-4-Kirchenjahr bis Pfingsten 34
Lugar/Ort:Diamante

Fecha/Datum:09/05/1970
Otros Lugares/Weitere Predigtorte:
Camarero/Puiggari, 10-5-1970 -spanisch-
Aldea Protestante, 16-5-1970 -spanisch-
Reffino, 17-5-1970,-spansich-
Paraná, 2-8-1970 -spanisch-
Meroú, 15-7-1972 -spanisch-
Aldea Protestante, 23-5-1968 -deutsch-
Aldea Protestante, 19-5-1977 -deutsch-
Meroú, 26-5-1968 -deutsch-
Paraná, 1-6-1968 -deutsch-
Reffino, 23-6-1968 -deutsch-
Año Eclesiástico/Kirchenjahr:Ascensión del Señor-Himmelfahrt des Herrn
Libro Bíblico/Buchbezeichnung:Hechos 1: 1-11 - Apostelg. 1, 1-11
Skopus: Promesa del Señor enviar su Espíritu Santo
-4- Kirchenjahr bis Pfingsten 34 -Hechos 1, 1-11
"En el primer tratado, oh Teófilo, hablé acerca de todas las
cosas que Jesús comenzó a hacer y a enseñar, hasta el día en
que fue recibido arriba, después de haber dado mandamientos
por el Espíritu Santo a los apóstoles que había escogido; a
quienes también, después de haber padecido, se presentó vivo
con muchas pruebas indubitables, apareciéndoseles durante
cuarenta días y hablándoles acerca del reino de Dios. Y
estando juntos, les mandó que no se fueran de Jerusalén,
sino que esperasen la promesa del Padre, la cual, les dijo,
oísteis de mí. Porque Juan ciertamente bautizó con agua, mas
vosotros seráis bautizados con el Espíritu Santo dentro de
no muchos días. Entonces los que se habían reunido le
preguntaron, diciendo: Señor, ¿restaurarás el reino a Israel
en este tiempo? Y les dijo: No os toca a vosotros saber los
tiempos o las sazones, que el Padre puso en su sola
potestad; por recibiréis poder, cuando haya venido sobre
vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en
Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta la última de la
tierra. Y habiendo dicho estas cosas, viéndolo ellos, fue
alzado, y le recibió una nube que le ocultó de sus ojos. Y
estando ellos con los ojos puestos en el cielo, entre tanto
que él se iba, he aquí se pusieron junto a ellos dos varones
con vestiduras blancas, los cuales también les dijeron:
Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este
mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así
vendrá como le habéis visto ir al cielo."

Hemos leído el principio de los Hechos de los Apóstoles. Por
este libro nos es predicado lo que se realizó con Jesús de
Nazaret, para que mucha gente entre en la Iglesia Cristiana
y confese:
Este Señor Jesucristo crucificado y resucitado, también me
ha dado nueva esperanza, nuevo ánimo y un nuevo destino de
mi vida.
Todo esto se realizó por lo que los discípulos y sus amigos
andaban por el país Palestina y por el mundo conocido,
hablando y predicando de Jesús y de sus hechos.
De pocos discípulos se fundó una iglesia muy grande que
tenía y tiene sus congregaciones en todo el mundo. De un
grupo de judío-cristianos, reuniéndose aún en el templo y en
las sinagogas de los judíos, se desarrolló una Iglesia
Universal, abierta para todos los hombres, judíos paganos.
En el tiempo, empero, en que Lucas escribió los Hechos de
los Apóstoles, había una grupo de cristianos, especialmente
de los judío-cristianos que estaba descontento con este
desarrollo a una ingleias universal. ¿Por qué?
Este grupo dijo:
Jesucristo regresará otra vez aun en el tiempo presente y
habiendo realizado su regreso, será su tarea importante a
convencer a la Nación Antigua de Dios, al Pueblo de Israel
que El sea el Mesías, anunciado en los libros del Pueblo de
Israel, y cuando el pueblo aceptará a Jesucristo como
Salvador, los paganos también aceptarán a Jesús, sin una
misión o predicación especial. Por eso, se dicen que la
predicación de Jesucristo por el apóstol Pablo a los
paganos, es una cosa inúti; sí, una cosa ilegítima.
En realidad:
tenemos en la Biblia algunas palabras de Jesús de Nazaret,
en que El ha pensado en su vida antes de la crucifixión en
la misma manera. Pero este grupo había olvidado que
Jesucristo, después de la resurrección, ha dado a sus
discípulos la última explicación de la importancia de su
vida y de su nuerte, de su hablar y de su hacer. Por eso, la
significación de Jesucristo, nos es dada especialmente por
su palabra después de su resurrección.
