2 Monatssprüche 1975/76- 15
Lugar/Ort:Aldea Protestante

Fecha/Datum:04/09/1977
Otros Lugares/Weitere Predigtorte:
Diamante, 10-9-1977 -spanisch-
Diamante, 7-2-1981 -spanisch-
Camarero/Puiggari, 11-9-1977 -spanisch-
Camarero/Puiggari, 8-2-1981 -spanisch-
Reffino, 17-1-1981 -spanisch-
Meroú, 18-1-1981 -spanisch-
Grabschental, 1-3-1981 -spanisch-
Evgl.Fakultät Camacuá, 4-7-1984-spanisch-
Aldea Protestante, 3-10-1976 -deutsch-
Meroú, 29-5-1977 -deutsch-
Grabschental, 22-6-1977 -deutsch-
La Esperanza, 19-6-1977 -deutsch-
Reffino, 12-6-1977 -deutsch-
Año Eclesiástico/Kirchenjahr:Sent.Mens. 3-1976 -Monatsspr. März 1976
Libro Bíblico/Buchbezeichnung:Juan 14: 9 - Johannes 14, 9
Skopus: Solamente por Jesús conocemos nuestro Dios.
2 Monatsspr. 1975/76 15 -Marzo 1976-Juan 14:9
"Jesucristo dice: El que me ve a mí, ve al Padre."

