TRAUUNG 15b
Lugar/Ort:

Fecha/Datum: / /
Otros Lugares/Weitere Predigtorte:
Pidoux-Hatt
Fritzler-Hepp
Schulz-Cagliero
Año Eclesiástico/Kirchenjahr:
Libro Bíblico/Buchbezeichnung:Salmo 25: 4
Skopus:
Trauung 15b -Salmo 25:4
"¡Hazme conocer tus caminos, oh Dios, enséñame tus sendas!"

Sabemos que la bendición nupcial no es una cosa ceremonial
que también puede faltar en un matrimonio cristiano.
La bendición nupcial es una cosa muy importante y muy seria.
En la bendición nupcial estáis delante del rostro de Dios y
suplicáis:
¡Señor, ayúdanos, Señor, danos tu bendición!
La promesa que habéis dado uno al otro, no puede ser una
promesa con la boca, sino debe ser una realidad verdadera
hasta la muerte.
Hoy aún no hay dificultades, pero quién sabe lo que ya
acontecerá mañana entre vosotros.
Pero no hay nada o nadie en el mundo que puede separaros, a
excepción de la muerte.
¿Por qué podemos decir esto?
Porque Dios ha puesto el matrimonio entre nosotros. Dios da
al varón a su esposa y a la mujer a su esposo como ayuda.
Dios dijo:
"No es bueno que el hombre está solo; le haré una ayuda."
La esposa es la ayuda de Dios para el esposo. El esposo es
la ayuda de Dios para la esposa.
¿Habéis escuchado?
Matrimonio significa siempre:
Ayuda al otro, ayuda a la otra.
La realización de esta realidad no es fácil siempre.
Hay siempre y siempre dificultades en un matrimonio, por eso
suplicamos que Dios dé a vosotros sus manos de la ayuda:
"¡Hazme conocer tus caminos, oh Dios, enséñame tus sendas!"
Por la bendición nupcial recibiréis la promesa de Dios que
El ayudará a vosotros en todas las situaciones.
El quiere andar con vosotros por esta vida. Dadle el asiento
central en vuestro matrimonio. Decidle en las oraciones
todos vuestros planes, la alegría, pero también todas las
miserias. Preguntadle todos los días:
¿Señor que tu quieres que hoy hemos de hacer?
Practicad en vuestro matrimonio lo que significa el PERDÓN
DE LOS PECADOS.
El matrimonio, oyendo estas palabras y viviendo según éstas,
puede festejar todos los días su fiesta de boda con alegría
grande.
Dios dará esta alegría.
El matrimonio con Dios en el centro de su vida, tiene la
alegría verdadera, tiene la ayuda verdadera.
En tal matrimonio el esposo puede recibir a su esposa y la
esposa a su esposo de las manos de Dios como su ayuda.
"¡Hazme conocer tus manos, oh Dios, enséñame tus sendas!"