2 BEERDIGUNG 63b
Lugar/Ort:Frau Schanzenbach-Friedhof

Fecha/Datum: / /
Otros Lugares/Weitere Predigtorte:
Año Eclesiástico/Kirchenjahr:
Libro Bíblico/Buchbezeichnung:1 Juan 4: 16
Skopus:
2 Beerdigung 63b -1 Juan 4:16
"Así hemos llegado a saber y creer que Dios nos ama."

El apóstol Juan ha acompañado a Jesucristo en su camino por
el país Palestina. Ha vivido que su Maestro ayudó a los
hombres de su tiempo en sus muchos problemas y fatigas y
miserias, sabiendo que Dios le envió para ayudarnos.
Con estas experiencias el apóstol Juan recibió la certitud
alegre:
Por Jesucristo, Dios nos ama a nosotros.
Diciendo y confesando todo esto, Juan, el apóstol, no
significa que solamente él hizo estas experiencias, sino que
cada uno, viviendo en una relación personal con Jesucristo,
el Salvador de todos los hombres, puede confesar lo mismo
como el apóstol:
"Yo soy una persona, amada por Dios."
Tenemos la confianza consolada que nuestra hermana difunta
también experimentó en su fe en Jesucristo de una vida muy
larga que es una persona amada por Dios.
Este amor le ha ayudado a ella en su vida del principio
hasta su fin. Este amor ahora indicará a ella el camino a un
futuro mejor y feliz, a un futuro que no podemos describir,
porque nos faltan las palabras.
Sabiendo esto, no necesitamos estar sin consuelo , tampoco
tristes, sino en el sentido de nuestra hermana sería que
nosotros nos animamos ir también nuestro camino con
Jesucristo, vivir en una relación personal con El y aceptar
de El su ayuda en todos nuestros problemas y preocupaciones
para poder confesar alegremente también:
"Por Jesucristo, Dios me ama a mí también."
Por el Señor, Dios amó a nuestra hermana difunta del primer
día hasta el último de su vida. Por Jesucristo, Dios nos ama
a nosotros a cada uno de nosotros.
Con estos pensamientos podemos despedirnos de nuestra
hermana difunta, en la certitud alegre que Dios nos
acompaña, vivos y muertos, con su amor, dándonos su ayuda.
Nuestro texto dice:
"Así hemos llegado a saber y creer que Dios nos ama."