-3-Kirchenjahr bis Karfreitag 74
Lugar/Ort:General Racedo

Fecha/Datum:07/04/1982
Otros Lugares/Weitere Predigtorte:
Camarero/Puiggari, 8-4-1982
Aldea Protestante, 9-4-1982
Diamante, 18-4-1992
Año Eclesiástico/Kirchenjahr:Jueves Santo - Gründonnerstag
Libro Bíblico/Buchbezeichnung:Marcos 14: 17-26 - Markus 14, 17-26
Skopus: ¿Que significa participar hoy en la Santa Cena?
-3- Kirchenjahr bis Karfreitag 74 -Marcos 14: 17-26
"Y cuando llegó la noche, vino él con los doce. Y cuando se
sentaron a la mesa, mientras comían, dijo Jesús: De cierto
os digo que uno de vosotros, que come conmigo, me va a
entregar. Entonces ellos comenzaron a entristecerse y a
decirle uno por uno: ¿Seré yo? Y el otro? ¿Seré yo? El,
respondiendo, les dijo: Es uno de los doce, el que moja
conmigo en el plato. A la verdad, el Hijo del Hombre va,
según está escrito de él, mas ¡ay de aquel hombre por quien
el Hijo del Hombre es entregado! Bueno le fuera a ese hombre
no haber nacido. Y mientras comían, Jesús tomó pan y
bendijo, y lo partió y les dio, diciendo: Tomad, esto es mi
cuerpo. Y tomando la copa, y habiendo dado gracias, les dio;
y bebieron de ella todos. Y les dijo: Esto es mi sangre del
nuevo pacto, que por muchos es derramada. De cierto os digo
que no beberé más del fruto de la vid, hasta aquel día en
que lo beba nuevo en el reino de Dios. Cuando hubieron
cantado el himno, salieron al monte de los Olivos."

Todo es preparado así como Jesús dijo a sus discípulos para
preparar la cena de la pascua. Jesús quiere comer esta cena
conjuntamente con los suyos. Sabemos que esta cena de la
pascua fue instalada en la memoria de la salida de los hijos
de Israel de la esclavitud de los egipcios hacia la libertad
y hacia el país prometido. Con esta cena de la pascua
también es juntada la memoria que la sangre de un cordero
matado fue tomada para pintar los postes de la entrada de
las casa de los israelitas en Egipto, para que el ángel del
juicio de Dios pase de estas casas para no matar a los
primogénitos de las familias del pueblo de Dios.
Para la fiesta de pascua y su cena existen hasta hoy para
los judíos reglas fijas para guardar. Jesús guardó estos
reglamentos y actuó como un padre responsable de familia.
Dio primeramente una cena normal, en que principalmente fue
comido el cordero asado. Todos los participantes alrededor
de la mesa forman un agape, una comunidad de amor.
Jesús, juntado por última vez con sus discípulos, expresa su
dolor y su desilusión por la traición de uno de los suyos,
entregándole a sus enemigos, diciendo las palabras:
"Y cuando estaban a la mesa, comiendo, les dijo: En verdad
les digo que uno de ustedes, que está comiendo conmigo, me
va a traicionar."
Ir con Jesús, escuchar su palabra, ser un cristiano, ser un
miembro de la iglesia cristiana, aun no da la garantía que
no se va a ser un traicionador de Jesucristo, de su obra de
salvación.
Lo que nos dice el texto, ¿no se realiza también, siempre de
nuevo, entre nosotros? Pidamos nosotros, hoy reunidos en
este culto, que no seamos traicionadores de Jesucristo y su
iglesia. Ciertamente esto también es el deseo secreto de los
discípulos alrededor de la mesa con su Maestro,
preguntándole:
"¿Seré yo?" Uno por el otro: "¿Seré yo?"
En nuestro texto aun no escuchamos directamente de Judas
Iscariote, por eso cada uno puede ser este traicionador o
entregador.
Nuestro texto según Marcos solamente nos da una explicación
teológica del lado de Dios de esta traición de uno de los
discípulos de Jesús. Leemos así:
"Pués bien, el Hijo del Hombre va por el camino que las
Escrituras dicen; pero; ¡pobre del hombre que lo traiciona!
Hubiese sido mejor para ese hombre no haber nacido."
Con esto el Señor dice que su camino para ayudar a los
hombres está preparado como destinado y parte de todo esto
es la traición de uno de los suyos, pero sin anular la
responsabilidad del traicionador por su malhacer.
