-4-Kirchenjahr bis Pfingsten 07
Lugar/Ort:Camarero/Puiggari

Fecha/Datum:19/04/1981
Otros Lugares/Weitere Predigtorte:
Strobel, 25-4-1982-spanisch-Kr. Larossa
Aldea Protestante, 19-4-1992 -spanisch-
Reffino, 11-4-1982 -deutsch-
Año Eclesiástico/Kirchenjahr:Ostern
Libro Bíblico/Buchbezeichnung:Lucas 24: 36-45 - Lukas 24, 36-45
Skopus: Jesúscristo, el resucitado,enseña a sus discípulos
-4- Kirchenjahr bis Pfingsten 7 -Lucas 24: 36-45
"Mientras ellos aún hablaban de estas cosas, Jesús se puso
en medio de ellos, y les dijo: Paz a vosotros. Entonces,
espantados y atemorizados, pensaban que veían espíritu. Pero
él les dijo: ¿Por qué estáis turbados, y vienen a vuestro
corazón estos pensamientos? Mirad mis manos y mis pies, que
yo mismo soy; palpad, y ved; porque un espíritu no tiene
carne ni huesos, como véis que yo tengo. Y diciendo esto,
les mostró las manos y los pies. Y como todavía ellos, de
gozo, no lo creían, y estaban maravillados, les dijo: Tenéis
aquí algo de comer? Entonces le dieron parte de un pez
asado, y un panal de miel. Y él lo tomó, y comió delante de
ellos. Y les dijo: Estas son las palabras que os hablé,
estando aún con vosotros: que era necesario que se cumpliese
todo lo que está escrito de mí en la ley de Moisés, en los
profetas y en los salmos. Entonces les abrió en
entendimiento, para que comprendiesen las Escrituras."

Pasaron ya algunos días después de los hechos crueles y
terribles en la cruz de Gólgota.
Aun oscurecidos los pensamientos de los discípulos por
tristeza y desesperación, han mirado ya rayos de la luz, por
ejemplo las noticias del sepulcro recibidas que su Señor y
Maestro vive, que El resucitó de entre los muertos.
Claramente estas noticias les parecieron cuentos fabulosos.
Más tarde los dos que han encontrado personalmente a Jesús
en el camino a Emaús han anunciado ya este mensaje alegre a
los discípulos. Por eso hemos de decir que cada una esperó
urgentemente nuevas noticias que tendrían una relación con
su Jesucristo.
Y, hablando de este encuentro de los dos con el Señor y que
le reconocieron cuando partió el pan, Jesús mismo
"se puso en medio de ellos y los saludó, diciendo: Paz a
ustedes."
El saludo con que Jesús saluda a los suyos
"Paz a ustedes",
tenemos casi en todos los encuentros de Jesús con sus
discípulos, después de su resurrección. Este saludo
significa que Jesús da la paz entre Dios y los hombres,
entre hombre y hombre, una paz que necesitamos para superar
todas las dificultades de una vida humana.
No preguntando por lo que que han esperado nuevas noticias,
recibiéndolas, los discípulos son asustados y con mucho
miedo. Pensaban que lo que está en medio de ellos atrás de
puertas cerradas, es un fantasma, un espíritu. Y porque un
fantasma tiene una relación con un mundo que nos amenaza,
los discípulos son asustados y tienen mniedo. Pero
Jesucristo no se desea este nuevo contacto con los suyos
para causar miedo, sino quiere darles una nueva alegría.
Deben y puedan saber que sus enemigos no le han vencido, que
su obra de la salvación a favor de nosotros no fue
destruida, sino está aun andando por este mundo. Deben
sentir que hace algunos tiempos un hombre de Dios expresó
así:
"¡Qué Jesucristo vencerá es verdad; de El es el mundo
total!"
Los discípulos deben ser llenados de una alegría muy grande
de la resurrección que por nada y nadie puede ser destruida
o parada.
Jesús les llama a los suyos en la realidad y les pide
utilizar sus 5 sentidos para recibir la certitud y certeza
que no sea un fantasma o un espíritu, sino realmente el
Señor crucificado, el cual resucitó y vive:
"Miren mis manos y mis pies. Soy yo mismo. Tóquenme y vean;
pues un espíritu no tiene carne y huesos como ustedes ven
que tengo yo. Al decirles esto, les enseñó las manos y los
pies."
