LECT.DIARIAS 1994
Lugar/Ort:

Fecha/Datum:26/08/1994
Otros Lugares/Weitere Predigtorte:
Año Eclesiástico/Kirchenjahr:
Libro Bíblico/Buchbezeichnung:Salmo 34: 1-2
Skopus:
Lect.Diarias 1994 -Salmo 34:1-2
"Bendeciré al Señor a todas horas; mis labios siempre lo
alabarán. Yo me siento orgulloso del Señor, ¡oíganlo y
alégrense, hombres humildes!"

La primera impresión que tenemos al leer estas palabras es
que un hombre está lleno de alegría por su vida, feliz, sin
problemas, dificultades ni preocupaciones, cantando en alta
voz una canción. Su vida parece caractaerizada por
¡Siempre alegre, siempre alegre, todos los días brilla el
sol!
Quizás también nosotros sintamos el anhelo de una vida
mejor. Quisiéramos estar felices como el autor del salmo.
Gustosamente prometeríamos dar de la misma manera nuestra
alabanza a Dios, nuestro Señor. Sin embargo, es muy posible
que en realidad nuestro corazón esté lleno de amarguras y
acusaciones contra Dios porque no nos dio una vida rica y
feliz, sino todas las penas, desocupación, hambre o
enfermedades.
La verdad es que nuestro salmo no quiere producirnos ni este
anhelo ni esta amargura, sino testimoniarnos que en medio de
todas las situaciones de nuestra vida tenemos a un Dios, que
está a nuestro lado, que nos acompaña, listo para ayudarnos
en nuestros esfuerzos por superar las situaciones que
parecen sin salidas.
El hombre cantó este salmo en medio de tiempos graves de
persecución y de muerte. Debía huir y padecer hambre. Pero
nada le importaba porque él estaba convencido del amor y de
la ayuda de su Dios. En medio de las dificultades ya había
vivido la esperanza cierta de que todos sus esfuerzos por
salir del pozo profundo de su existencia serían coronados
con un final feliz.
No solamente quiere compartir con otros su alegre certeza,
sino que invita a imitarle a todos los que viven en
problemas.
Pero,¿qué significa imitarle?
Significa: aceptar el acompañamiento y la ayuda de Dios, y
entonces, aun en dificultades, ver el final feliz y cantar
con el autor del salmo nuestra alabanza a Dios, nuestra
ayuda.