3 BEERDIGUNG 100/101
Lugar/Ort:Frau Schumacher

Fecha/Datum: / /
Otros Lugares/Weitere Predigtorte:
Otto Schulz -spanisch
D. Grasmick -spanisch
Federico Ruppel -spanisch
Enrique Hering -spanisch
Robert Reimer -spanisch
Bruno Kozel -spanisch
Godofredo Brunner -spanisch
Alexander Eurich -deutsch
Knippel -deutsch
Frau Fischer geb. Riffel -deutsch
Año Eclesiástico/Kirchenjahr:
Libro Bíblico/Buchbezeichnung:1 Corintios 2: 12 - 1. Korinther 2, 12
Skopus:
3 Beerdigung 100/101 -1 Corintios 1:12
"Nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el
Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios
nos ha concedido."

Nuestra fe cristiana no es una cosa que vale solamente
algunas horas de domingos o de fiestas, sino todas las horas
y todos los días de nuestra vida.
En todos los tiempos de nuestra vida, Dios, el Creador, nos
da su ayuda. El que acepta esta ayuda de Dios, es la persona
más feliz.
También en una hora como la actual, Dios nos se acerca con
su consolación.
En los tiempos venideros, el Señor de todos los señores,
estará al lado de Uds. que están enristecidos por la muerte
de nuestra hermana, les ayudará en todos los problemas y
dificultades.
La Palabra de Dios quiere decirnos que por Jesucristo están
en la luz de la gloria en medio de
miseria, tristeza, temor, enfermedades y la muerte.
Por esta luz se cambia también nuestra presencia triste.
Nuestra situación desconsolada se termina.
Una confianza alegre muy grande puede entrar en nuestros
corazones.
En todas las situaciones de la vida humana, nosotros,
cristianos, podemos cantar:
"Mi alma, en alborozo,
no puede triste estar;
es toda canto y gozo, ve sólo el sol brillar.
El sol que en mi alma luce,
es Cristo, mi Señor,
y a cantar me induce, el cielo promisor."
Nosotros, cristianos, esperamos un futuro mejor y feliz que
nuestro Señor y Salvador Jesucristo nos prepará.
Lo que hemos escuchado como consuelo y esperanza, vale para
todas las personas que están al lado de Jesús.
Nuestro texto dice lo mismo con estas palabras:
"Son las personas que tienen el Espíritu de Dios."
En esta manera son unidas ya hoy los muertos y los vivos,
por eso:
"Por ello se y creo,
sé lo que durará,
cuando de humana obra
ni el polvo quede ya.
Lo que en horror de muerte
por siempre quedará,
aun en terrenas vegas
celestes flores da."