3 BEERDIGUNG 88
Lugar/Ort:Kind Schneider

Fecha/Datum: / /
Otros Lugares/Weitere Predigtorte:
Kind Stürtz
Año Eclesiástico/Kirchenjahr:
Libro Bíblico/Buchbezeichnung:Lucas 7: 13
Skopus:
3 Beerdigung 88 -Lucas 7:13
"Y cuando el Señor la vio, se compadeció de ella, y le dijo:
No llores."

Nosotros, cristianos, sabemos que nuestro Padre en los
cielos tiene sus manos del amor sobre todos nosotros, en la
vida y en la muerte.
En la vida y en la muerte somos sus hijos, por eso, no
necesitamos entristecernos sin con suelo por la realidad de
la muerte, tampoco por la realidad de la muerte del hijo de
ustedes.
Dios es el Dios de los muertos, también El de su hijo de
Uds.
Claramente, la muerte, entrando en una familia, siempre es
la causa de tristeza, de dificultades o de problemas como
también se realizó en la historia de nuestro texto, en que
una viuda perdió a su único hijo, por la muerte.
Jesucristo conoce los problemas que la muerte causa en
familias.
En nuestro texto leemos así:
"Y cuando el Señor la vio, se compadeció de ella y le dijo:
Ni llores."
El Señor podía decir:
"No llores."
porque tiene ya la ayuda necesaria para la viuda.
Y también hoy El dice a cada uno de ustedes que son
entristecidos:
"No llores."
Y diciendo esto, El da ya la ayuda y el consuelo que pueden
terminar toda la tristeza.
El nos indica aun el sentido de esta muerte, donde nosotros
no podemos reconocer nada de este sentido.
Sabemos que este niño está en las manos de su Dios.
Este Dios también conoce lo que es lo mejor para él.
Podemos confiar en este aspecto totalmente en Dios que nos
ama, siendo vivo o muerto.
El que dice
"No llores",
también nos da lo que necesitamos para comprender todo lo
que se realizó y para consolar nuestra tristeza y para
superar todas las angustias y dificultades..
"Y cuando el Señor la vio, se compadeció de ella, y le dijo:
No llores."