LECT.DIARIAS 1987
Lugar/Ort:

Fecha/Datum:06/08/1987
Otros Lugares/Weitere Predigtorte:
Año Eclesiástico/Kirchenjahr:
Libro Bíblico/Buchbezeichnung:Juan 6: 34-35
Skopus:
Lect.Diarias 1987 -Juan 6:34+35
"Ellos le pidieron: Señor, danos siempre ese pan. Y Jesús
les dijo: Yo soy el pan que da vida. El que viene a mí nunca
tendrá hambre; y el que cree en mí nunca tendrá hambre, y el
que cree en mí nunca tendrá sed."

El clamor del pueblo a Jesús por el nuevo pan del cielo, nos
hace sospechar que la multitud del pueblo aún no ha
comprendido o ya ha negado de lo que se trata. No pueden y
no quieren saber acerca de lo nuevo que empezó en esta
tierra con Jesús, porque esto nuevo no tiene ninguna
relación con lo que se llama RELIGIOSIDAD. Pero tampoco es
cosa fácil, hablando de pan, pensar en la venida del Mesías
de Dios. Jesús, que antes había hablado de si mismo enclave
a través del ejemplo del pan, ahora dice concretamente:
"Yo soy el pan que da vida."
El mismo en la persona es lo nuevo, es lo nuevo que da al
mundo un sentido nuevo. Muy importante es para nosotros el
pan de cada día, pero nuestra vida no depende exclusivamente
de este pan. El Señor ya había confirmado en la disputa con
el adversario que
"no sólo de pan vivirá el hombre, sino también de toda
palabra que salga de los labios de Dios."
El evangelista Juan explica especialmente y de una manera
extensiva que esta palabra de Dios se hizo hombre en Jesús
de Nazaret. Venir a El, creer en El, o seguirle significa
tener el pan diario, pero significa aún más, significa vivir
así como Dios nos imaginó en la creación.