2 BEERDIGUNG 38a
Lugar/Ort:Frau Schulz geb. Wolf-Haus

Fecha/Datum: / /
Otros Lugares/Weitere Predigtorte:
Anderegg
Schanzenbach
Año Eclesiástico/Kirchenjahr:
Libro Bíblico/Buchbezeichnung:Juan 12: 23
Skopus:
2 Beerdigung 38a -Juan12:23
"Jesucristo dijo: Ha llegado la hora para que el Hijo del
Hombre sea glorificado."

Jesucristo en la mañana del día de su resurrección en el
cementerio de Jerusalén, ha creado un tiempo nuevo para
todos nosotros.
Nuestra vida humana sin esperanza ha recibido alegría nueva
y esperanza nueva.
El destino de nuestra vida ya no es una oscuridad profunda,
sino vida nueva, luz clara. Así leemos en la segunda
Epístola de San Pedro:
"Nosotros esperamos, según sus promesas, cielos nuevos y
tierra nueva."
Ahora, nosotros tenemos futuro, un futuro feliz que tampoco
la muerte puede robarnos.
Jesucristo que es el centro de nuestra fe, también es el
centro de nuestro futuro.
Por la resurrección de nuestro Señor Jesucristo nosotros
sabemos de este futuro.
Sabiendo la realidad de nuestro futuro, podemos superar más
fácil todas las dificultades de esta vida, también los
dolores de nuestras enfermedades, también la fatiga de una
edad muy alta, también el temor de la muerte.
De este nuestro futuro muy feliz, creado por Jesucristo,
luce ya un rayo de la luz a esta nuestra hermana difunta que
no solamente fue la madre, la suegra y la abuela y
bisabuela, sino también una parte de nuestra Aldea
Protestante.
Después de una vida larga de 83 años, con su fatiga de una
vejez complicada, nuestra hermana difunta recibirá vida
nueva, un futuro feliz como nuestro Señor Jesucristo en su
resurrección.
Ella puede ver lo que ha creído y afirmado aún en los
últimos tiempos y lo que su Señor Jesucristo ha prometido,
sin las obras, solamente por gracia.
Por eso, todos nosotros podemos despedirnos de ella sin
desesperación, pero como consolados, por la esperanza en
Jesucristo de un futuro nuevo y feliz.