Bibelw. 14b Textos chocantes 3
Lugar/Ort:Meroú

Fecha/Datum:23/01/1979
Otros Lugares/Weitere Predigtorte:
Reffino, 24-1-1979 -spanisch-
Aldea Protestante, 12-2-1980 -deutsch-
Año Eclesiástico/Kirchenjahr:Riqueza es una cosa (dudosa)
Libro Bíblico/Buchbezeichnung:Mateo 19: 16-26 - Matthäus 19, 16-26
Skopus: La condición para poder tener riqueza?
Bibelwoche 14b -Textos chocantes 3 -Mateo 19,16-26-

Jesucristo claramente espera de cada uno de nosotros que se
acepte su palabra, cambiando la palabra chocante en una
palabra de ayuda. Lo más importante de nuestro texto es que
Jesucristo dice que es imposible que un rico entre en el
reino de Dios. Como una piedra tenemos la palabra:
"Anda a vender todo lo que posees y dáselo a los pobres."
¿Es pobreza la condición previa para la vida verdadera?
Así podríamos comprender que el JOVEN RICO es triste,
"porque era muy rico."
Talvez se trata en nuestro texto más de la posibilidad de la
entrada en el reino de Dios, en la relación personal, que de
la diferencia entre riqueza y pobreza, también en el
contexto se puede notar la pregunta por las condiciones para
poder entrar en el reino de Dios con la contestación que los
niños son de este reino.
Pero en ninguna manera podemos olvidar que hay una condición
para la relación personal con El.
Nuestro texto tiene aun un segundo centro:
la pregunta por el hacer del bueno.
Y Jesús dice que el que quiere vivir, debe hacer lo bueno y
el que quiere hacer lo bueno, guarda los mandamientos de
Dios. Y el que quiere guardar los mandamientos, sigue a
Jesús. Y el que quiere seguir a Jesucristo, pide por la
fuerza necesaria para poder ir el camino imposible:
"pero para Dios todo es posible."
El primer punto de orientación es así:
"Ya se le ha dicho, hombre, lo que es bueno."
¿Por qué un hombre pregunta por lo bueno?
Un judío sabe lo que es bueno.
"Tan solo que practiquen la justicia que quieren con ternura
y te portes humildemente con tu Dios."
por eso la preghunta crítica DE JESÚS:
"Por qué me preguntas sobre lo que es bueno?"
El conocimiento del bueno viene del conocimiento de Dios.
Dios solo es bueno. El ha manifestado lo bueno. El es el
principio y el fin del bueno.
El que quiere ser un hombre bueno, debe vivir según la
voluntad del Dios bueno.
Discípulos de Jesús no forman una sociedad de los buenos,
sino un grupo de hombres que conjuntamente preguntan por el
Dios bueno.
El JOVEN RICO pregunta:
"Maestro, ¿qué obras buenas debo hacer para conseguir la
vida eterna?"
Jesús contesta con las palabras del catecismo judío:
"¡Cumple los mandamientos!"
Notamos que Jesús únicamente dice los mandamientos de la
segunda tabla, sin anular la primera, pero esto hemos de
saber que el hombre no tiene otro Dios que El que ayuda a
sus hombres.
El joven afirma que
"ha guardado todos los mandamientos."
"¿Qué más me falta?"
pregunta.
La segunda parte de nuestro texto tiene el título:
Jesús pide al joven: Anda a vender todo lo que posees y
dárselo a los pobres."
Esto dice en la relación con la pregunta:
"¿Si quieres ser perfecto?"
Tiene validez que Jesucristo expresó en otra situación:
"Por tanto, sean perfectos, como es perfecto el Padre que
está en el cielo."
Dios pide a nosotros una obediencia total.
¿Qué falta al joven."
Jesús contesta:
Te falta a ti el hermano pobre. No será el tesoro de tu vida
tus posesiones en la tierra, sino tu hermano pobre y tu
Señor pobre.
Martin Lutero dijo:
"En qué está tu corazón, esto es tu Dios."
Jesús espera del joven rico que se separe de sus posesiones
y de sus riquezas, porque estas le han esclavizado que no
podía ayudar más a los pobres. Por las riquezas se separó de
su Dios que es el Dios de los pobres. Por la separación de
sus riquezas, puede empezar de nuevo la relación personal
con su Dios, puede escuchar el llamado de Jesús:
"y luego vuelves y me sigues."
Esta relación personal con Jesucristo es la garantía de su
liberación de su esclavitud. El rico joven no acepta el
llamado de Jesús, andando su propio camino.
Leemos esta historia y somos tristes y nos alarmamos.
La tercera parte de la meditación tiene el título:
El milagro permanente: para Dios nada es imposible.
El amor al hombre pobre le falta al joven rico y el amor al
Señor pobre.
Pero ¿quién es capaz practicar este amor?
"Nadie",
dice Jesús.
En esta situación Jesús se acuerda de la maravilla de Dios:
"Es imposible para los hombres, pero para Dios todo es
posible."
El que empieza a pensar en lo que Dios hizo, hace y hará,
está ya en el principio de una vida con Dios, vive ya dentro
del milagro, en que el Creador puede hacer lo imposible. El
rico no aceptó el milagro y anda solo su camino, pero de él
que acepta, la BibLia dice:
"Y el sigue entonces su camino muy alegre."
Nuestra meditación terminamos con algunas preguntas:
1. ¿Cómo puedo ser libre para hacer lo bueno?
2. ¿En qué existe la diferencia entre Abram y el joven rico?
3. ¿Qué es bueno?
4. ¿Conocemos ejemplos para lo que Dios, también en nuestro
tiempo, hace posible lo imposible?