LECT.DIARIAS 1991
Lugar/Ort:

Fecha/Datum:29/08/1991
Otros Lugares/Weitere Predigtorte:
Año Eclesiástico/Kirchenjahr:
Libro Bíblico/Buchbezeichnung:Romanos 1: 21
Skopus:
Lect.Diarias 1991 -Romanos 1:21
"Pues aunque han conocido a Dios, no lo han honrado como a
Dios ni le han dado gracias. Al contrario, han terminado
pensando puras tonterías, y su necia mente se ha quedado a
oscuras."

Vivimos en un mundo religioso, lleno de dioses e ídolos
creados por nuestra mente. Este mundo religioso es una
caricatura perversa del Dios único y verdadero, creador de
cielo y tierra. Como no lo hemos aceptado, ni tampoco le
hemos dado nuestro agradecimiento y honra por ello, nos deja
ir solos por nuestros caminos. Nos deja la ilusión de creer
que actuamos sin El, y nosotros creemos que podemos hacer
nuestros propios dioses, que el Dios verdadero no existe.
Sí, hay muchos entre nosotros que se creen como dioses,
haciendo lo que les viene en gana. Muchos pensaron además,
en la era del iluminismo, que todo lo que tuviera que ver
con religión y religiosidad desaparecería. Esto no ha
sucedido. Vivimos en tiempos de restauración de
religiosidades. Oímos de religiones antiguas y modernas, de
seres humanos que se sienten dioses. Todos ellos, que
participan de la danza del dólar y de las riqueazas, nos
prometen salud, felicidad, prosperidad y no aceptan la fe
cristiana, o quieren transformarla según su conveniencia.
Nos equivocamos mucho si pensamos que la religiosidad es lo
más importante, sin analizar a quién va dirigida:
naturaleza, hombres soberbios, riquezas o poder. Sin
embargo, si estamos dispuestos a ver, nuestro Dios, en cuyas
manos se encuentra cielo y tierra, nos muestra un camino
distinto por el cual sólo a él podremos dar honor y
agradecimiento: Jesucristo. El nos lleva al Dios verdadero.
Obediciendo a su palabra, estaremos del lado del único Dios,
el Padre. En la relación con este Dios, él no quiere de
nosotros religiosidades, sino obediencia total en todo
nuestro actuar cotidiano.
Señor, ayúdanos a vivir de tal manera que nuestras vidas
sean un medio por el cual otros puedan conocerte.