LECT.DIARIAS 1987
Lugar/Ort:

Fecha/Datum:07/08/1987
Otros Lugares/Weitere Predigtorte:
Año Eclesiástico/Kirchenjahr:
Libro Bíblico/Buchbezeichnung:Juan 6: 41-42
Skopus:
Lect.Diarias 1987 -Juan 6:41+42
"Por esto los judíos comenzaron a murmurar de Jesús, porque
afirmó: Yo soy el pan que ha bajado del cielo. Y dijeron:
¿No es éste Jesús, el hijo de José? Nosotros conocemos a su
padre y a su madre. ¿Cómo dice ahora que ha bajado del
cielo."

En la cristiandad, desde el principio, nos acompaña un
murmurar a causa del hecho de que Dios realiza sus obras de
manera muy humana y no religiosa. A nuestra mentalidad
personal gusta mucho ser confrontada con un actuar divino
caracterizado por acontecimientos extraordinarios y hechos
inexplicable. El evangelista Juan, sin embargo, es sumamente
cauteloso frente a todas estas apariencias, y trata estos
fenómenos con mucho cuidado, explicándolos como señales
especiales de la llegada del Reino de Dios a este mundo a
través de Jesús de Nazaret. Para los hombres piadosos de la
antiguedad, Jesús no podía ser el Mesías, porque no vino por
medio de un milagro, sino de la misma manera como todos los
seres humanos; y tampoco podía llamarsele:
"El pan que ha bajado del cielo."
En la cristiandad actual cada vez más se pregunta por una fe
que no se contente únicamente con el cielo o con una
felicidad religiosa, sino que esté comnvencida de que el
obrar de Dios en Jesús se manifiesta también en un trabajo a
favor de los hambrientos, necesitados y perjudicados de este
mundo y en la realización verdadera de la vida humna. Hay
muchos que en nuestros días murmuran y se enojan y ponen en
duda la fe cristiana, porque no quieren aceptar este actuar
tan humano de Jesús y de sus discípulos verdaderos. En todas
estas disputas es, y será un consuelo para nosotros que
nuestro Señor también haya tenido que vivir bajo todas esas
murmuraciones.