-5-Kirchenj. bis 14.S.n.Trinitatis 02
Lugar/Ort:Paraná

Fecha/Datum:25/11/1973
Otros Lugares/Weitere Predigtorte:
Meroú, 24-2-1974 -spanisch-
Aldea Protestante, 6-7-1965 -spanisch-
Schiff Augustus, September 1973 -spanisch
Camarero/Puiggari, 13-10-1973 -spanisch-
Aldea Protestante, 14-10-1973 -spanisch-
Reffino, 19-10-1973 -spanisch-
Grabschental, 28-7-1973 -spanisch-
Paraná, 25-11-1973 -spanisch-
Aldea Protestante, 1-6-1969 -deutsch-
Reffino, 1-6-1969 -deutsch-
Camarero/Puiggari, 15-6-1969 -deutsch-
Grabschental, 29-6-1969 -deutsch-
Diamante, 12-10-1969 -deutsch-
Meroú, 25-10-1969 -deutsch-
Año Eclesiástico/Kirchenjahr:Trinitatis
Libro Bíblico/Buchbezeichnung:Mateo 28, 16-20 - Matthäus 28, 16-20
Skopus: Para nuestra tarea, Jesucristo nos ayuda.
-5-Kirchenjahr bis 14.S.n.Trinitatis 2 -Mateo 28,16-20
"Pero los once discípulos se fueron a Galiläa, al monte
donde Jesús les había ordenado. Y cuando le vieron, le
adoraron, pero algunos dudaban. Y Jesús se acercó y les
habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la
tierra. Por tanto, id, y haced discípulos a todas las
naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo,
y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las
cosas que os he mandado; y he aquí yo estóy con vosotros
todos los días, hasta el fin del mundo. Amén."

Estos últimos versículos quieren resumir lo más importante
del Evangelio. El centro de éste es el Señor Jesucristo, es
Jesús de Nazaret, en su actuar y hablar y con lo que han
hecho con El, su padecer, morir y resucitar. Al fin, el
Señor deja ver a sus discípulos un poquito de lo que se
realizará en el futuro y les da una tarea para cumplir.
Ellos sabían, Jesús tiene potestad, curó a los enfermos, dió
pan a los pobres, ayudó a los que vivían en miserias y con
problemas. También llamó a sí jóvenes para que le siguen
como sus ayudantes y colaboradores. También la muerte está
bajo su poder.
¿Pero, qué será con El, con su reino, con su tarea, con su
pueblo y sus discípulos, después de su salir de esta tierra,
después de su ascensión?
Da la contestación:
"A mí se me ha dado toda la autoridad en el cielo y en la
tierra."
La realidad de esta palabra, pueden reconocer solamente sus
propios discípulos, pero de vez en cuando también en el
tiempo nuestro ya sus enemigos ven que Jesucristo es el
Señor de todos los señores, como, por ejemplo, sus enemigos
en la crucifixión, pensando que el caso de Jesús sea
terminado
Jesucristo, empero, no podía ser exterminado. El vive, El
actúa.
Hasta hoy sus enemigos tienen en sus manos el caso de Jesús,
según la voluntad de ellos, sin una solución.
El movimiento de Jesús marcha, anda por este mundo sin
fronteras, sin obstáculos. También nosotros, cristianos en
Paraná, participamos de este movimiento. El Señor, teniendo
en sus manos toda la potestad y todos los poderes del mundo,
quiere gobernar su reino, este mundo, por nosotros, sus
discípulos, sus cristianos. Por eso, su palabra:
"A mi se me ha dado toda la autoridad en el cielo y en la
tierra<"
tiene una continuación, sigue así:
"¡Vayan pues!"
Esto significa:
Los discípulos deben ir y proclamar la potestad y el reino
de su Señor.
Solamente un único es Señor, es Señor del mundo y ningún
otro: Jesucristo.
Y los que le obedecen a su Señor, son súbditos en este reino
y con este rey:
"¡Vayan, pues, a las gentes de todas las naciones y haganlas
mis discípulos, bautícenlas en el nombre del Padre, del Hijo
y del Espíritu Santo!"
Así del principio, el bautismo cristiano significa
ordenación de un cristiano al servicio para Jesucristo y su
reino.
La existencia de una congregación evangélica en Paraná
tiene el mismo destino:
Servicio para Jesucristo y su reino.
Para nosotros, en Latínamérica, no conociendo el futuro de
este continente y tampoco de nuestro país la Argentina, es
muy importante, saber que tenemos de cumplir una tarea en
nuestro mundo. Especialmente las últimas palabras de nuestro
texto:
"Y sepan que yo estoy con ustedes todos los días, hasta el
fin del mundo,"
son dichas como consolación en todos nuestros problemas
actuales y dificultades. Ninguna vez estamos solos. El que
puede ayudarnos está al lado nuestro. Esto tiene validez
también en nuestro obrar y hacer como una congregación
evangélica autónoma.
Así el fin del Evangelio según San Mateo testifica el poder
y la potestad que tiene nuestro Señor:
"A mí se me ha dado toda autoridad en el cielo y en la
tierra."
Jesús quiere que trabajemos para El y con El, también en
nuestro lugar:
"¡Vayan, pues, y hagan todo lo que yo les he mandado a
ustedes."
Y El nos promete su ayuda en nuestro actuar:
"Y sepan que yo estoy con ustedes todos los días hasta el
fin del mundo."