TRAUUNG 35
Lugar/Ort:

Fecha/Datum: / /
Otros Lugares/Weitere Predigtorte:
Peil-Larrossa
Schönhals-Fischer
Riffel-Sanchez
Jakobi-Briel
Wagner-Neuberger
Año Eclesiástico/Kirchenjahr:
Libro Bíblico/Buchbezeichnung:Zacarías 2: 5
Skopus:
Trauung 35 -Zacarías 2:5
"Yo seré para ella, dice Dios, muro de fuego en derredor, y
para gloria estaré en medio de ella."

El profeta Zacarías, predicando esta palabra de Dios, ha
pensado en la ciudad de Jerusalén, capital de Palestina, de
la Nación Antigua den Dios.
Jerusalén, una ciudad como las otras también. Solamente por
una única cosa ella tiene una significación especial:
Dios la ha elegido a su ciudad. El quería estar presente en
ella, especialmente en el templo, para sus hijos.
Los habitantes tenían las mismas preguntas, miserias y
problemas como los de las otras ciudades. Pero los
habitantes de Jerusalén podían saber:
En todas sus preguntas, miserias y problemas, no son dejados
solos. Dios está en medio de ellos, y al lado suyos. Ha
prometido que por su presencia les ayudará. Quiere ser su
Salvador.
Especialmente en peligros y tentaciones de afuera quiere
ayudarles.
Con las palabras de nuestro texto el profeta dice:
"Dios será muro de fuego en derredor."
para superar a todos los enemigos.
Esta palabra del profeta Zacarías es también una palabra
adecuada para el matrimonio cristiano. El matrimonio es un
don de Dios para la humanidad. En el un hombre y una mujer
son puestos para la ayuda en todas las formas, uno a la
otra, una al otro.
Tiene validez para todas las personas, no solamente para los
cristianos. Pero el matrimionio cristiano es un matrimonio
especial, porque ha recibido la bendición de Dios, porque El
está presente en su medio, y ha prometido a ayudar a los
esposos.
Ellos, en un matrimonio cristiano, pueden saber:
En todas sus preguntas, miserias y problemas, especialmente
en los peligros de afuera, nunca jamás darán situaciones
desesperadas o sin salidas, DIOS AYUDA SIEMPRE.
Vosotros, esposos jóvenes, podéis aceptar esta promesa de
Dios como realidad. El cumple siempre su promesa, su
palabra:
"Yo seré para ellla, dice Dios, muro de fuego en derredor, y
para gloria estaré en medio de ellos."