-6-Kirchenj. bis Ewigkeitssonntag 07
Lugar/Ort:Aldea Protestante

Fecha/Datum:07/10/1979
Otros Lugares/Weitere Predigtorte:
Diamante, 13-10-1979 -spansich-
Camarero/Puiggari, 14-10-1979 -spansich-
Grl. Racedo, 14-10-1979 -spansich-
Meroú, 20-10-1979 -spanisch-
Grabschental, 24-8-1980 -spansich-
Año Eclesiástico/Kirchenjahr:19 Domingo de Trinitatis-19.Sonnt.n.Trinitatis
Libro Bíblico/Buchbezeichnung:Mateo 9: 1-8 - Matthäus 9, 1-8
Skopus: El perdón es el fundamento de nuestra alegría
-6- Kirchenj. bis Ewigkeitssonntag 7 -Mateo 9: 1-8
"Entonces, entrando Jesús en la barca, pasó al otro lado y
vino a su ciudad. Y sucedió que le trajeron un paralítico,
tendido sobre una cama; y al ver Jesús la fe de ellos, dijo
al paralítico: Ten ánimo, hijo; tus pecados te son
perdonados. Entonces algunos de los escribas decían dentro
de sí:: Este blasfema. Y conociendo Jesús los pensamientos
de ellos, dijo: ¿Por qué pensáis mal en vuestros corazones?
Porque, ¿qué es más fácil, decir: Los pecados te son
perdonados, o decir: Levántate y anda?
Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad
en la tierra para perdonar pecados (dice entonces al
paralítico): Levántate, toma tu cama, y vete a tu casa.
Entonces él se levantó y se fue a su casa. Y la gente, al
verlo, se maravilló y glorificó a Dios, que había dado tal
potestad a los hombres."

La pregunta de Jesús en esta historia de la curación de un
paralítico:
"Qué es más fácil, decir: Tus pecados quedan perdonados, o
decir: Levántate y anda?"
queremos poner en el principio de nuestra predicación,
porque ella influye practicamente en todos los aspectos el
texto.
Contestando esta pregunta, ciertamente diríamos, también
como cristianos, que el perdón de los pecados sea una cosa
más fácil que curar a los enfermos.
Pero podría ser que por cortesía o por lo que hemos
aprendido en la doctrina de confirmación o por escuchar en
el culto, menzamos que curar a los enfermos es más fácil que
perdonar los pecados, pensando, empero, el contrario en
nuestro corazón. ¿Nos parece muy fácil este perdón de los
pecados comprendiendo especialmente palabras, ofrecidas en
oraciones, en la confesión de cristiano a cristiano, en la
confesión pública y común, en el bautismo, en cada culto y
por cada santa cena? Palabras son baratas, sin costos, pero
el tratamiento de un enfermo cuesta mucho.
Así es para muchos muy enojoso que Jesús no curó
primeramente al paralítico, llevado por sus amigos y
conocidos a El, sino dijo al paralítico:
"Anémate, hijo; tus pecados quedan perdonados."
Jesús hizo esto, sin preguntar por lo que los que le
llevaron, creían que el Maestro tiene la potestad para
curarle.
Yo tampoco tengo la opinión como otros explicadores que
Jesús le perdonó a él los pecados porque su enfermedad
tuviese su causa en un pecado concreto de él.
No, es una cosa enojosa que El en el principio únicamente
perdona y no cura, semejante sería el caso que uno nos
visitaría, pidiéndonos por pan y nosotros le diríamos:
"Tus pecados quedan perdonados."
También nos parece enojoso que Jesús al fin cura, pero no,
porque El quiere curar especialmente al paralítico, sino
para dar una prueba a sus enemigos que el tiene potestad de
Dios, para poder perdonar y curar:
"Jesús dijo: Pues bien, voy a demostrarles que el Hijo de
Dios tiene autoridad en la tierra para perdonar pecados.
Entonces le dijo al paralítico: Levántate, recoge tu camilla
y vete a tu casa."
Con esta acción, Jesucristo testifica que para El y para su
Padre en los cielos, en contrario tal vez de nuestra opinión
humana, lo más importante en la vida de una persona, en la
relación de una persona a otra, en la vida da las naciones
entre sí, es que nosotros podemos empezar nuevamente, día
por día, por perdón de nuestra culpa.
Y este empezar de nuevo para nosotros es la obra de nuestro
Señor y Salvador Jesucristo, de sus acciones y de sus
palabras de su nacimiento en el rancho de Beleén hasta la
cruz de Gólgota, diciendo:
"Es terminada mi obra",
que cada hombre puede empezar de nuevo, que cada persona
solamente puede vivir por perdón de sus pecados, de sus
malicias contra Dios y contra otros seres humanos.
Aún más sabemos, sabemos lo que no hemos escuchado o lo que
hemos olvidado, siempre y siempre, que miseria, hambre,
temor, crueldades y problemas y enfermedades, en nuestra
familia, en el lugar, en el propio páis, en nuestro
continente y en toda la tierra, su causa original tiene en
la desobediencia de nosotros, que nos llamamos cristianos,
contra Dios. Es la desobediencia que es expresada
especialmente en no guardar los mandamientos que dicen:
"No cometerás adulterio,
no matarás,
no hurtarás,
no hablarás contra tu prójimo falso testimonio, y
no codicierás nada o nadie de tu prójimo."
En estos está una causa importante del dilema, en que todos
nosotros vivimos.
Por el perdón de nuestra culpa contra Dios y contra los
prójimos, tenemos la imposición y el motivo que todos los
problemas de la humanidad pueden ser perdonados.
Por esto, Jesucristo ha indicado, por su actuar, un actuar
que es para muchos enojoso, en lo más importante de nuestra
vida humana, primeramente en el perdón y entonces en la
curación, afirmando lo que hemos dicho en el principio que
la enfermedad del paralítico no tiene su causa en un pecado
especial, en ningúna desobediencia concreta de él.
Jesús afirma, en nuestra historia por la curación del
paralítico que es El que perdona culpa, dándonos una vida
nueva.
En otros textos, esta afirmación se realiza por lo que nos
conduce directamente en una enfermedad o en miserias o
problemas. Tal vez podemos decir así:
Jesucristo afirma su don del perdón en la vida de un
creyente, por padecimientos, en la de un incrédulo por
curación, no preguntando en este aspecto por nuestra
opinión.
Hemos visto que el Señor perdona su culpa al paralítico y le
cura, sin preguntar por su fe y sin pedir esta fe.
Nos es dicho únicamente que los que han llevado al
paralítico a Jesús, han creído. Leemos así:
"Cuando Jesús vio la fe que ellos tenían".
Yo pienso que nuestro texto es un mensaje alegre para todos
nosotros. Jesucristo quiere ayudarnos como al paralítico,
sin condiciones, sin cumplimiento de leyes píos. El espera
que puede ayudarnos y para perdonar nuestras malicias,
sabiendo que esto es la única posibilidad de darnos nuevo
ánimo de la vida, el puede darnos nueva vida.
A ninguno, Él expulsa de su obra de la ayuda.
A todos, verdad, a todos Él ayuda, también a ustedes y a mí.
Aceptando esto, qué gran posibilidad tenemos para traer a
Dios nuestras oraciones, pidiéndole por su ayuda a nuestros
familiares, amigos y conocidos, también a nuestros enemigos,
a los que no pueden o no quieren creer.
El hacer de Jesús que nos pareció enojoso, es así un actuar
que nos ayuda, dándonos nuevo ánimo, perdonándonos nuestra
culpa, curándonos, ayudándonos y haciéndonos a personas
alegres.