TRAUUNG 11
Lugar/Ort:

Fecha/Datum: / /
Otros Lugares/Weitere Predigtorte:
Herdt-Stürtz -spanisch-
Ruppel-Müller -spanisch-
Erhardt-Schneider -spanisch-
Erhardt-Müller -deutsch-
Año Eclesiástico/Kirchenjahr:
Libro Bíblico/Buchbezeichnung:Salmo 3: 9 - Psalm 3, 9
Skopus:
Trauung 11 -Salmo 3:9
"¡La ayuda es cosa del Señor!"

Siempre nos alegramos mucho, si dos jóvenes, varón y mujer,
se han hallado para ir conjuntamente como esposos por la
vida, compartiendo alegría y dificultades.
Un aspecto especial de esta vida matrimonial, según la regla
de la creación es que hombre y mujer son puestos en el
matrimonio a una ayuda mutua. La mujer ayuda a su marido
para que pueda superar todos los problemas de esta vida
dura, y el hombre ayuda a su esposa para que ambos puedan
cumplir sus tareas y obligaciones diarias en esta vida.
Lo que el Creador dijo primeramente del varón:
"No es bueno que el hombre esté solo. Haré, pues, un ser
semejante a él, para que le ayude",
vale también en la misma manera para la mujer.
Pero conocemos la vida humana con todas sus dificultades y
problemas, sabiendo que también sobre esposos vienen tiempos
de fracasos, de una no-comprensión mutua, y de un amor
débil, en que el compañero o la compañera en el matrimonio
no significa ayuda, sino una carga, o se esperan ayuda que
el otro o la otra no puede dar. O que vienen tiempos, en que
ambos necesitan esta ayuda sin la posibilidad de recibirlo.
En todos estos casos no estamos solos, sino entonces Dios
mismo nos ayudará.
Hemos escuchado la palabra:
"¡La ayuda es cosa de Dios!",
por la cual sabemos que Dios mismo, el Creador, el ayudador
verdadero de los hombres, ha llevado a Uds. dos en el estado
de una ayuda mutua.
Y aún en el caso que todas las posibilidades de una ayuda
fracasarán, El mismo, Dios, será ayuda para ustedes dos.
Por eso pueden empezar su camino como esposos con la
confianza en Dios que ayuda siempre:
"¡La ayuda es cosa del Señor."