-6-Kirchenj. bis Ewigkeitssonntag 20
Lugar/Ort:Colonia Nueva

Fecha/Datum:02/03/1968
Otros Lugares/Weitere Predigtorte:
Aldea Protestante, 1-11-1966 -deutsch-
Meroú, 1-11-1968 -deutsch-
Año Eclesiástico/Kirchenjahr:Culto Ecum. den el Cementerio-Gottesd.Friedhof
Libro Bíblico/Buchbezeichnung:Salmo 33:4 - Psalm 33, 4
Skopus: El mundo de vida vence el mundo de la oscuridad.
-6- Kirchenj. bis Ewigkeitssonntag 20 -Salmo 33:4
"Recta es la palabra de Jehová, y toda su obra es hecha con
fidelidad."

Nos hemos reunido en este cementerio. Pero normalmente el
cementerio no es un lugar lindo para reuniones, porque el
cementerio nos recuerda a personas queridas que debían
salirnos.
¡Qué dolores y miserias! !Cuánta esperanza y felicidad
debíamos enterrar ya en este lugar!
También de otro motivo normalmente el cementerio no es un
lugar lindo para nosotros, porque el nos recuerda a nuestra
muerte propia.
Allí en el cementerio se puede ver el valor del hombre, del
hombre que quiere ser dios, del hombre que se adora a sí
mismo, que adora a su grandeza y majestad.
¿Qué es el hombre?
El cementerio da testimonio:
Un puñado de tierra.
¿Qué significa lo que hombres han hecho, obrado y construido
y que se entiende como milagros humanos?
UNA NADA.
Un terremoto u otra catástrofe transforman estas obras en
ruinas. Sí, nosotros mismos tenemos la posibilidad de
destruir nuestra tierra con todas las plantas, seres
vivientes, inclusive la humanidad.
El cementerio es una señal que la situación nuestra no es
buena. Alrededor de nosotros gobierna una oscuridad
profunda. Vivimos en un mundo de la muerte.
Pero, ¿por qué es posible que cristianos podamos vivir feliz
y alegremente en medio de un mundo de la muerte, de una
oscuridad profunda y también en medio de nuestra miseria y
tristeza?
Yo puedo dar una contestación.
Porque Dios, el Señor, Creador de los cielos y de la tierra,
de su mundo celestial nos ha dado las palabras de consuelo y
de esperanza.
Aun más Dios ha hecho. En su Hijo Jesucristo, Dios mismo
vino en nuestra oscuridad profunda. Y donde El está
presente, toda la oscuridad debe retirarse. Donde Jesucristo
es predicado como Señor resucitado y viviente, el reino de
la vida es una realidad en medio del mundo de la muerte.
Así Jesucristo dice:
"Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque
esté muerto, vivirá. Y todo aquel que vive y cree en mí, no
morirá eternamente."
Por eso, también en el cementerio, señal del mundo de la
muerte, podemos hablar de alegría, de vida y de esperanza.
Por eso, nosotros, cristianos, podemos aceptar la cruz,
instrumento de la ejecución, como señal del mundo de la
vida. La cruz fue hecha señal de la vida, por eso, que
Jesucristo murió en esta cruz y por su morir ha superado a
la muerte.
Normalmente se conoce la palabra del poeta Blumhardt:
"El que mira a Jesús en la cruz, es salvado en el mismo
momento."
Podemos decir también así:
El que mira a Jesucristo en la cruz, es habitante del mundo
de la vida en la misma hora.
En este sentido, también alrededor de este sepulcro o en
medio de todos estos sepulcros, queremos confiar en la
palabra viviente de Dios en la forma de su Hijo Jesucristo,
sin la molestia por la muerte de nuestros queridos o nuestra
propia muerte,
La muerte y su mundo son superados, son vencidos. La
oscuridad profunda hace el día de la resurreción en
Jerusalén empieza a retirarse y hoy ya es visible el mundo
claro y alegre de la vida y son reconocibles el cielo nuevo
y la tierra nueva.
El, Jesucristo, resucitado de los muertos, y viviendo,
cumplirá la obra que ha empezado, la realización del reino
de la vida, de la paz y del amor:
"Recta es la palabra de Jehová, y toda su obra es hecha con
fidelidad."