LECT.DIARIAS 1991
Lugar/Ort:

Fecha/Datum:26/08/1991
Otros Lugares/Weitere Predigtorte:
Año Eclesiástico/Kirchenjahr:
Libro Bíblico/Buchbezeichnung:Efesios 5: 20
Skopus:
Lect. Diarias 1991 -Efesios 5:20
"Den siempre gracias a Dios el Padre por todas las cosas, en
el nombre de nuestro Señor Jesucristo."

Estas palabras nos muestran la importancia de alabar a
nuestro Dios, y agradecerle. Pero surge la pregunta: ¿quién
es éste nuestro Dios, a quien debemos dar gracias? Esta
pregunta es decisiva, porque hoy existen muchos conceptos de
dios, los cuales en realidad son creaciones humanas.
Sonídolos venerarlos es idolatría. Las personas con mucha
influencia sobre nosotros pueden convertirse en ídolos,
también las ambiciones de poder de algunos individuos, o la
lucha por el dinero. Todos estamos en peligro de
tranformarnos en ídolos. Sin embargo el Dios del que se
trata aquí es el Señor del Cielo y de la Tierra y nos
sostiene en sus manos. A El debemos el agradecimiento por
nuestra vida, por la tierra en que vivimos y porque siempre
nos da lo necesario para vivir digno y humanamente. Ídolos y
dioses a medida no pueden ayudarnos: son causa de la
deshumanización que transforma la vida en un infierno. Pero,
¿cómo reconocer al Dios verdadero?
Muchos buscan la identidad de su Dios en la naturaleza, en
la filosofía o en especulaciones esotéricas con otros
mundos. De esta forma, Dios no se dejara hallar. Lo que
encontramos son ídolos. Sólo existe un camino hacia él:
Jesucristo. Sin él no podremos conocer a Dios, ni tener
contacto con El. Jesús nos muestra con su vida, palabras y
hechos, con su padecimiento, muerte y resurrección que, a
pesar de nuestros fracasos, somos criaturas queridas de
Dios. De él recibiremos las fuerzas necesarias para cumplir
las tareas en favor de la creación y de la humanidad.
Para comprender y cumplir esas tareas, para resistir a todos
los ídolos, Jesús creó su Iglesia. ¡Alabemos y agradezcamos
a Dios por ellos!
"Jesucristo, Rey y Señor,
tuyo es el poder, reino, honor,
otros nombres no valen,
hoy y siepre. Amén."