposos cristianos, pueden vivir en una
unión total. Las dIficultades eventuales pueden ser
superadas en conformidad con las diferentes iglesias. Cada
uno sea firme en su fe.
Nosotros, empero, oramos a Dios que os junte a vuestros
corazones en el amor y que venga sobre vosotros la riqueza
de su bendición.