Jugendbibelstunde 07
Lugar/Ort:Meroú

Fecha/Datum:18/11/1975
Otros Lugares/Weitere Predigtorte:
Año Eclesiástico/Kirchenjahr:Grupo ecuménico de jóvenes
Libro Bíblico/Buchbezeichnung:Filipenses 2: 12-18
Skopus:
Jugendbibelstunde 7 -Filipenses 2:12-18

Repitir: El himno 2: 5-11 testifica que Jesucristo, por su
obediencia hasta la muerte en la cruz fue hecho Señor de
todos los señores. A esta obediencia a Dios hemos de seguir
o imitar a Jesús.
2: 12-18
Estos versículos son una predicación, una explicación del
HIMNO 5-11, en que está en el centro la obediencia del
Señor.
En la versión popular la traducción del versículo 12 no es
correcto:
"así como ustedes me han obedecido",
sino sin "me".
Así, como Cristo obedeció a su Padre, también deben ser
obedientes sus discípulos, no solamente en la presencia del
apóstol Pablo, sino también en su ausencia.
Obedecer significa para los cristianos padecimientos y
sufrimientos hasta la muerte. Empezó ya una persecución de
los cristianois en Filipos: 1: 13-14; 1: 27-30; 4:3.
Obedecer a Dios, ser discípulos verdaderos de Jesucristo,
especialmente en padecimientos es lo que Pablo pide de los
Filipenses con las palabras:
"Ocúpense de su salvación con humildad y temor."
El que padece por el Señor, por Dios, obra por su salvación,
Versículo 13,
pero sabiendo que el que es fiel también como mártir, que es
obediente, no obra por sus propias fuerzas, sino Dios mismo
actúa en el. Se debe realizar con los cristianos lo que
Jesucristo padeció: 2: 6-8.
"Dios es el que les da los buenos deseos, y les ayuda a
llevarlos a cabo según su buena voluntad."
Versículo 14.
Jesús aceptó su camino de padecimientos hacia la cruz, hasta
la muerte libre- y voluntariamente, así debe ir el cristiano
su camino en la persecución, sin quejas y
discusiomes. sin murmuraciones y contiendas.
Versículo 15.
Como Cristo recibió, por su obediencia, de Dios el más alto
honor, el nombre del Señor de todos los señores, también los
cristianos, obedientes en los padecimientos por su fe en
Jesucristo, reciben un honor especial:
"Ser hijos de Dios, los cuales brillan, entre la gente mala
y perversa, como estrellas en la oscuridad."
Jesucristo
a) no insistió en conservar ser igual a Dios, fue hombre y
era obediente hasta la muerte. Y Dios le hizo Señor de todos
los señores.
b) El cristiano obediente hasta la muerte, perdiendo su
humanidad, es hecho por Dios a un hijo de Dios y brilla
entre la gente mala como estrella sin mancha.
Versículos 16-18.
Pablo se alegra humanamente ya hoy que por las
testificaciónes de los Filipenses, por sus martirios, en el
Juicio Final, en el Día de Cristo, su predicación y su
padecimiento y su martirio, son justificados.
El invita también a los Filipenses a participar en su
alegría:
"Alégrense también ustedes y tomen parte en mi alegría."