-3-Kirchenjahr bis Karfreitag 69b
Lugar/Ort:Camarero

Fecha/Datum:09/02/1964
Otros Lugares/Weitere Predigtorte:
Diamante, 9-2-1964
Meroú, 16-2-1964
Paraná, 6-9-1964
Col. Nueva, 21-2-1965
Diamante, 9-8-1969
Camarero, 10-8-1969
Reffino, 16-8-1969
Meroú, 17-8-1969
Paraná, 7-9-1969
Camarero, 17-2-1970 -Kranken-Hausgottesdienst
Aldea Protestante, 22-2-1970-Konfirmation
Año Eclesiástico/Kirchenjahr:Lätare
Libro Bíblico/Buchbezeichnung:Filipenses 2: 12 - 18
Skopus: Empezar a obedecer a Dios
-3- Kirchenjahr bis Karfreitag 69b -Filipenses 2: 12-18
"Por tanto, amados míos, como siempre habéis obedecido, no
como en mi presencia, solamente, sino mucho más ahora en mi
ausencia, ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor,
porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como
el hacer, por su buena voluntad. Haced todo sin
murmuraciones y contiendas, para que seáis irreprensibles y
sencillos, hijos de Dios sin mancha en medio de una
generación maligna y perversa, en medio de la cual
resplandecéis como luminares en el mundo; asidos de la
palabra de vida, para que en el día de Cristo yo pueda
gloriarme de que no ha corrido en vano, ni en vano he
trabajado. Y aunque sea derramado en libación sobre el
sacrificio y servicio de vuestra fe, me gozo y recocijo con
todos vosotros y asimismo gozaos y regocijaos también
vosotros conmigo."

Por estos versículos, el apóstol Pablo nos predica lo que
significa, ser un cristiano, ser un amigo de Dios.
Dios nos da, a pesar de nuestra desobediencia, su amor, su
ayuda, por esto que envió a su Hijo Jesucristo en este
nuestro mundo. Por su padecer y morir,, este Jesucristo ha
abierto nuevamente la puerta del corazón de nuestro Dios,
para todos nosotros. El que cree en Jesucristo, es una
persona, amada por Dios, es un cristiano, pudiendo empezar a
trabajar y hacer cosas para Dios.
El cristiano puede empezar a vivir según el mandamiento:
"Amarás a tu prójimo."
Del Antiguo Testamento sabemos que al guardar de los
mandamientos se trata siempre de salavación o condenación.
Por eso el apóstol Pablo exhorta a los filipenses:
"LLevad a cabo vuestra propia salvación con temor y
temblor."
Pero, Pablo dice esta palabra, y los fariseos y escribas
también. ¿En qué hay la diferencia?
Los unos creen que pueden vivir perfectamente según la
voluntad por fuezas propias. Sabemos que esta intención de
la Nación Antigua de Dios fracasó. Pablo, diciendio esta
palabra:
"Llevad a cabo vuestra propia salvación con temor y
temblor,"
exhorta solamente a estos, que han recibido el amor de Dios,
conociendo su propia imperfección, para que empiecen a
vivir, según la voluntad de Dios. Nunca cumplimos
perfectamente la voluntad de Dios, tampoco como cristianos,
pero podemos empezar a cumplir, porque hemos recibido la
fuerza de Dios por Jesucristo. De este motivo, Pablo dice:
"Llevad a cabo vuestra propia salvación con temor y temblor,
pues Dios es el que obra en vosotros así el querer como el
obrar respecto a su buena voluntad."
Podemos obrar en esta manera por Jesucristo, nuestro
Redentor y Salvador, el cual también obedecía a su Padre,
obedecía hasta la muerte en la cruz.
En los versículos previos, el mismo apóstol había dicho ya:
"Haya en vosotros este sentir que hubo también en Cristo
Jesús."
¿Por qué solamente podemos empezar a cumplir la voluntad de
Dios, sin la posibilidad del cumplimiento perfecto?
Porque verdaderamente vivimos de la fuerza de Dios. Cuanto
más hemos recibido de esta fuerza, tanto más podemos
cumplir. Nuestra vida es un arribo y un abajo, un movimiento
a Dios y una huida de El. Por eso es imposible estar siempre
en perfección al lado de El, por eso su invitación para
poder empezar a vivir según su voiluntad. ¿En qué manera
somos invitados, siempre, a regresar a El?
Por su palabra:
"Alzando a su vista la palabra de vida."
Somos invitados a utilizar todas las posibilidades para oír
o leer esta palabra de vida. Esta nos lleva a Dios y,
viviendo en la cercanía de El, recibimos las fuerzas para
poder vivir según su voluntad.
¿Cómo el apóstol Santiago ha dicho?:
"Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente
oidores, engañándoos a vosotros mismos."
Aceptemos con alegría esta invitación por la Palabra de
Dios. Vivamos en la presencia estrecha de nuestro Padre en
los cielos, para poder ser estos hacedores de la Palabra de
Dios, esclareciendo un poquito este nuestro mundo oscuro.
Seamos estas personas, obedeciendo a la voluntad de Dios, no
solamente a la alegría del apóstol Pablo, sino también a la
de nuestro Padre en los cielos y de nuestro Señor
Jesucristo.