Jugendbibelstunde 10
Lugar/Ort:Meroú

Fecha/Datum:22/06/1976
Otros Lugares/Weitere Predigtorte:
Año Eclesiástico/Kirchenjahr:Grupo ecuménico de jóvenes
Libro Bíblico/Buchbezeichnung:Filipenses 3: 1 - 4: 3
Skopus:
Jugendbibelstunde 10 -Filipenses 3:1 - 4:3
"Pero todas estas cosas que antes eran de gran valor para
mí, ahora las cuento como cosas que no valen nada, a causa
de Cristo. Todavía más que eso, todo lo que pudiera yo tener
lo cuento como pérdida, en comparación con la gran ventaja
de conocer a Cristo Jesús mi
Señor. Por causa de Cristo lo he perdido todo, y todo lo
considero basura, a cambio de ganar a Cristo y encontrarme
unido a él, no por tener una rectitud mía al haber obedecido
la ley, sino por tener la rectitud que Dios da a los que
creen en Cristo, es decir, una rectitud basada en la fe. Lo
que quiero es conocer a Cristo, sentir en mí el poder de su
resureección y tomar parte en su sufricimientos, llegando a
ser como él en su muerte, con la esperanza de llegar a la
resurrección de los muertos."

Hemos empezado ya la parte de la carta del apóstol Pablo a
los filipenses que comprende 3: 1 hasta 4: 3
con el título:
Cristianos luchan por su santidad, o tambien por el camino
recto.
En medio de disputas entre judíos y cristianos hasta una
enemistad profunda con persecución sangrienta, Pablo
testifica que el pueblo veradero de Dios comprende personas,
juntadas con Jesucristo y que adoran en espíritu sin otras
condiciones para cumplir. Pablo testifica esto contra su
pasado como judío, fariseo, fanático de la ley y dice de
todo esto:
"Pero todas estas cosas que antes eran de gran valor para
mí, ahora las cuento como cosas que no valen nada, a causa
de Cristo."
Nos hemos preguntado:
¿ Qué significa esto en la situación nuestra de la fe
cristiana?
Leer: Filipenses 3: 7-11.
Podemos decir que en el fondo de los versículos están los
acontecimientos de DAMASCO en la vida de Pablo.
El encuentro de Jesús con Pablo, el fanático y pío judío y
fariseo
Hechos 9: 1 - 20
cambió a Pablo de un pío fanático de la ley a un hombre que
está en Cristo, que es justificado por la fe, por la gracia,
y la ley y la obra de la ley para el son sin valor.(
griego-basura, (vulgar-mierda).
Vers. 8.
Sí, Pablo testifica que su relación con Jesucristo con
Jesucristo es más importante que todas las otras realidades
de este mundo y de esta vida. Estas realidades son pérdidas
y basura. Normalmente Pablo habla de Jesús así: Cristo, el
Señor, o nuestro Señor, Pero en este versículo es único, en
que dice:
JESUS, MI SEñOR.
Es una confesión personal.
Pablo vive en una relación personal. No solamente, como
hemos visto, tiene validez en el encuentro de Damasco, la
palabra de Pablo, sino también en la situación actual:
a) Pablo, martir en la cárcel.
b) Filipenses en las persecuciones sangrientes, pudiendo
liberarse por aceptar a ser un judío.
Cuenta para Pablo, para los Filipenses y ¿para nosotros
también:
¿De ganar a Cristo."?
Vers. 9.
Ser unido a Cristo solamente es posible por ser aceptado por
Dios por medio de la fe en Cristo, pues Dios acepta a los
que creen.
La diferencia entre tener vida recta según la ley y por
creer en Jesucristo, se puede expresar así:
Teoría de mono, teoría de gato.
La fe no condiciona, tampoco pide un hacer.
Un ejemplo:
Parábola del hijo perdido:
Lucas 15: 11-32.
¿Quién es el hijo perdido?
Fe es parte de gracia, es don de Dios, no pide obras. Esta
fe, esta justificación nos pone en la relación y en la
comunión con Jesús. El está en mí, y yo con El, así se forma
la vida de un cristiano.
Vers. 10-11.
Así se realiza la resurrección de Jesucristo en mi vida, por
eso no es importante que debo
padecer y sufrir por esta relación. Yo, dice Pablo,
participo en el padecimiento y en la resurrección de mi
Señor. En esta manera Pablo quiere ser un ejemplo para los
Filipenses en las persecuciones.
Comprendiendo en esta manera nuestra fe, podríamos cambiar
totalmente con Jesucristo el mundo, no preguntando por los
sufrimientos y padecimientos. Lo que hemos dicho está dentro
de la parte de la carta del apóstol Pablo a los Filipenses
con el título:
Cristianos luchan por su santidad y por el camino recto.