LECT.DIARIAS 1991
Lugar/Ort:

Fecha/Datum:28/08/1991
Otros Lugares/Weitere Predigtorte:
Año Eclesiástico/Kirchenjahr:
Libro Bíblico/Buchbezeichnung:Salmo 103: 2
Skopus:
Lectur.Diarias 1991 -Salmo 103:2
"Bendeciré al Señor con toda mi alma; no olvidaré ninguno de
sus beneficios."

El cantor, en este versículo que comienza el salmo, confiesa
su fe en Dios. No es sólo una confesión de los labios, sino
que viene del corazón como resultado de sus experiencias con
Dios.
Este Dios Todopoderoso es el mismo que en su amor desciende
a nosotros, que no somos más de polvo, para ayudarnos en
nuestros problemas. Nuestro texto es un versículo de un
himno del pueblo de Israel, en donde el salmista expresa su
sorpresa por lo que Dios hizo por toda su existencia. Sobre
lo que lo ha impresionado especialmente, testifica en otros
versículos del salmo. También nosotros, si vivimos en una
relación con Dios semejante a la del cantor, sentimos las
mismas experiencias. Veamos algunos de esos versículos que
nos muestran cómo vivir una vida más humana en esta tierra,
y nos enseñan a hacerlo como desea el Creador:
1) Dios me da cada día la posibilidad de empezar de nuevo,
por el perdón de mi culpa ante Dios y mi prójimo.
2) Dios está ayudándome en mi enfermidad, aun estando
consciente de que he de morir.
3) Me testifica que la muerte y el sepulcro no es lo último
en nuestra vida humana.
4) Dios administra un juicio justo sobre los que, por su
actuar, hablar y decidir, fomentan la injusticia e impiden
que vivamos como El quiere.
5) Dios no olvida a los que padecen terriblemente en
guerras, hambre y vidas inhumanas.
Vemos que este himno expresa una confianza total en Dios.
Sabemos que lo que el cantor vivió con su Dios no incluye
todo lo que recibimos hoy por Jesús. El salmista quiere
estimularnos a alabar y agradecer a Dios igualmente.
"Alabemos al Señor, ¡Aleluya!
Alabadle por doquier, ¡Aleluya!
Por las gestas que él obró! ¡Aleluya!
Por toda su majestad ¡Aleluya!"