LECT.DIARIAS 1987
Lugar/Ort:

Fecha/Datum:04/08/1987
Otros Lugares/Weitere Predigtorte:
Año Eclesiástico/Kirchenjahr:
Libro Bíblico/Buchbezeichnung:Juan 6: 30-31
Skopus:
Lect.Diarias 1987 -Juan 6:30+31
"Le preguntaron entonces: ¿Qué señal puedes darnos, para que
al verla te creamos? ¿Cuáles son tus palabras? Nuestros
antepasados comieron al maná en el desierto, como dice la
Escritura: Dios les dio de comer del cielo."

La gente del tiempo antiguo no podía aceptar a este Jesús de
Nazaret como el enviado de Dios a este mundo. El pueblo pío
de Israel ya estaba fijado a un especial acontecimiento
histórico que era la liberación de los isrealitas de la
esclavitud de los egipcios por el servidor de Dios, Moisés.
Por este hecho, el pueblo había aprendido que toda
modificación de este fundamento de su fe, era la negación de
su Dios. El pueblo no podía aceptar una nueva intervención
de Dios en la historia de la humanidad. Moisés había sido
legitimado como servidor de Dios por algunos milagros. El
maná, con que el pueblo de Israel se alimentó en su
peregrinación por el desierto, fue aceptado como un acto
maravilloso. A pesar de que la alimentación de los 5.000 por
Jesús también significó una señal maravillosa de una nueva
intervención de Dios, no era suficiente para reconocer y
aceptar a Jesús como el enviado de Dios, en quien podemos
confiar la vida de toda la humanidad y la tierra misma.
Esto es grandioso: que Jesús nunca nos deja estar solos con
nuestras preguntas y dudas. Siempre podemos acudir a El con
nuestros problemas, como lo hicieron los hombres según
nuestro texto.