-6-Kirchenj. bis Ewigkeitssonntag 37
Lugar/Ort:Diamante

Fecha/Datum:20/04/1969
Otros Lugares/Weitere Predigtorte:
Paraná, 4-5-1969
Camarero/Puiggari, 11-5-1969
Col. Nueva, 15-11-1969
Año Eclesiástico/Kirchenjahr:Culto Ecum.en el Cementerio
Libro Bíblico/Buchbezeichnung:Apocalipsis 21: 1-7
Skopus: Con la Resurrección empezó el NUEVO MUNDO.
-6- Kirchenj. bis Ewigkeitssonntag 37 Apocalipsis 21:1-7
"Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer
cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existía
más. Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén,
descender del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa
ataviada para su marido. Y oí una gran voz del cielo que
decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él
morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo
estará con ellos como su Dios. Enjugará Dios toda lágrima de
los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más
llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas
pasaron. Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí,
yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe; porque
estas palabras son fieles y verdaderas. Y me dijo: Hecho
está. Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Al
que tuviere sed, yo le daré gratuitamente de la fuente de
agua de la vida. El que venciere heredará todas las cosas, y
yo seré su Dios, y él será mi hijo."

¿A que personas el visionarios Juan ha escrito primeramente
este texto?
Juan piensa en cristianos, viviendo en persecuciones muy
graves. Siempre estos cristianos se preguntan:
¿Cuándo me buscaremos los soldados?
Día por día se echan a los cristianos a las bestias para
comida. Son quemados en el Parque del César en Roma como
antorchas.
Pero, no solamente los cristianos, sino también los otros
hombres debíam padecer bajo la furia de un César inhumano.
El César Nerón pegó fuego a la Capital Roma, por sus
siervos, y en vista de su Capital, quemandose, el canta
himnos.
No preguntando nada por los gritos de los hombres. Muchos
solamente podían salvar su vida.
De este tiempo se debía decir:
Sin esperanza fue la situación. Oscuro estaba el futuro de
la humanidad, especialmente de los cristianos, los cuales
fueron acusados como culpables.
Muchos cristianos perdieron su fe.
En la decisión vida o muerte, muchos han negado y renegado a
Jesucristo.
Estos tiempos son señales del fin del mundo. Estos no
solamente se han acrecentado, sino también son siempre más
terribles y desesperados.
La vida como cristiano, la vida como una persona, como un
ser humano, en los tiempos del fin del mundo es casi
imposible. El hombre del futuro no vive, sino vegeta, otros
poderes proyectan y mandan lo que se puede hacer y lo que no
se puede hacer.
El hombre solamente será una partícula en una máquina.
Es echada a fuera esta partícula, no pudiendo cumplir más su
tarea.
La dignidad humana de un hombre no tiene valor.
Entre estas condiciones, creer que Dios, el Señor, nos tenga
en sus manos que El nos ame, es muy difícil.
Y ahora, el visionarios Juan dice:
Es verdad, oscuridad está sobre el futuro de ustedes, tal
vez más oscuro qque se puede pensar hoy. No hay esperanza en
este mundo.
Se comprende que en esta situación, personas perderán su fe
en Dios que ha dado sentido y contenido a este mundo.
Pero, damos gracias a Dios, que el visionario Juan aun dice
más:
Dios le ha dado la posibilidad para ver und poquito del
futuro. Y de esta mirada nos comunica.
Con Juan podemos ver el futuro verdadero del mundo y el de
la Iglesia Cristiana y el nuestro.
En el fin de todas las cosas del mundo está Dios, el
verdadero y estable, como en el principio de la creación
primera y habla su HAYA y su SEA divina:
"Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago
nuevas todas las cosas."
Tenemos a uno que puede renovar todas las cosas destruidas.
El, Dios mismo, renovará un mundo, destruido por nosotros.
Y Juan, el visionario, viendo el futuro verdadero, reconoce
ya el mundo nuevo, creado por la palabra nueva de la
creación de Dios:
"Vi un cielo nuevo y una tierra nueva, porque el primero
cielo y la primera tierra pasaron."
Este saber quiere darnos nuevas esperanzas, también en medio
de este mundo nuestro, también en este cementerio en medio
de nuestros difuntos queridos.
Pero este saber, en la misma manera, quiere exhortarnos que
no pongamos nuestra confianza en cosas de este mundo viejo,
sino en el Señor, renovando todas las cosas.
También el visionario Juan, conociendo miseria y dolor,
temor y problemas y odio entre los hombres, recibió consuelo
y confianza y alegría, habiendo visto el futuro verdadero,
por eso dijo:
"Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos, y ya no
habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor;
porque las primeras cosas pasaron."
Este mensaje quiere darnos nueva alegría también en nuestros
problemas y tristezas y dificultades.
La alegría sobre El que puede renovar todas las cosas puede
ser más grande que nuestra tristeza.
Pero en la misma manera, por nuestro texto, se puede
reconocer el sol sobre la Iglesia Cristiana.
El visionario Juan ha visto la Iglesia en gloria en medio de
un mundo nuevo, en la presencia de Dios:
"Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender
del cielo, de Dios. Y oí una gran voz del cielo que decía:
He aquí el taberáculo de Dios con los hombres, y él morará
con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con
ellos como su Dios."
El odio de los enemigos de la Iglesia no podía aniquilarla,
tampoco la tibieza y el cansancio de sus propios miembros.
Por todas las persecuciones, la Iglesia fue salvada y está
ahora en el mundo nuevo con el centro Jesucristo, quien está
juntado con todos los discípulos verdaderos.
Comprendiendo esto con nuestro corazón, se cambia ya hoy
nuestra vida, la oscuridad pasa y la luz entra, no hay más
desesperación o tristeza, sino esperanza y alegría. Brilla
el sol claro de un mundo nuevo.
La Iglesia Cristiana ha dado este texto para predicarlo en
el tiempo de la Resurrección de Jesucristo y de la vida
verdadera y con esto quiere afirmar este mensaje del
visionario Juan.
La Iglesia nos dice:
Este mensaje no es imaginación o sueño, porque en nuestras
manos tenemos ya la garantía de este mundo venidero y nuevo,
se realizó Pascua de la Resurrección. Jesucristo resucitó de
los muertos. Este acontecimiento es el principio de la
creación nueva, de la cual, Juan, el visionario, podía ver
ya algunas realidades, para nosotros como consuelo.




















]