Dios puede utilizar también nuestro malhacer para realizar
sus planes. Aún viviendo toda la tristeza sobre esta
traición durante la cena, se realiza lo que llamamos la
instalación de la Santa Cena:
"Mientras estaban comiendo, Jesús tomó en sus manos el pan,
dio gracias y, después de partirlo, lo dio a ellos,
diciendo:
Coman; esto es mi cuerpo. Luego tomó en sus manos una copa
y, después de haber dado gracias, la dio a ellos y todos
tomaron de la copa. Y les dijo: Esto es mi sangre que
confirma el nuevo pacto, y que es derramada para muchos."
Esta instalación se realizó en el fin de la cena de la
pascua, refiriéndose directa o indirectamente a la
significación original: Liberación de cada forma de
esclavitud.
Jesús es el cordero de la pascua que es sacrificado para que
pase a nosotros el juicio con el castigo.
Nuestro texto de la instalación de la Santa Cena explica aun
mas significaciones. Jesús, tomando el pan y diciendo las
palabras
"¡Esto soy yo, esto es mi cuerpo!"
Estas palabras testifican que necesitamos lo que hizo para
nosotros y por nosotros en la misma manera como necesitamos
nuestro pan diario. El nos da la condición previa para poder
vivir una vida humana por lo que posibilitó amor, el
fundamenmto de una relación personal verdadera entre
nosotros y Dios y entre nosotros y nuestros prójimos. Como
El que esto nos posibilitó, es Jesús el Pan de la Vida.
Para obrar todo esto, Jesús acepta voluntariamente ir en la
muerte.
Por la participación en la Santa Cena, nos es anunciado por
el pan que comemos, que Jesús me ama y me da la posibilidad
amar también a mi Dios y a mi prójimo y por esto se realiza
vida humana y verdadera.
Por la participación en la Santa Cena nos es testificado por
el vino que bebemos que Jesucristo hace un pacto de amor con
nosotros, hisopeando este documento con su sangre como su
firma afirmada como es costumbre en el pueblo Israel.
Por este pacto vamos a ser hombres verdaderos. El vino como
ejemplo de la sangre de Jesucristo, derramada por su padecer
y morir en la cruz de Gólgota, confirma el amor a nosotros,
manifestado en un amor mutuo entre los seres humanos.
"Y Jesucristo dijo: Esto es mi sangre que confirma el nuevo
pacto, y que es derramada para muchos."
Pero no solamente esto es importante, pensando en la Santa
Cena, sino la otra significación:
El saber por un futuro nuevo:
"En veradad les dijo, que ya no voy a beber del producto de
la uva, hasta el día en que lo bebaa nuevo en el reino de
Dios."
Por muchos versículos del Nuevo Testamento nos es anunciado
que, después de la creación del nuevo cielo y de la nueva
tierra en que gobernará justicia, Jesús invitará a los
suyos, a sus seguidores y a sus colaboradores, para
participar en una fiesta de alegría sobre su obra terminada
y perfeccionada. Jesús ya en la instalación de la Santa
Cena, en medio de sus problemas y en vista de que se
empiecen padecimientos, torturas y un muerte cruel, piensa
en el futuro, en la perfección de su obra de la salvación,
en la gran fiesta de alegría, que festejará con los suyos.
La Santa Cena es una ilustración de esta cena de alegría del
futuro. Lamentablemente la cristiandad había olvidado hace
siglos esta significación de la Santa Cena, por eso no
tenemos himnos viejos o nuevos de la Santa Cena con este
aspecto del futuro y de la alegría.
Ahora resumamos según nuestro texto lo que nos es dicho y
dado por la participación en la Santa Cena:
1. Somos liberados del juicio de Dios.
2. La Santa Cena es para nosotros una comida en nuestro
camino de todas las esclavitudes hacia la libertad de los
hijos de Dios.
3. Por el pan, Jesús nos posibilita vivir humanamente,
practicando amor en la relación con nosotros, capacitándonos
amar a Dios y a nuestros seres semejantes.
4. Por el vino en la Santa Cena, Jesús afirma el pacto del
amor entre Dios y nosotros y entre los hombres.
5. Por la Santa Cena recibimos una prueba de la futura cena
de alegría, dspués de la perfección del nuevo cielo y de la
nueva tierra, en que viven justicia, a que Jesús mismo
invitará a los suyos.
Instalada la Santa Cena, y festejada con los suyos, y aun
hoy también invitando a nosotros a participar, el Señor
Jesucristo anda su camino hacia la perfección de la obra de
salvación en la cruz de Gólgota.