Jahreslosungen 10
Lugar/Ort:Diamante

Fecha/Datum:10/08/1968
Otros Lugares/Weitere Predigtorte:
Camarero/Puiggari, 11-8-68 -spanisch-
Col.Nueva durch Tonband. 11-8-68-span.
Paraná, 1-9-1968 -spanisch-
Aldea Protestante, 5-5-1968 -deutsch-
Reffino, 12-5-1968 -deutsch-
Meroú, 12-5-1968 -deutsch-
Grabschental, 19-5-1968 -deutsch-
Diamante, 16-6-1968 -deutsch-
Grl. Ramírez, 30-6-1968 -deutsch-
Paraná, 4-88-1968-deutsch-Krank.Gottesd.
Camarero/Puigari, 14-7-1968 -deutsch-
Año Eclesiástico/Kirchenjahr:Lema del año 1968-Jahreslosung 1968
Libro Bíblico/Buchbezeichnung:1 Pedro 4: 10 - 1. P:etrus 4, 10
Skopus: Llamados para ser colaboradores de Jesús.
Jahreslosungen 1968 10 -1 Pedro 4:10
"Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los
otros."

Jesús de Nazaret, andando sobre esta tierra, ha llamado a sí
mismo a personas:
"¡ Sígueme!"
Por esta llamada les ha puesto a ellas en la comunidad de
sus discípulos.
Esta llamada
"¡Sígueme!"
por la Palabra de Dios es oíble, siempre y siempre, también
en estos días. Y las personas que siguen, según la llamada,
forman su iglesia, su congregación. La llamada de Jesús y la
obediencia ante ésta deciden que una persona es
verdaderamente un cristiano, es miembro de la Iglesia de
Jesucristo.
Y esta comunidad de sus discípulos, de los cristianos, anda
como pueblo de Dios por este mundo y por este tiempo.
¿A dónde su Señor lleva a su pueblo?
A un nuevo tiempo, a un mundo nuevo, a los cuales el Señor
mismo deberá crear aún.
Y El, Señor, necesita a sus discípulos como sus
colaboradores en la creación de un nuevo tiempo.
Conocemos esta realidad que este mundo viejo, en que el
pueblo de Dios está andando, es un mundo en destrucción, en
que los hombres se engañan y en que es padecido mucho.
Y en este mundo, nosotros, hombres, vivimos llenados de un
anhelo por un mundo sano y lindo, soñando de un futuro
feliz.
¡Cuánto más oscuridad y problemas hay, tanto más hay anhelos
y sueños!
¿Por qué hay este anhelo por un mundo sano y lindo entre
nosotros?
¿ Por qué todos nosotros soñamos de una vida sin dolores,
sin miserias y sin problemas, pero con mucha felicidad y
alegría?
Debemos decir:
Porque, hace dos mil años, Jesucristo nos ha dado esta
esperanza a un mundo nuevo y a un mundo feliz y que 2 mil
años esta esperanza fue predicada por la Iglesia de
Jesucristo.
Esta esperanza, resultado de una predicación de tantos años,
no solamente es escuchada hoy de toda la humanidad, sino
también ha llenado los corazones de los hombres en Europa,
Asia, África y América, de los pobres y de los ricos, de los
peones y de los patrones.
Pensando en este resultado de la predicación cristiana de la
esperanza, se puede alegrarse.
Pero no hay la posibilidad de un orgullo para nosotros,
cristianos, sobre este resultado. Se han observado a
nosotros, cristianos, y examinado esta esperanza en la vida
de los cristianos.
¿Los cristianos han ayudado a su Señor también en la
creación de un mundo nuevo y feliz?
Hace el día de la Resurrección, Jesucristo está preparando
un mundo nuevo, está preparando con nuestra colaboración.
¿Y qué resultados tienen estos exámenes de los cristianos
por los no-cristianos de la última época?
Un tercio de la humanidad ya vive bajo el comunismo.
¿Qué significa el comunismo?
Una idea que con brutalidad quiere crear también un mundo y
un futuro feliz.
Los fundadores del comunismo habían escuchado la predicación
de Jesucristo a favor de un mundo nuevo y de un tiempo
feliz, por la boca de los cristianos.
Federico Engels, un fundador del comunismo, un alemán de
Wuppertal, fue un hijo de un miembro muy pío de la Comisión
Directiva de la Congregación Evangélica, que trató como
fabricante muy mal a sus obreros.
¿Que fé mala, los padres cristianos de este Federico Engels
han practicado que el hijo podía cambiarse en un ateísta y
en un comunista?
Muchos hombres han examinado a los cristianos para conocer
la significación de la esperanza de un mundo nuevo y de un
futuro feliz en la vida de cristianos de su tiempo.
Y el resultado:
Una desilusión muy grande.
De los cristianos no se puede esperar nada, dijeron,
tambien, que ellos hablan piadosamente, pero viven y actuan
como los otros también; escuchan la palabra de Jesucristo,
pero no cumplen. Dijeron:
Los cristianos, representantes de un mundo nuevo de la
verdad y del amor, mienten y engañan en la misma manera como
los otros. Viven en riñas y contiendas. Viven bien, sin
preguntar que tal vez en la cercanía viven hombres sin su
pan diario.
