-3-Kirchenjahr bis Karfreitag 45
Lugar/Ort:Grabschental

Fecha/Datum:16/03/1975
Otros Lugares/Weitere Predigtorte:
Aldea Protestante, 9-3-1978 -spanisch-
Aldea Protestante, 21-3-1968 -deutsch-
Camarero/Puiggari, 8-3-1978 -deutsch-
Camarero/Puiggari, 31-3-1981 -deutsch-
Meroú, 10-3-1978 -deutsch-
Aldea Protestante, 19-3-1981 -deutsch-
Grabschental, 27-3-81 -deutsch-
Reffino, 28-3-1981 -deutsch-
Año Eclesiástico/Kirchenjahr:Culto de Pasión
Libro Bíblico/Buchbezeichnung:Lucas 23: 1 - 2
Skopus:
-3- Kirchenjahr bis Karfreitag 45 -Lukas 23, 1-2
"Entonces todos se levantaron, llevaron a Jesús ante Pilato.
Allí comenzaron a acusarlo, diciendo: Hemos encontrado a
este hombre alborotando a nuestra gente. Dice que no debemos
pagar impuestos al emperador romano, y también alega que él
es el Cristo, es decir, un rey."

De la historia de pasión, sabemos que 2 acusaciones contra
Jesús han causado su condenación a la muerte por el tribunal
de los píos. Las dos acusaciones comprenden la de
un profanador del sábado, actuando contra la ley, y la de un
blasfemo, afirmando que es Hijo de Dios. Un blasfemo en el
pueblo Israel fue condenado a la muerte.
Por nuestro texto de hoy escuchamos de la tercera acusación
que sea un rebelde, seduciendo al pueblo hacia una
revolución contra el emperador romano, negando pagar
impuestos, actuando como revolucionario a favor de su propia
intronización, rey del pueblo Israel.
¿Por qué esta acusación?
Sabemos que el emperador romano venció al pueblo Israel y
ocupó el país Palestina. Pocas libertades aún tenía, por
ejemplo gobernó un rey judío, pero debía hacer lo que el
gobernador mandó. También Roma aceptó un propio tribunal
para delitos menores. Condenar a la muerte podía
exclusivamente el gobernador. Pidiendo la pena capital, los
judíos debían presentar al representante de Roma acusaciones
bastante fundadas contra Jesús. Acusaciones
religiosas, Poncio Pilato no acepta, pero tantas los judíos
no necesitan, tienen otras, muy comprometidas:
La vida de Jesús, dicen, en su hacer y hablar, indica que
sea un rebelde, un pertubador del orden público, un
revolucionario.
Esta acusación el gobernador debía aceptar, queriendo o no,
porque con esta se trata de la autoridad del emperador, sí,
también su propia.
En el último motivo, los judíos quieren que Poncio Pilato
tenga miedo de Jesús, revolucionario, sacando de él, tal
vez, su vida, actuando en hechos subversivos.
Jesús de Nazaret, provlamándose rey de Israel, hace ya en
esta provlamación un acto subversivo.
Pero, claramente reconociendo los motivos verdaderos de las
acusaciones, Poncio Pilato debía condenar a Jesús a la pena
capital por su instinto político y diplomático, participando
por ésto con los judíos en la causa de la muerte de Jesús.
Paganos y píos condenan juntamente a Jesús a la muerte,
ningún hombre es libre de su culpa.