-3-Kirchenjahr bis Karfreitag 59
Lugar/Ort:Aldea Protestante

Fecha/Datum:05/04/1979
Otros Lugares/Weitere Predigtorte:
CMC-Buenos Aires-, 21-5-1992
Año Eclesiástico/Kirchenjahr:5 Culto de Pasión
Libro Bíblico/Buchbezeichnung:Juan 19: 28
Skopus: Jesús conoce nuestras necesidades
-3- Kirchenjahr bis Karfreitag 59 -Juan 19: 28
"Jesus dijo: Tengo sed!"

Este grito de Jesús:
"Tengo sed!"
exclamado en la cruz de Gólgota hace casi 2 mil años, es
idéntico con el grito de casi 60 % de la población del
mundo; Yo tengo hambre.
Hoy este grito es inmenso y los que no conocen hambre y sed,
por este grito no deben dormir más tránquilamente.
Jesús, gritando en la cruz:
"Tengo sed!"
se pone al lado de los que tienen sed y hambre y deben
padecer.
El es el ayudador de ellos y su defensor. Aún hoy, Jesús
grita con los que padecen, que tienen hambre y sed.
Sabemos que los poderosos y ricos del mundo tienen la
posibilidad de saciar las necesidades de los seres humanos,
dándoles lo que necesitan, pero en lugar de esta ayuda hacen
callarles por violencia brutal.
Jesús, empero, por sus luchas y padecimientos, ha abierto el
camino hacia la humanidad de todos los seres humanos y hacia
una responsabilidad mutua, uno por el otro, reconociendo al
otro ser como su hermana y su hermano. Los que andan este
camino saben que lo que el Creador deja crecer en esta
tierra, está destinado para el bien de todos, no solamente
para algunos pocos.
El grito
"Tengo sed!"
o
"tengo Hambre!"
empieza a callarse de sí mismo, cuando los que se llaman
cristianos, siguen a Jesucristo en su camino. Este grito de
Jesucristo en la cruz de Gólgota quiere decirnos
concretemanete que la obra de salvación de Jesucristo a
favor de nosotros, no solamente comprende cosas
espirituales, psíquicas y religiosas, sino también nuestra
vida corporal con todas sus necesidades.En el nuevo mundo,
creado por Jesucristo, no hay hambre o sed o padecimientos.
Y nosotros, cristianos, debemos ser colaboradores de nuestro
Señor en la instalación de este reino nuevo.
¿No es éste el mensaje de nuestras iglesias para anunciar y
practicar?
En Jesucristo tenemos la ayuda para todos los problemas y de
todas la necesidades de la vida humna, porque el nos conoce
en nuestra existencia el grito:
"Yo tengo sed!"