-4-Kirchenjahr bis Pfingsten 16
Lugar/Ort:Aldea Protestante

Fecha/Datum:06/05/1977
Otros Lugares/Weitere Predigtorte:
Crucesita, 27-4-1980 -spanisch-
Reffino, 27-5-1981 -spanisch-
Aldea Protestante, 7-6-1970 -deutsch-
Bovril, 13-6-1970 -deutsch-
Año Eclesiástico/Kirchenjahr:Misericordias Domini
Libro Bíblico/Buchbezeichnung:Ezequiel 34: 1-16 - Hesekiel 34, 1-16
Skopus: ¿Cumple la tarea pastoral la cristiandad actual?
-4- Kirchenjahr bis Pfingsten 16 -Ezequiel 34: 1-16
"Vino a mi palabra de Jehová, diciendo: Hijo de hombre,
profetiza contra los pastores de Israel; profetiza, y di a
los pastores: Así ha dicho Jehová el Señor: ¡Ay de los
pastores de Israel, que se apacientan a sí mismos! ¿No
apacientan los pastores a los rebaños? Coméis la grosura, y
os vestís de la lana la engordada degolláis, mas no
apacentáis a las ovejas. No fortalecisteis las débiles, ni
curasteis la enferma; no vendasteis la perniquebrada, no
volvisteis al redil la descarriada, ni buscasteis la
perdida, sino que os habéis enseñoreado de ellas con dureza
y con violencia. Y andan errantes por falta de pastor, y son
presa de todas las fieras del campo, y se han dispersado.
Anduvieron perdidas mis ovejas por todos los montes, y en
todo collado alto; y en toda la faz de la tierra fueron
esparcidas mis ovejas, y no hubo quien las buscase, ni quien
preguntase por ellas. Por tanto, pastores, oíd palabra de
Jehová. Vivo yo, ha dicho Jehova el Señor, que por cuanto mi
rebaño fue para ser robado, y mis ovejas fueron para ser
presa de todas las fieras del campo, sin pastor; ni mis
pastores buscaron mis ovejas, sino que los pastores se
apacentaron a sí mismos, y no apacentaron mis ovejas; por
tanto, oh pastores, oíd palabras de Jehova. Asi ha dicho
Jehová el Señor: He aquí, yo estoy contra los pastores; y
demandaré mis ovejas de su mano, y les haré dejar de
apacentar las ovejas; ni los pastores se apacentarán más a
si mismos, pues yo libraré mis ovejas de sus bocas, y no les
serán más por comida. Porque así ha dicho Jehová el Señor:
He aquí yo, yo mismo iré a buscar mis ovejas, y las
reconoceré. Como reconoce su rebaño el pastor el día que
está en medio de sus ovejas esparcidas, así reconoceré mis
ovejas, y las libraré de todos los lugares en que fueron
esparcidas el día del nublado y de la oscuridad. Y yo las
sacaré de los pueblos, y los juntaré de las tierras; las
traeré a su propia tierra, y las apacentaré en los montes de
Israel, por las riberas, y en todos los lugares habitados
del país. En buenos pastores las apacentaré, y en los altos
montes de Israel estará su aprisco; allí dormirán en buen
redil, y en pastos suculentos serán apacentadas sobre los
montes de Israel. Yo apacentaré mis ovejas, y yo les daré
aprisco, dice Jehová el Señor. Yo buscaré la perdida, y haré
volver al redil la descarriada, vendaré la perniquebrada, y
fortaleceré la débil; mas a la engordada y a lo fuerte
destruiré; las apacentaré con justicia."

Por este texto nos es discrito en una manera clara el
servicio de un pastor con todas sus obligaciones.Un pastor
tiene una gran responsabilidad para sus ovejas, es el
acompañante por peligros, exhorta y guarda e indica el
camino rcto.
Las Sagradas Escrituras describen en una manera múltiple
este servicio de un pastor.
Fundamentalmente se debe decir que el prototipo para este
servicio de un pastor es Dios mismo. El se sabe responsable
para nosotros, hombres. Nos acompaña por situaciones
peligrosas, nos exhorta y guarda e indica el camino recto
para nuestra vida.
Todo esto fue cumplido perfectamente en lo que Jesucristo
hizo. Podía decir como el Hijo de Dios:
"Yo soy el buen pastor."
Por este servicio del pastor de sus ovejas padeció la
muerte, como escuchamos todos los años en una nueva manera
en el tiempo de pasión.
Del servicio del pastor de sus ovejas por Dios es
caracterizado también el servicio de los superiores del
Pueblo de Israel, según nuestro texto, también el servicio
pastoral en las iglesias cristianas.
