2 Monatssprüche 1975/76- 18
Lugar/Ort:Aldea Protestante

Fecha/Datum:06/02/1977
Otros Lugares/Weitere Predigtorte:
Reffino, 30-7-1978 -spanisch-
Grabschental, 6-8-19878 -spanisch-
La Providencia, 20-8-1978 -spanisch-
Meroú, 12-11-1978 -spanisch-
Meroú, 20-1-1979 -deutsch-
Año Eclesiástico/Kirchenjahr:Sent.Mens. 6-1976 - Monatsspr. Juni 1976
Libro Bíblico/Buchbezeichnung: 1 Corintios 13: 6 - 1.Korinther 13, 6
Skopus: Amor significa luchar por la justicia.
2 Monatsspr. 1975/76 18 -Junio 1976-1 Corintios 13:6
"El amor no se goza de la injusticia, mas se goza de la
verdad."

¿De dónde hemos sacado este texto de la predicación?
Del Himno de Amor, escrito a los corintios por Pablo.
Por el capítulo 13 de esta primera carta, el apóstol
describe y explica sin cansancio lo que significa amor
verdadero, diferenciándose fundamentalmente de lo que
nosotros lo entendemos. Testificando este amor, el apóstol
piensa a Jesús de Nazaret, enviado de Dios en su amor a
nosotros.
De este Jesús, de su hablar y de su actuar, tiene el amor
verdadero su sentido y su tema y su importancia.
Un aspecto de este amor verdadero, ejemplificado por Jesús,
por su hablar y su hacer, expresa nuestro texto:
"El amor no se goza de la injusticia, mas se goza de la
verdad."
Una señal de este amor de Jesucristo a nosotros, siendo
también el amor del Creador a sus criaturas, comprende que
padeció indeciblemente bajo la injusticia, realizándose
entre, por y a nosotros, hombres.
Este mundo, creado con buenas condiciones, por la
injusticia, hemos cambiado en un infierno, en que los unos
son los enemigos de los otros, con una esclavización mutua,
en que los unos quieren vivir en abundancia por engaños de
los otros, no preguntando por lo que millones de hombres
mueren de hambre.
Ya en el Antiguo Testamento, Dios ha dado a los miembros de
su pueblo, reglas de convivencia que ninguno puede engañar
al otro, que cada uno debe ser tratado justamenmte y que
tampoco los superiores y gobernantes pueden practicar sus
poderes a injusticia y terror y crueldad, que no pueden
cambiar injusticia en justicia, mentira en verdad.
Casi todos los profetas, por sus predicaciones, luchan por
la restauración de la justicia dentro del pueblo Israel y
entre toda la humanidad.
El libro del profeta Amos, por ejemplo, es del principio
hasta su fin, una única acusación contra los que oprimen a
sus prójimos y contra los que les tratan injustamente y
sacan de los pobres lo poco y pagan a los jueces y a los
abocados que defienden injusticia como justicia.
Siempre y siempre, los profetas han anunciado la venida del
salvador y que él defenderá a los maltratados y a los que
padecen injusticias.
El quiere ser la esperanza, tal vez, la única esperanza de
ellos y solamente los que hacen mal e injusticia deben
temerse.
También María, antes del nacimiento de su hijo, testifica
que este su hijo destruirá los tronos de los poderosos.
Y por las bienaventuranzas, el Salvador Jeuscristo elogia a
los
"que tienen hambre y sed de justicia".
Jesucristo expresa claramente que sus seguidores verdaderos,
como El mismo, padecen bajo la injusticia de este mundo.
La injusticia fue implantada por los que quieren vivir
siempre mejor, no preguntando por los que deben vivir
siempre peor.
No solamente que los discípulos verdaderos del Señor deben
copadecer como El mismo, sino también deben trabajar y
luchar a favor de justicia y derechos, aceptando los
problemas, causados por este su actuar.
¿No padeció Jesús también?
¿No debía murir en la cruz, por el poder estatal, entre 2
revolucionarios, bajo la acusación que sea un rebelde,
queriendo hacerse rey de Israel por una revolución?
Su actuar por justicia y derecho le llevó a la muerte, pero,
implantando con este una conciencia muy fuerte a favor de la
justicia como en tiempos anteriores y sin El no existió y no
existe.
Jesús, llamando a hombres a ser sus discípulos, siempre
también da la tarea para obrar a favor de la justicia hasta
la victoria de ella, sabiendo que por eso sus seguidores
verdaderos deben padecer persecuciones y tal vez también la
muerte. Por eso leemos en las bienaventuranzas:
"Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la
justicia, porque de ellos es el reino de los cielos.
Bienaventurados sois, cuando por mi causa os vituperen y os
persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros,
mintiendo."
Actuar a favor de la justicia, especialmente para otros
hombres, significa también toda la clase de injusticia
llevar a la luz de la publicidad, no preguntando por el que
lo hizo.
No hay una situación aceptable, en que se pude ocultar
injusticia, por eso dice nuestro versículo del Himno de Amor
en la primera carta a los corintios:
"El amor no se goza de la injusticia, mas se goza de la
verdad."
Pero tampoco se puede atacar la injusticia por practicar
injusticia o por practicar violación de los derechos humanos
en una manera cruel.
El que acepta seriamente su fe en Jesucristo y le sigue por
hechos y palabras, practica también su amor y lucha por este
amor entre nosotros.
Parte de esta práctica del amor es que negamos toda la
injusticia en el mundo y ayudamos a los que padecen bajo
ésta y que luchamos a favor de la justicia, practicándolo en
nuestra propia vida.
Así aceptamos nuestro texto de la predicación y cumplimos la
palabra del Señor:
"Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón y a tu
prójimo como a tí mismo."