De su principio, el hombre es un hombre religioso. Por la
religión recibió la capacidad para poder contestar muchas
preguntas y para solucionar muchos problemas de su vida y
para superar muchas dificultades.
Conocemos las preguntas por la muerte y por la existencia
después de la muerte.
Muchos seres humanos se preguntan:
¿Por qué yo debo padecer tanto y los otros no?
¿Qué sentido tiene mi vida en esta tierra en la relación con
todos los otros seres vivientes?
En las religiones se tratan también del problema de la mala
y de la buena suerte.
Una tarea muy importante de la religión es superar la
amenaza del hombre y de la creación por poderes y fuerzas
enemigos y hóstiles, especialmente la amenaza que viene de
poderes y fuerzas que marcamos como dios, dioses e ídolos,
para que no puedan dañarnos o aniquilarnos.
Estos esfuerzos de la religión para eliminar las amenazas de
estos poderes que vienen de afuera de nuestro mundo,
llamamos piedad, comprendiendo actos y ritos y ceremonias de
cultos, de sacrificios y de oraciones.
Y existen tantas diferencias de los nombres y de las
características de los dioses e ídolos, porque cada hombre o
grupo, según su formación e inteligencia se forma su dios.
Estos dioses pueden ser formados de madera, de piedra,
pueden ser estrellas o fuerzas naturales, pensamientos
filosóficos e ideologías o caudillos humanos o cosas de la
vida diaria como el dinero.
Muchos actos y ceremonias que tienen una relación con la
patria son actos religiosos alrededor de esta patria.
Religión es parte de la humanidad de todos los seres
humanos.
Pero hemos de decir claramente que por religión en este
sentido aun no fueron solucionados los problemas de los
seres humanos.
Lo que se realizó es que por piedad el hombre fue hecho
esperar tiempos mejores o una vida maravillosa después de la
muerte.
Sabemos que aún hoy hay muchos hombres, también cristianos,
comprenden la fe cristiana como una religión entre otras,
pero hemos de confirmar que nuestra fe en Jesucristo es otra
realidad que religión, sí, significa el fin de todas las
religiones.
En la religión, el hombre actúa a favor de sus dioses, los
cuales son sus creaciones, para que ellos no le causen mala
suerte o daños, pero en la fe cristiana, Dios mismo hace
todos los esfuerzos para darnos su ayuda y para superar
todas las dificultades de nuestra vida, las de la humanidad
y las del mundo.
Estas dificultades tienen su causa en lo que hemos perdido
el destino de nuestra vida, negando a nuestro Dios que nos
creó.
Nosotros somos la creación de nuestro Dios y no es El una
creación de nosotros.
Otra vez:
En todas las religiones, el hombre tiende sus manos a su
presunto dios, pero en la fe cristiana, Dios, el Creador de
los cielos y de la tierra, el único Dios verdadero, tiende
sus manos de la ayuda a nosotros.
En las religiones, dios es buscado por los hombres y en la
fe en Jesucristo, Dios vino para buscarnos a nosotros.
La búsqueda de los hombres por Dios ya empezó muy temprano,
pensando en la pregunta de Dios a Adán:
"¿Dónde estás, Adán?"
Toda la historia del pueblo Israel es una historia de la
búsqueda de los hombres por Dios para darle su amor y su
ayuda.
Dentro de esta historia especial, Dios nos dio su Hijo en la
forma del hombre de Jesús de Nazaret, el cual vivió con
nosotros, conociendo nuestras preguntas, miserias y
dificultades.
Por lo que este Jesús hizo y dijo, tenemos hoy la ayuda para
solucionar también los problemas graves de este tiempo.
Nuestro texto de la predicación:
"Jesucristo dice: El que me ve a mí, ve al Padre",
nos explica que todas las religiones y todos los esfuerzos
religiosos, inclusive sus formas de piedad, nunca alcanzan a
Dios, quien es el único y verdadero Dios, el cual creó los
cielos y la tierra, el cual quiere ser también nuestro Dios.
Este Dios, para ser el verdadero Dios, no necesita la
legitimación por nosotros, hombres.
Este Dios dijo de sí mismo:
"Yo soy El que soy, o yo seré El que seré."
Hay solamente una posibilidad para recibir contacto con El,
por Jesucristo. ¿ Cómo dijo el Señor?
"El que me ve a mí, ve al Padre."
Todo lo que se llama dios, en los cielos y la tierra, sin la
aceptación por Jesucristo, es una creación o una fantasía o
un pensamiento de nosotros, hombres, es una nada.
En el curso de los siglos, nuestra fe cristiana vivió muchas
veces en el peligro de cambiarse también en una religión
simple.
No siempre las iglesias cristianas podían resistir a este
peligro. Cada hombre se forma en el curso de su vida su
propio dios que normalmente no es el verdadero Dios, según
el testimonio del Evangelio.
Nuestro propio dios debe cumplir lo que nosotros deseamos y
mandamos, no aceptando que el Dios verdadero nos obliga a
trabajar a favor de El y su reino y a favor de los prójimos
y a favor de este mundo.
También podemos reconocer la entrada de la religión pagana
en nuestra fe cristiana en lo que esta fe cristiana está
juntada con tradiciones y formas de piedad muy duras,
impidiéndonos tener nuevos contactos con Dios y practicar
nuevas formas de nuestra fe.
Por lo que tenemos conceptos propios de dios, pensamos como
los paganos, los cuales quieren cambiar las actitudes de sus
dioses a favor de sí mismos por guardar y practicar
ceremonias costumbres y piedades invariables.
La entrada de la religión pagana en nuestra fe ha oscurecido
muchos aspectos verdaderos de esta fe, y en una manera que
no-cristianos solamente pueden aceptar nuestra fe como una
religión entre otras.
Pero Jesucristo, diciendo
"El que me ve a mí, ve al Padre",
quiere que cambiemos nuestra actitud y la dirección de
nuestro camino, aceptando sus sugerencias y sus órdenes de
orientarnos en nuestra fe y vida según lo que El ha enseñado
y practicado. Hemos de seguirle, según su ejemplo de vivir.
Y así recibiremos de su Padre la ayuda, no solamente para
superar nuestros propios problemas, sino para obedecer a
Jesucristo, nuestro Señor, y para ser sus colaboradores en
la instalación de su reino, practicando el amor a Dios y a
los prójimos.
Todo esto no es religión que siempre es pagana, sino la fe
cristiana que tiene contacto con el Dios verdadero por
Jesucristo, el cual dijo:
"El que me ve a mí, ve al Padre."














































trabar a favor de El y su reino y a favor de los prójimos y
a favor