LECT.DIARIAS 1983
Lugar/Ort:

Fecha/Datum:14/03/1983
Otros Lugares/Weitere Predigtorte:
Año Eclesiástico/Kirchenjahr:
Libro Bíblico/Buchbezeichnung:Salmo 119: 50
Skopus:
Lect.Diarias 1983 -Salmo 119:50
"Este es mi consuelo en la tristeza: que con tus promesas me
das vida."

Estas palabras forman uno de los versículos del salmo más
largo que describe en una manera profunda la importancia,
grandeza y majestad de la Palabra de Dios. Aún con el último
versículo no terminó esta alabanza. En los días de esta
semana hemos leído que día a día recibimos de Dios su
consuelo para superarar las dificultades de nuestra vida y
para no desesperarnos en los tiempos de angustias, miserias
y problemas. Tal consuelo no es un consuelo barato con
palabras vacías, sino juntado con ánimo, fuerza y esperanza
prepara el camino de las dificultades hacia un nuevo futuro
con felicidad, quitando de nuestra vida toda la tristeza,
dándonos una alegría profunda. Sí, el consuelo verdadero,
dado por Dios, es capaz de donarnos nuestra vida en medio de
enfermedades y muerte. Lo más importante de nuestro texto
está en que nos dice que el consuelo que anula la tristeza
con su causa en nuestra vida nos alcanza en la forma de la
Palabra de Dios, leída, escrita, escuchada y practicada. Si
es verdad esto -y para mí no hay dudas- se recomendaría
aprovechar cada oportunidad del contacto con sus formas
diferentes con esta Palabra de Dios, que quiere ser la
fuente de consolación en las dificultades y en la tristeza
de nuestra vida.