Lucas, el evangelista, ha escrito ya, para su amigo Teófilo,
un libro de la vida, de los padecimientos, de su morir y
resucitar de su Señor Jescristo, el Evangelio según San
Lucas, su primer libro de predicaciones sobre Jesucristo. Y
ahora Lucas envía a su amigo el segundo libro de
predicaciones sobre Jesucristo, llamado
"Los Hechos de los Apóstoles."
Este significa que la predicación del Evangelio de
Jesucristo, por los mensajeros diferentes, especialmente por
el apóstol Pablo y su fundación de congregaciones
pagano-cristianas, es la obra de Jesucristo mismo, no es una
cosa ilegítima del apóstol.
Jesucristo habla y obra por sus apóstoles, también por el
apóstol Pablo.
Lucas también nos da unas palabras conocidas de su Señor:
"Al venir el Espíritu Santo sobre ustedes, recibirán poder y
saldrán para hablar de mí, tanto en Jerusalén como en toda
la región de Judea y de Samaria, y hasta en las partes más
lejanas del mundo."
Este saber ha intranquilizado ya a los cristianos de todas
las épocas en todos los continentes hasta que obedecían a
estas palabras.
También hoy nuevamente es oíble y es cumplida la palabra:
Tú, cristiano, no vives solamente por ti mismo, sino por los
otros.
La cristiandad no puede dormir más como en los siglos
pasados, sino debe trabajar en el nombre de su Señor
Jesucristo, debe dar el evangelio de El a todos los otros,
por palabras y obras.
No solamente hoy se trata del cambio de un pagano en un
cristiano, sino también de una vida humana con futuro o de
un fin terrible para todos.
Lucas ahora, no dice a los que creen en el regreso de su
Señor y en su gobernación del mundo, y por eso no queriendo
hablar y obrar por este Señor, que la predicación de un
regreso del Señor es absurda, sino afirma la fe en un
adviento nuevo.
Es verdad, el futuro está en las manos de Jesucristo, este
futuro vendrá ciertamente, pero el ¿cómo? y el ¿cuándo?
ponemos en Dios mismo. Nosotros no queremos contar o soñar o
especular como las sectas.
En este futuro no se trata de la Nación Antigua de Dios, del
Pueblo de Dios, sino del Reino de Dios entre nosotros, entre
la humanidad de hoy. Lucas repite unas palabras de Jesús:
"A ustedes no les toca saber cuándo o en qué fecha el Padre
va a hacer las cosas que solamente él tiene autoridad para
hacer."
Tal vez se debe decir también que en este futuro, Dios
realizará por Jesucristo con la humanidad entera el destino
y la perfección de su creación completa, no solamente con la
cristiandad, con la Iglesia Cristiana.
Se trata de un nuevo cielo y de una nueva tierra, de nuevos
hombres, de una vida feliz sin miserias o enfermedades y
muerte y otros problemas.
En el caso que nosotros, cristianos, aceptamos la palabra:
"Recibiréis poder y saldréis para hablar de mí hasta en las
partes más lejanas del mundo,"
y
"viviréis también para los otros,"
ha empezado ya a realizarse el futuro, el nuevo cielo y la
nueva tierra, la nueva humanidad y la nueva vida.
Esta predicación del evangelista Lucas para Teófilo y para
nosotros, termina con el testimonio de la Ascensión de Jesús
a su Padre en los cielos.
La significación es que este Señor estará presente entre
nosotros en otra manera que en el tiempo de su vida hasta su
muerte, en otra manera que en el tiempo después de su
resurrección.
¿En qué manera y forma, Jesús en los días de hoy, está
presente? Tal vez podemos decir:
Entre sus discípulos, entre cristianos. Jesús está presente
por su palabra y por los sacramentsos, y entre los otros
Jesús está presente por el testimonio sobre El, dado y
predicado por los cristianos.
Pero, esta presencia depende del cumplimiento de su promesa:
"Dentro de pocos días ustedes recibirán el Espíritu Santo."
Por eso, después de la ascensión del Señor, ha de seguir aun
PENTECOSTÉS, el venir del Espíritu Santo sobre los
discípulos, sobre los cristianos.
Recibiendo el mandamiento:
"Me seréis testigos, viviréis no solamente por vosotros sino
también por los otros",
habrá de seguir el recibimiento del poder necesario.
El mandamiento y el recibimiento del poder no dependen de la
fiesta de Ascensión o de Pentecostés, sino podrán realizarse
todos los días de nuestra vida.
En el tiempo del evangelista Lucas, Dios dio por el
testimonio de los discípulos a los paganos un nuevo sentido
de su vida, nueva esperanza y nuevo ánimo y hoy también
quiere dar lo mismo a toda la humanidad.
"Espíritu divino de Dios, el salvador,
aclare mi camino tu santo resplandor;
ven, ven a revelarme tu sabia voluntad:
con Cristo ven a darme perdón y santidad."