LECT.DIARIAS 1993
Lugar/Ort:

Fecha/Datum:10/04/1996
Otros Lugares/Weitere Predigtorte:
Año Eclesiástico/Kirchenjahr:
Libro Bíblico/Buchbezeichnung:Mateo 28: 1
Skopus:
Lect.Diarias 1993 -Mateo 28:1
"Pasado el día de reposo, cuando ya amanecía el primer día
de la semana, María Magdalena y la otra María fueron a ver
el sepulcro."

La tragedia de Jesús ha culminado. Quienes gritaron pidiendo
su crucifixión fueron satisfechos. El, el Señor que hizo
todo para posibilitarnos nuevas fuerzas y esperanzas de
vida, reposa bien guardado y fuertemente custodiado en el
sepulcro. En este hecho no hay nada que cambiar.
Evidentemente sus enemigos han triunfado. Y es de suponer
que han festejado adecuadamente la victoria.
En cambio, podemos imaginarnos muy bien que sus discípulos y
discípulas, y sus amigos más cercanos, están profundamente
conmovidos y totalmente perplejos. Frente a este final, ¿no
se sienten amargamente defraudados por su Señor y Maestro?
Uno de ellos, en el camino a Emaús, nos dice: Teníamos
sufrir el mismo destino que él, al que habían seguido con
tanta confianza.
En esa situación de miedo y desilusión solamente dos
mujeres, María Magdalena y la otra María, no se dejan
amedrentar totalmente por la desesperanza. Luego de cumplir
estrictamente el día de reposo, se encaminan hacia la tumba,
que darle a Jesús los últimos servicios de rigor en aquellos
tiempos.
Esa acción de las dos mujeres merece todo el respeto.
Sobresale en medio de desánimo y del estancamiento de los
discípulos. Mucho de lo que hoy sucede en la cristiandad,
aunque asombre, sucede en realidad en recuerdo o veneración
de un Jesús muerto, del que ya no hay nada que esperar.Se
acepta que sus ideas y planes para nosotros eran
infinitamente buenos, pero no se puede modificar el fracaso
final.
Ese Jesús muerto merece ciertamente todo el respeto humano y
muchos no están dispuestos a dar más que eso, incluso muchos
cristianos. ¿Alcanza con eso? ¿La historia de Jesús
realmente se cierra con su muerte?