-3-Kirchenjahr bis Karfreitag 76
Lugar/Ort:Col. Nueva

Fecha/Datum:11/04/1965
Otros Lugares/Weitere Predigtorte:
Diamante, 17-4-1965 -spansich-
Paraná, 2-5-1965 -spanisch-
Paraná, 27-3-1970 -spansich-
Camarero, 7-8-1966 -spanisch-
Reffino, 8-3-1970 -spanisch-
Aldea Protestante, 26-3-1964 -deutsch-
Grabschental, 28-3-1964 -deutsch-
Reffino, 20-3-1966 -deutsch-
Camarero/Puiggari, 11-4-1968 -deutsch-
Año Eclesiástico/Kirchenjahr:Jueves Santo - Gründonnerstag
Libro Bíblico/Buchbezeichnung:Hebreos 2: 10-18 - Hebräer 2,10-18
Skopus: Jesucristo es nuestro hermano
-3- Kirchenjahr bis Karfreitag 76 -Hebräer 2,10-18
"Porque convenía a aquel por cuya causa son todas las cosas,
y por quien todas las cosas subsisten, que habiendo de
llevar muchos hijos a la gloria, perfeccionase por
aflicciones al autor de la salvación de ellos. Porque el que
santifica y los que son santificados, de uno son todos; por
lo cual no se avergüenza de llamarlos hermanos, diciendo:
Anunciaré a mis hermanos tu nombre, en medio de la
congregación te alabaré. Y otra vez: Yo confiaré en él. Y de
nuevo: He aquí, yo y los hijos que Dios me dio.
Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y
sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por
medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte,
esto es, al diablo, y librar a todos los que por el temor de
la muerte estaban durante toda la vida sujetos a
servidumbre. Porque ciertamente no socorrió a los ángeles,
sino que socorrió a la descendencia de Abraham. Por lo cual
debía ser en todo semejante a sus hermanos, para venir a ser
misericordioso y fiel sumo sacerdote en lo que a Dios se
refiere, para expiar los pecados del pueblo. Pues en cuanto
él mismo padeció siendo tentado, es poderoso para socorrer a
los que son tentados."

Lo que se realizó en la cruz de Gólgota, es el centro de
nuestra fe cristiana. Lo que se realizó, hace dos mil años,
tiene validez aun hoy para nosotros, para ti y para mí. Por
lo que se realizó en el tiempo de la Pasión de nuestro Señor
Jesucristo, Dios quería buscarnos, quería buscar a los que
fueron huidos de El.
Para hallarnos, fue necesario que el Hijo de Dios padeció y
murió.
Nuestro texto dice del Hijo de Dios:
"El autor de nuestra salvación."
Claramente nos preguntamos como cristianos:
¿Por qué Jesús debía andar este camino de padecimientos?
Los hombres de todos los tiempos querían dar una
contestación de esta pregunta. Hay también muchas
contestaciones. Pero del lado de Dios no hemos recibido una
respuesta, tampoco hoy. Solamente podemos decir:
Con una necesidad que solamente Dios sabe y conoce, su Hijo
Jesucristo debía andar este camino de padecer y de morir.
El camino por nuestra salvación termina en la cruz y sin la
cruz de Gólgota no hay salvación.
En esto que Jesús anda este camino, obediciendo a su Padre
en los cielos, muestra que en verdad El es el Hijo de Dios.
Dios ha enviado a su Hijo en esta tierra a nosotros para que
El nos busque en nuestros caminos malos. Para encontrarlos,
el Hijo de Dios fue hecho hombre, una persona, esta persona
Jesús de Nazaret. Debía vivir una vida humana con todas las
miserias y dificultades. Nuestro texto dice:
"Por lo cual no se avergüenza de llamarlos hermanos."
Jesucristo fue nuestro hermano humano. Esto significa:
En Jesucristo tenemos una persona que conoce todas nuestras
dificultades. Jesucristo sabe lo que nos hace muchas noches
intranquilas. El conoce verdaderamente la vida humana.
Pero esto significa también que no podemos dar gato por
liebre a Jesucristo. Se puede engañar a un desconocido, pero
engañar a aun hermano es imposible. Un hermano nos conoce. Y
Jesucristo, el Hijo de Dios, nos conoce, porqu El es nuestro
hermano. Lamentablemente olvidamos en muchos casos esta
realidad.
Jesucristo, nuestro hermano, reconoce muchos hechos de
nosotros como una mentira pía.
Y Jesucristo, como nuestro hermano, va a llevarnos
nuevamente en la casa de su Padre que también es nuestro
Padre. El, siendo el Hijo de Dios, va a buscarnos,
suplicando a su Padre a aceptarnos como sus hijos.
Por el Hijo de Dios, siendo nuestro hermano, podemos ser
hijos e hijas de Dios, los cuales El ama.
Por lo que Jesucristo es nuestro hermano, también su Padre
es nuestro Padre. Pero su gran amor a nosotros, nuestro
hermano humano, Jesucristo, muestra que El quita de nosotros
las crueldades de la muerte. Esta muerte es el juicio y
castigo de Dios sobre nosotros, seres humanos huidos de El.
El quita las crueldades de la muerte en lo que El mismo
murió por nosotros y entonces dice y confiesa:
La muerte no tiene mas poder.
Esto fue visible en el día de la resurrección. El fue el
primero y nosotros como sus hermanos y hermanas, le
seguiremos como personas a quienes la muerte no puede vejar
por sus crueldades:
"El libra a cuantos, que estaban por toda la vida sujetos a
servidumbre, por el temor de la muerte."
Pero, no solamente nos ha librado del temor de la muerte,
sino también del poder de la muerte, quiere decir, del
diablo.
Por su padecer y morir, Jesucristo ha vencido al diablo. Y
cuando ahora el diablo quiere acusarnos ante Dios,
Jesucristo, nuestro hermano humano, solamente dice:
"¡Vete!"
y entonces el diablo debe huir. Y nosotros podemos entrar en
la salvación eterna.
Por nuestro texto recibimos una interpretación grandiosa de
los hechos de la Pasión de nuestro Señor Jesucristo, una
interpretación de la cruz de Gólgota. Esta cruz no pasó,
sino es el centro de nuestro tiempo también:
Jesucristo fue hecho nuestro hermano humano. Como nuestro
hermano nos conoce en nuestras miserias y dificultades. A El
no podemos dar gato por liebre. El va a buscarnos de
nuestros malos caminos y nos hace a hijos de Dios. Con El
podemos hablar a Dios como nuestro Padre. Su gran amor a
nosotros se puede reconocer en lo que nos quita las
crueldades de la muerte y nos libra del juicio de Dios.
Jesucristo también nos libra del poder del diablo y nos
lleva en la salvación eterna.