TRAUUNG 07b
Lugar/Ort:

Fecha/Datum: / /
Otros Lugares/Weitere Predigtorte:
Schanzenbach-Frickel
Groh-Naváez
Frank-Neuberger
Año Eclesiástico/Kirchenjahr:
Libro Bíblico/Buchbezeichnung:2 Samuelis 7: 29
Skopus:
Trauung 7b -2 Samuelis 7:29
"Con tu bendición, Señor Dios, será bendita la casa de tu
siervo para siempre."

Ustedes, estando acá en la casa de Dios y en su presencia,
piden su bendición para el camino de la vida matrimonial que
está empezando por la voluntad de ustedes, afirmada por el
Señor.
Actuando en esta manera, testifican que quieren vivir en
este estado de matrimonio como
esposos cristianos. Dios nos dio como don esta institución
de matrimonio, siempre con un varón y una mujer.
Su mejor y mayor ayuda para esposos es que acompaña a estos
dos en un matrimonio, todos los días de su vida conyugal,
para poder darles lo que necesiten.
Esto tiene validez para ustedes dos. Pidiendo la bendición,
Dios no solamente promete darle a ustedes, sino también la
da, hoy, mañana y hasta el fin de sus vidas.
¿Qué comprende lo que un matrimonio necesita en su vida
conyugal y lo que Dios promete a ustedes y lo que El da y
dará siempre y siempre?
Significa:
salud corporal y mental, pan diario y vestidos, progreso en
el trabajo, hijos que hacen alegría
a sus padres y un amor profundo y mutuo entre los esposos.
Significa especialmente lo que es el centro de nuestra fe
cristiana:
Encontrarse en todas las situaciones con un amor perdonador,
con un perdón mutuo, como Jesucristo lo ha practicado.
Claramente nos preguntamos:
¿Podemos confiar en la promesa, en la bendición de Dios?
Mejor que buscar una constestación, es, invitar a ustedes,
un matrimoinio jóven, a practicar primeramente esta
confianza en la promesa de Dios.
También aún en tiempos muy graves, en enfermedades sin
esperanza humana, en el caso de muerte, el Señor cumplirá su
promesa, talvez en otra manera de que hayamos pensado.
En lugar de una contestación nosotros testificamos que se
pueden confiar en la Palabnra y
en la ayuda de Dios. ¡Cuantos matrimonios! viven entre
nosotros, los cuales pueden dar testimonio en la misma
manera como el texto de la Palabra de Dios para la vida
matrimonial de ustedes:
"Con tu bendición, Señor, Dios, será bendita la casa de tu
siervo para siempre."