LECT.DIARIAS 1991
Lugar/Ort:

Fecha/Datum:27/08/1991
Otros Lugares/Weitere Predigtorte:

Año Eclesiástico/Kirchenjahr:
Libro Bíblico/Buchbezeichnung:Colosenses 3: 17
Skopus:
Lect.Diarias 1991 -Colosenses 3:17
"Y todo lo que hagan o digan, háganlo en el nombre del Señor
Jesús, dando gracias a Dios el Padre por medio de él."

Es una realidad de nuestra fe cristiana, que Jesucristo,
nuestro Señor, pone a sus creyentes al servicio en favor del
Reino de Dios. El también nos necesita, con todo lo que
somos y tenemos, cumpliendo las responsabilidades recibidas.
En una larga historia de la cristiandad hemos negado u
olvidado esta realidad. En lugar de obediencia total a Jesús
en todos los aspectos de nuestra vida, nosotros, cristianos,
hemos puesto ejercicios de piedad, lo cual nos conviene.
Pero la total obediencia es en verdad lo que Jesús espera de
nosotros en primer lugar, y no piedad. Por ejemplo, es más
fácil decir una oración o cantar un himno, que conversar
unas palabras comprensivas con nuestro vecino enemistado.
Para el sacerdote en la parábola del buen samaritano, era
más fácil correr a un culto en el templo, que ayudar al
viajero asaltado. Pero es esto último lo que Dios esperaba
de él. Nuestro texto tiene relación directa con este actuar.
El mundo que nos rodea cambiaría enseguida si actuaríamos
obediciendio a Jesús. Esta obediencia a Dios no ha de ser un
mérito para lograr la entrada en su reino, sino
exclusivamente un agradecimiento por lo que Dios dio y da
todos los días nuevamente, por su Hijo Jesucristo, y por su
obrar por medio del Espíritu Santo en la preparación de su
Reino.
La posibilidad de la actuar sólo la recibimos en la medida
en que aceptamos lo que Jesús nos ofrece como lo decisivo en
nuestra vida.
De ahí la pregunta: ¿Hemos recibido ya lo más importante de
nuestra vida por medio de Jesucristo?
"No basta sólo una mano
si vamos a construir
una Iglesia de testigos
que anuncie, sí.
Vamos juntos de la mano,
que sólo no puedes ir."