En el año pasado murieron en este mundo cuarenta millones
persona por hambre.
Naciones cristianas ricas empiezan guerras contra naciones
pobres, cuando hay peligros por sus riquezas.
Una persona de estos días caracterizó la situación en
Latínamérica así:
"Los ricos se cambian en más ricos y los pobres en más
pobres."
Y los ricos son normalmente cristianos que se cambian en más
ricos con el precio de los pobres.
De estas realidades del pasado y de hoy se ha fundado el
comunicmo, que, habiendo escuchado la palabra de Jesuscristo
de un mundo nuevo y de un futuro feliz, se ha desilusionado
por la culpa y la desobediencia de los cristianos.
Y hay este comunismo dice:
Nosotros crearemos este mundo nuevo y un futuro feliz por
nuestra propia potestad, nuestras fuerzas y nuestro actuar,
sin Dios y sin los cristianos. Y contra ellos que no quieren
aceptarnos, actuamos con el palo con revoluciones y guerras.
No solamente el comunismo quiere crear un mundo nuevo por
sus propias potencias, sino hay tantas ideas, que nos
prometen un paraíso en este mundo. Son las ideas con el fin
de "ISMO", como comunismo, capitalismo, socialismo,
radicalismo, nacionalismo, peronismo y otras. Sabemos que
estas ideas quieren crear un paraíso en la tierra por
propias fuerzas.
Por culpa de los cristianos no tienen confianza en la
palabra de Jesucristo.
Especialmente aquí en Latinamérica se dice que la fe
cristiana no tenga futuro porque en el pasado no podía
cambiar este continente en un continente feliz.
Tal vez de este motivo se realizan en este continente tantas
revoluciones todos los años.
También nosotros, congregaciones evangélicas, vivimos ya,
por lo menos, ochenta años en este continente, pero, ¿qué
hemos hecho que nuestra cercanía podía cambiarse en un mundo
feliz?
La situación nuestra como cristianos no es una buena.
Ahora, por la realidad que vivimos en el principio de una
nueva época atómica, dicen muchos, tenemos otra vez la
posibilidad muy grande para cambiarnos, en el sentido que
ayudamos a nuestro Señor para preparar un mundo nuevo.
La realidad del principio de una nueva época ya es
reconocible en nuestro país, también en el campo. En los
próximos años habrá una transformación total de nuestra vida
humana y de nuestro trabajar. Todas las cosas viejas se
derrumbarán y a dónde llevará el camino nuevo hacia el
futuro todavía no sabemos. Esto tampoco saben las ideas como
capitalismo, comunismo, socialismo, radicalismo,
nacionalismo y las otras.
Por eso hay hoy en el mundo mucha intranquilidad y
desocupación, también documentadas en las intranquilidades
de los estudiantes en el mundo, en Moscú o Washington, en
Berlín o en Buenos Aires. Vivimos en el principio de una
nueva época en una situación, no conociendo las salidas.
Hay 2 posibilidades para nosotros, cristianos:
1. Vivir en la vieja forma con el fin de la destrucción de
este mundo. O
2. Ayudar a nuestro Señor Jesucristo en la preparación de un
mundo feliz. Esta nueva época puede ayudar que el mundo
nuevo que creará el Señor, se acercará.
Nosotros, cristianos, solamente nosotros cristianos, podemos
dar a esta nueva época felicidad, contento, alegría y paz,
si obedeceremos y seguiremos a nuestro Señor Jesucristo,
dando ya hoy un ejemplo de un mundo feliz para nuestros
contemporáneos.
¿Cuándo hoy estamos en el camino bueno para testificar y
practicar bien el mundo nuevo y feliz?
Cuando nosotros anulamos nuestra opinión vieja y egoísta que
dice:
Solamente importante es que yo puedo vivir bien, de los
otros no necesito ocuparme. En contrario de esto, hemos de
aceptarla otra realidad que dice:
Yo puedo vivir feliz exclusivamente en el caso que los otros
también pueden vivir felizmente. O:
Solamente yo tengo un futuro, si yo ayudo que los otros
también reciben un futuro feliz.
Cada cristiano debe vivir como Martín Luther King, el líder
negro en América del Norte, matado por sus enemigos y por
los enemigos de un futuro feliz para lo negros.
¡Ay de nosotros!, cuando nosotros, cristianos, tampoco hoy
cumplamos nuestra tarea recibida de Jesucristo.
El resultado sería:
1. La humanidad completa viviría bajo el comunismo hasta
2. la destrucción de esta tierra, sin futuro,
3. especialmente nosotros, cristianos, experimentaríamos lo
que significa estar bajo la ira de Dio y bajo su
condenación.
Según la Palabra de Dios
"el juicio comienza por la casa de Dios, por los
cristianos."
En esta situación podemos oír la palabra de nuestra
predicación:
"Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los
otros."
que nos exhorta para ayudarnos, uno al otro, para poder
cumplir la intención de nuestro Señor Jesucristo, para poder
seguirle bien, para poder dar la ayuda a todos los que son
personas, seres humanos, para poder ayuda con nuestra
cabeza, con manos y pies, y también con nuestra propiedad y
dinero.