2 BEERDIGUNG 55b
Lugar/Ort:Ther.Bisterfeld geb. Herbel-Friedh.

Fecha/Datum: / /
Otros Lugares/Weitere Predigtorte:
Frau Eurich
Fr. Hering geb. Fischer
Fr. Marxsen geb. Schanzenbach
Año Eclesiástico/Kirchenjahr:
Libro Bíblico/Buchbezeichnung:1 Corintios 15: 57
Skopus:
2 Beerdigung 55b -1 Corintios 15:57
"Pero gracias a Dios, que nos da la victoria por medio de
nuestro Señor Jesucristo."

Nuestra fe cristiana, siendo la ayuda más importante para
nuestra vida diaria, no es una realidad triste, sino el
motivo de alegría.
Por esta fe, Dios nos da la ayuda adecuada en todas las
situaciones de nuestra vida.
No existen problemas o miserias en las cuales Jesucristo,
nuestro Señor, no puede o no quiere ayudarnos, tampoco en
esta hora de tristeza.
El motivo profundo de nuestro consuelo y de nuestra alegría
está en la realidad que Jesucristo destruyó a la muerte,
causa principal de la tristeza y de la desesperación.
Hace dos mil años, se podía escuchar en el cementerio de
Jerusalén, el grito:
Jesúcristo vive, Jesucristo resucitó de entre los muertos.
El día de la Resurrección, Jesucristo, Señor viviente, ha
matado a la muerte, ahora ésta no tiene poder. Jesucristo es
más fuerte que todos los poderes del mundo, también más
fuerte que la muerte de nuestra hermana difunta.
Lo que está en este ataúd no es más nuestra hermana sino
solamente los restos mortales de ella, la cual recibirá por
la resurrección un futuro nuevo, un destino feliz.
Por eso, no hay más tristeza sin consuelo, tampoco en
presencia de los restos mortales de nuestra hermana difunta.
Dios nos ayudó, nos ayuda y ayudará, como ayudó a ella, y en
esta certitud escribe el apóstol Pablo a los corintios:
"Pero gracias a Dios, que nos da la victoria por medio de
nuestro Señor Jesucristo."
Con esta fe alegre y con esta ayuda de Dios terminó nuestra
hermana difunta su vida y en la misma manera ustedes,
entristecidos por la muerte de esta persona querida, podrán
continuar el camino de la vida, siempre con la certitud
alegre:
Jesucristo es más fuerte que la muerte y por El también la
vida y la resurrección y el consuelo y la alegría más
fuertes que la tristeza.
"Gracias a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro
Señor Jesucristo."