Según mi opinióm, empero, hemos de ampliar este servicio
pastoral que no está exclusivamente en las manos de algunos
profesionales, sino está confiado a toda la Iglesia, a todas
las denominaciones y congregaciones con todos sus miembros.
Este servicio pastoral quiere ayudar a todos los hombres.
La cristiandad en esta manera es responsable para toda la
humanidad, para todo lo que se realiza dentro de ella.
Nosotros, cristianos, hemos de acompañar y ayudar a los que
están en miserias y peligros y con problemas y hemos de
indicar el camino de hoy precario en un mañana feliz.
Nosotros, cristianos, somos llamados, por el buen pastor
Jesucristo, como sus seguidores, a favor de toda la
humanidad, a practicar este servicio pastoral.
En el pasado lamentablemente hemos olvidado esta obligación.
Todavía hoy muchos cristianos, grupos, congregaciones e
iglesias, giran alrededor de sí mismos, de su piedad, de su
culto, de su congregación y de su iglesia, olvidando al
prójimo con sus problemas, al en la cercanía en la forma,
tal vez, de nuestro vecino incómodo, y también al en la
lejanía, tal vez en la forma de un indio o negro o de un
paisano. Diciendo nuestro texto de los superiores del Pueblo
de Israel como de los pastores:
"Coméis la grosura, y os vestís de la lana. No
fortalecisteis las débiles, no curasteis la enferma, sino
que os habéis enseñoreado de ellas con dureza y con
violencia."
Aun más hemos de decidir lo mismo de la cristiandad del
pasado y también de hoy.
¿Quién saca lo poco de los pueblos pobres de Asia, África o
América latina por no pagar bastante los productos primos?
Son los pueblos industrializados y ricos del norte del mundo
y los cuales se llaman pueblos cristianos.
Cumpliendo nuestra responsabilidad cristiana como los
pastores para toda la humanidad, especialmente para los
débiles, pobres y enfermos y hombres en miserias, no hay más
el comunismo, de que se temen tantos hombres. El quiere
hacer lo que nosotros, cristianos, hemos olvidado o negado.
Podemos terminar con el comunismo que lucha con violencia y
terror, no también con violencia y terror y armas, sino
empezando a aceptar y practicar nuestro servicio pastoral a
favor de la población que padece.
¿Qué dijo Jesús a sus discípulos, escuchando de grupos que
tienen hambre?
"No tienen que irse, denles ustedes de comer."
No dijo, que deben orar por ellos que Dios les dé de comer,
sino:
"Denles ustedes de comer."
Y diciendo nuestro texto más:
"Y andando errantes por falla de pastor, y son presa de
todas las fieras del campo, y se han dispersado,"
somos preguntados hoy:
¿Cómo se podían realizarse tantas guerras sangrientas entre
pueblos cristianos, sabiendo que Jesucristo nos posibilitó
la paz? ¿Por qué fueron empezadas guerras crueles por
pueblos cristianos ricos contra pueblos pobres por riquizas
y ganancias?
La aniquilación casi total de los indios en nuestro
continente y en el del norte, no es un hacer responsable y
cristiano de los conquistadores que se llamaban cristianos.
Podemos explicar aun mucho más para ver que la cristiandad
del pasado y de hoy no ha cumplido su obligación como pastor
del mundo, en contrario una culpa muy grande está sobre
nosotros, cristianos.
Reconociendo por el texto nuestra culpa, hemos de empezar de
ahora a practicar con nuestra responsabilidad como pastores
buenos de la humanidad a favor de todos los seres humanos.
Claro está, que en cada caso los pobres y los débiles y los
menospreciados recibirán su justicia. Dios mismo,
Jesucristo, el ayudador y salvador, dará lo que necesitan,
por nosotros,, como dice nuestro texto:
"Yo, Dios, el Señor, buscaré la perdida, y haré volver al
redil la descarriada, vendaré la perniquebrada, y
fortaleceré la débil; mas a la engordada y a la fuerte
destruiré; las apacentaré con justicia."
Pero el cumplimiento de estas palabras por Dios sería un
juicio serio sobre nosotros, cristianos, negando nuestro
servicio pastoral al mundo y esto significaría un fin
terrible para nosotros.
Aun existe la posibilidad que empezamos a practicar este
nuestro servicio pastoral a favor de toda la humanidad, a
acompañar a esta humanidad en su camino peligroso y a ayudar
a ella y a indicar el camino hacia un futuro mejor y feliz."