En este aspecto el Señor sabe que los otros discípulos en la
misma manera son incrédulos como el discípulos Tomás que
entró en la historía eclesiástica como TOMÁS, EL CRÉDULO.
Para sacar de los discípulos las últimas dudas, Jesús pide
quie se dé a El a comer:
"¿Tienen aquí algo que comer?"
Le dieron un pedazo de pescado asado y un panal de miel. Y
ante ellos comió todo.
Ahora desaparecieron las últimas dudas de los discípulos y
entró en sus corazones una alegría muy grande.
Es verdad, sin dudas, Jesucristo vive, resucitó de entre los
muertos y está ahora en medio de ellos.
Después de que los discípulos saben quien es el que está en
medio de ellos, Jesucristo enseguida empieza a enseñarles y
explicar lo que significa su vida, sus padecimientos y su
muerte, su hacer y su hablar, así como ya hizo a los dos en
el camino de Jerusalén a Emaús.
Esto hizo siemnpre según las Sagradas Escrituras. El
evangelista Lucas dice todo esto, según su evangelio, así:
"Qué tenía que cumplirse todo lodo lo que está escrito de mí
en la ley de Moisés, en los libros de los profetas y en los
salmos."
Y en versículos anteriores así:
"¿Acaso no tenía que sufrir el Cristo estas cosas antes de
ser glorificado?"
Los 40 días después de la resurrección hasta su ascensión,
Jesús está juntos con los discípulos, enseñando y
explicándoles el nuevo camino para ser aceptados por Dios
como sus hijos buenos. El evangelista Lucas escribe:
"Entonces Jesucristo les hizo entender las Escrituras."
Ahora queremos repitir un poquito de nuestra doctrina de
confirmación.
Dios nos creó a nosotros como seres humanos buenos, los
cuales podían hacer lo bueno. Pero pronto ya, por nuestra
desobediencia, no hemos preguntado por la voluntad de Dios y
hemos actuado contra lo que El dijo. Y nosotros nos hemos
cambiado de buenos a malos, recibiendo la ira y el castigo
de Dios.
Pero del principio, Dios nos invitó insistemente para
cambiarnos nuevamente a buenos, dando primeramente al pueblo
Israel los 10 mandamientos. Este pueblo viejo de Dios, sin
embargo, no tenía interés formar su vida según esta regla,
según esta voluntad de Dios. Y los profetas enviados por el
Creador, anunciando
"!Cambiense de malos a buenos por hacer lo que Dios manda!"
fueron molestados, sí, también matados. Lo mismo se realizó
con el Hijo de Dios, Jesucristo, el cual murió en la cruz de
Gólgota como un criminal.
Así es la cruz la señal del fracaso del cambio de malos
hombres a buenos por cumplir la voluntad de Dios. El
resultado único de nuestro hacer es el Hijo de Dios,
crucificado y matado. Sin un nuevo actuar del lado de Dios
no hubiese una posibilidad más a regresar a El. Y ahora esto
es lo más importante que El intervino nuevamente en nuestra
vida. Por la resurrección de Jesucristo, Dios nos dio esta
nueva posibilidad para ser aceptado por El como un bueno. La
cruz, señal de nuestra vergüenza, se cambió así en la señal
de nuestra ayuda y de nuestra salvación:
"El que acepta a Jesucristo en la cruz, es salvado en este
momento,"
resumió un cristiano.
Durante los 40 días, después de su resurrección hasta su
ascensión, Jesús no fue a ser cansado a explicar a sus
discipulos el nuevo camino para cambiarse a buenos, siempre
según el Antiguo Testamento. Nuestro texto dice claramente
así:
"Entonces Jesús les hizo entender las Escrituras."
Ya en el Antiguo Testamento podemos ver que Cruz y
Resurrección, Viernes Santo y Pascua de la Resurrección
forman una unidad.
Por Pascua de la Resurreción es afirmado y confirmado lo que
se realizó el Viernes Santo y únicamente por la cruz de
Gólgota tiene su importancia la resurrección de Jesucristo.
Escuchando en la cristiandad primitiva en la mañana de la
Pascua de la Resurrección las palabras
"Jesucristo vive, resucitó, verdaderamente resucitó,"
se sabían que éstas no solamente expresan la alegría
personal de los cristianos sobre su Señor que venció a sus
enemigos, sino también que empezó un nuevo tiempo de
salvación, posible para todos.