-3-Kirchenjahr bis Karfreitag 46
Lugar/Ort:Aldea Protestante

Fecha/Datum:06/03/1975
Otros Lugares/Weitere Predigtorte:
Aldea Protestante, 30-3-1972 -deutsch-
Aldea Protestante, 6-3-1975 -deutsch-
Meroú, 31-3-1972 -deutsch-
Camarero, 24-3-1974 -deutsch-
Año Eclesiástico/Kirchenjahr:Culto de Pasión
Libro Bíblico/Buchbezeichnung:Lucas 23, 28
Skopus: Pasión significa llorar por si mismo.
-3- Kirchenjahr bis Karfreitag 46 -Lukas 23, 28
"Jesucristo dice: Mujeres de Jerusalén, no lloren por mí,
sino por ustedes mismas y por sus hijos."

Ya es una realidad triste lo que hace 2.000 anos aconteció
con este Jesús de Nazaret. En una situación sin salidas, un
hombre viene, presentándonos esta salida y no aceptamos su
ayuda. Sí, nosotros matamos a este ayudador.
También es una cosa triste, que en la situación sin salidas
de hoy en la humanidad, por Jesucristo tenemos la
posibilidad de salir de nuestras miserias y no utilizamos
ésta, dejando correr todo hacia un fin terrible.
Las realidades tristes no se pueden compensar por lágrimas
en el tiempo de pasión a favor de Jesucristo, a lo sumo se
pueden nentristecerse por nuestra propia locura humana que
rehusamos la mano de la ayuda de Dios. Jesús dijo:
"Mujeres de Jerusalén, no lloren por mí, sino por ustedes
mismas y por sus hijos."
¿El Señor no habla en la misma manera con nosotros?, los
cuales no aceptamos su mensaje, su iglesia y su ayuda; sí,
aún más de esto que nosotros, cristianos, en los siglos
pasados, no hemos dado un ejemplo de un cristiano verdadero
a nuestros prójimos paganos y ateístas. No hemos practicado
una vida con futuro, con un futuro mejor. No hemos
colaborado en la preparación de un mundo feliz y mejor para
todos.
¡Cristianos, no lloren por el desprecio del mensaje del
Evangelio, de su iglesia y de la ayuda de Jesucristo, en el
tiempo de hoy, sino por lo que ustedes no han dado en el
pasado testificaciones de una vida verdaderamente humana y
cristiana, no practicando ayuda a otros, no salvando este
mundo de su destrucción!, dice hoy Jesucristo a nosotros.
Pero aún en este tiempo actual, Jesucristo puede renovar
este mundo, entonces sin nosotros, cristianos, como siguió
Pascua de la Resurrección a Viernes Santo, sin esperanza
para los píos de su tiempo.