1 Monatssprüche bis 1974- 07
Lugar/Ort:Aldea Protestante

Fecha/Datum:07/06/1970
Otros Lugares/Weitere Predigtorte:
Paraná, 7-6-1979 -spanisch-
Diamante, 13-6-1970 -spanisch-
Camarero/Puiggari, 14-6-1970 -spanisch-
Grabschental, 26-6-1970 -spanisch-
Reffino, 28-6-1970 -spanisch-
Col. Nueva, 12-7-1970 -spanisch-
Grabschental, 14-6-1970 -deutsch-
Crespo, 2-8-1970 -deutsch-
Camarero/Puiggari, 23-8-1970 -deutsch-
Paraná,6-9-70-deutsch-Krankeng.Meier
Aldea Protestante, 4-3-1973 -deutsch-
Reffino, 10-3-1973 -deutsch-
Año Eclesiástico/Kirchenjahr:Sent.Mens.Junio 1970-Monatssp. 6-1970
Libro Bíblico/Buchbezeichnung:Deuteronomio 9:3 - 5. Mose 9,3
Skopus: Nuestro Dios nos acompaña siempre.
1 Monatsspr. bis 1974 7 -Juni 1970-Deuteronomio 9:3
"Entiende, pues, hoy, que es el Señor tu Dios que pasa
delante de ti."

Vivimos en un tiempo muy intranquilo, no solamente en
nuestra República La Argentina, sino también en todas las
partes del mundo, no solamente la juventud está
intranquilizada sino también la cristiandad.
Muchos de nosotros no pueden superar las dificultades y los
problemas de hoy y tampoco saben contestaciones a las
preguntas de nuestra vida, renovándose de día a día.
¿Cómo se puede comprender la realidad que hay la
posibilidad, en todas las formas, para facilitar la carga y
la miseria de nuestra vida, curando las enfermedades graves
y creando un paraíso en medio de nosotros, pero en lugar de
la realización de estas posibilidades se gasta millones de
dólares por revoluciones y guerras, por armamentos o bombas?
No podemos entender que, pudiendo poner los pies en la luna,
el hombre no puede saludar a su vecino, viviendo en
contienda con él.
Vivimos en un tiempo de las contrariedades más radicales,
también en la cristiandad.
De un lado se ha cambiado fundamentalmente la Iglesia
Católica Romana, renovando su centro de la fe por
Jesucristo, por otro lado hay grupos evangélicos que viven
aun en el siglo pasado.
Los disturbios en el mundo de hoy con las contrariedades
radicales indican que vivimos en un cambio de las épocas, en
una época de transición, aun no habiéndose realizada en esta
manera en la historia de la humanidad.
¿Qué acontecerá en un futuro cercano o lejano entre
nosotros?
Nosotros, cristianos, vivimos también en esta época de
transición.
¿Cómo nosotros comprendemos este cambio?
¿Negamos, por principio, lo nuevo, y aceptamos solamente lo
viejo, lo antiguo?
¿O condenamos lo viejo y todas las tradiciones y tenemos
interés exclusivamente por lo nuevo, por el futuro?
Pienso que el texto de nuestra predicación, dicho en el
pueblo Israel, en una situación semejante, puede darnos una
ayuda:
"Entiende, pues, hoy que es el Señor tu Dios que pasa
delante de ti."
El pueblo Israel está viajando por el desierto, de Egipto a
Palestina, el país que Dios había dado a sus hijos.
Un tiempo de 40 años en el desierto ya pasó. Está, este
pueblo, ante la realización de sus deseos y sueños, ante las
fronteras del país prometido. Dios había acompañado a su
pueblo, también en sus problemas y miserias, pero el fin de
su camino, su destino, dado por Dios, no está en presencia,
en la época actual, con sus problemas y miserias y
dificultades, sino en el futuro del país bendito, cumpliendo
todos los sueños y anhelos.
Muchas personas, en el tiempo de hoy, esperan un nuevo
tiempo, una vida mejor, su salud y su progreso, pero también
se temen, porque un futuro nuevo puede significar:
el fin terrible de la humanidad.
¿Destruiremos la tierra, bajaremos a los animales?
¿Somos manipulados como máquinas por otros hombres o por la
técnica?
El pueblo de Israel, viviendo en la época de transición,
entrando en el país prometido por Dios, perdió su ánimo,
porque por los exploradores regresados se sabe que la
entrada y la ocupación del país Palestina costará muchos
sacrificios. Por el futuro nuevo, el pueblo de Israel deberá
luchar y combatir.
¿Y qué dijo Dios a su pueblo? que podría ayudarnos también
en nuestra situación de hoy:
"Entiende, pues, hoy, que es el Señor tu Dios El que pasa
delante de ti."
Esto significa que nuestro Dios. habiéndonos acompañado por
el pasado y acompañándonos en los días de hoy, nos
acompañará también hacia el futuro.
Nuestro Dios es también el Dios del futuro.
El estará presente también en un tiempo nuevo, estárá
presente como El que dará lo mejor para todos nosotros.
No necesitamos temernos, pensando en el futuro, tampoco
necesitamos afligirnos por lo que ya pasó, porque detrás de
nosotros y delante de nosotros está EL que nos da su mano de
la ayuda.
El futuro nuevo es el futuro de nuestro Dios, por eso,
nosotros, cristianos, aceptamos completamente este nuestro
futuro, como también el pueblo Israel dijo un SÍ claro a su
futuro, entrándo en el país prometido Palestina.
Diciendo esto, empero, no tenemos la opinión que lo bueno
dará solamente en el futuro y lo que se realizó en el pasado
siempre estaba malo. No negamos que Dios dió su ayuda
también en el pasado.
En esta época de transición, nuestro Dios nos acompána del
pasado sobre el HOY hacia el MAñANA, acompañándonos siempre
como EL que nos ayuda:
"Entiende, pues, hoy, que es el Señor tu Dios el que pasa
delante de ti."
En este nuevo futuro también nuestros deseos y nuestras
espeanzas se cumplirán y recibiremos la posibilidad de una
renovación de nuestros hechos y obras malas.
Recibiremos la posibilidad de un mejoramiento de las
condiciones de la vida humana para todos, no solamente para
nosotros. Y estará, entonces, en nuestras manos que la
esperanza de Dios con nosotros se cumplirá en el futuro:
Realizar una vida humana verdadera como seres humanos,
creados por Dios, una vida humana verdadera en palabras y
hechos:
"Entiende, pues, hoy, que es el Señor tu Dios, que pasa
delante de ti."