-2-Kirchenjahr bis Estomihi 46
Lugar/Ort:Diamante

Fecha/Datum:09/03/1974
Otros Lugares/Weitere Predigtorte:
Camarero/Puiggari, 10-3-1974 -spanisch-
Reffino, 17-3-1974 -spanisch-
Aldea Protestante, 7-7-1974 -spanisch-
Grabschental, 14-7-1974 -spanisch-
Meroú, 21-7-1974 -spanisch-
Gral. Racedo, 9-2-1975 -spanisch-
Meroú, 22-2-1974 -deutsch-
Reffino, 20-4-1975 -deutsch-
Grabschental, 20-4-1975 -deutsch-
Año Eclesiástico/Kirchenjahr:Estomihi
Libro Bíblico/Buchbezeichnung:1 Corintios 13:13 - 1. Korinther 13, 13
Skopus: Del amor de Dios y de nosotros
-2-Kirchenjahr bis Estomihi 46 - 1 Corintios 13:13
"Así pues, la fe, la esperanza y el amor duran para siempre;
pero el mayor de estos tres es el amor."
El capítulo 12 de la primera carta del apóstol Pablo a los
corintios termina con las palabras siguientes:
"Procuren, pues, recibir de Dios las mejores Capacidades.
Pero yo voy a enseñarles un camino todavía mejor."
La congregación cristiana en Corinto es una congregación
activa y viva. Cada uno de sus miembros se sabe llamado al
servicio. Y en una comunidad, siendo verdaderamente una
congregación cristiana viva y activa, se saben de muchas
posibilidades de obrar, actura y trabajar. Servicios en esta
manera comprenden los esfuerzos por una organización eficaz
con comisión directiva, inclusive presidente, secretario,
tesorero ecta., y con el coro y con el pastor, también los
trabajos por los templos, sí, todos los esfuerzos por la
formación de una vida congregacional cristiana en el sentido
de Jesucristo. Tampoco no olvidemos la educación de los
niños por los padres y padrinos y maestros y encargados
especiales o las obras por hombres en enfermedad, pobreza,
tristeza y preocupaciones y desesperación.
Tampoco olvidemos la tarea de la cristiandad para colaborar
en todas las intenciones a superar las dificultades de la
vida humana concreta, también en su relación con la sociedad
actual, con el trabajo y con el gobierno y con la ciencia de
hoy.
En este sentido se podía hablar de un cumplimiento perfecto
en y por la Congregación en Corinto.
El apóstol Pablo escribió en el principio de su carta a los
corintios así:
Siempre doy gracias a Dios por ustedes, por la bendición que
Dios les ha dado por medio de Cristo Jesús. Pues por estar
unidos con Cristo, Dios les ha dado toda clase de riqueza
espiritual, tanto en todo lo que saben. Así pues, lo que se
ha dicho acerca de Cristo ha venido a ser una realidad en
ustedes. De sta manera no les falta nada de lo que Dios da."
Y en muchos casos, dentro de la cristiandad, dentro de una
iglesia o congregación cristiana de hoy se quisiera soñar de
esta situación eficaz en Corinto y desearse un poquito de
actividad de ella.
¿Podría decir Pablo también de nuestra congregación así?
"Doy gracias a Dios por ustedes que Dios por la gracia de
nuestro Señor Jesucristo ha dado el cumplimiento de todas
las tareas de una congregación cristiana por sus miembros."
Pero sin problemas tampoco existe la alegría en Corinto. Sí,
se debe decir que la situación, no obstante su actividad
positiva, es amenazada por un fracaso. ¿Por qué?
Se realizan disputas, riñas y separaciones en la
congregación por la pregunta:
¿Qué servico es mejor que el otro, dando más honra y
respeto?
No solamente estas preguntas mueven a los cristianos en
Corinto, sino también las preguntas:
¿Quién cumple su servicio más intensivamente que los otros?
O
¿quién tiene la mejor tradición o recibió la correcta
doctrina?
En la cristiandad de Corinto, se ha puesto en el centro el
hombre religioso y pío, separando de este centro al Señor
Jesu Cristo. El YO se expresó en todas las actividades,
también en el actuar aq favor de Jesucristo y sus iglesia y
sus palabras. Y con este hacer se cerró el contacto con
Dios, con Jesucristo, con otros criostianos y con todos los
príjomos. Y en esta situación, Pablo dice a los corintios:
"Pero yo voy a enseñarles un camino mejor."
El les indica lo más importante en todas las actividades de
una iglesia, de una congregación y de un cristiano:
Hacer todas las cosas de un amor profundo a Dios y de una
caridad misericordiosa a los prójimos, sin preguntar por
propios provechos y beneficios.
Esta regla por nuestro actura como cristianos solamente es
aceptable ante el Señor Jesucristo.
¿Hemos expresado en nuestro actuar nuestro amor a Dios y
nuestra caridad a los hermanos y hermanas en la misma fe y
también a nuestros prójimos o no?
En esta expresión de nuestro amor poor nuestro hacer, no
somos obligados por leyes o mandamientos, tampoco por leyes
divinas, sino esta tarea en el amor es caracterizado por una
gratitud grande por lo que Dios nos dió.
Sabiendo que Dios nos ama y ayuda, nosotros damos sin leyes
y sin mandamientos, amir y ayuda a los otros.
Todas las actividades en una congregación cristiana, todas
las obras caritativas y todas las palabras pías de un
cristiano sin este amor doble no significa nada.
Todas las explicaciones de la Palbra de Dios con las
predicaciones, también profundas y serias, sin este amor no
significan nada.
Todas la capacidades de un cristiano y sus dones especiales,
utilizados en una congregación, sin la gratitud a dios y sin
el amor a los prójimos no significan nada.
Claro está, no sabiendo en su propia vida de una ayuda por
Dios y del amor de El, no se puede practicar gratitud y
caridad.
El apóstol Pablo presenta en nuestro capítulo 13 algunos
aspectos de este amor, diferenciándose fundamentalmente de
todas otras clases del amor, las cuales conocemos y
practicamos también.
El amor, según Pablo, no es envidioso o presumido u
orgulloso o grosero o egoísta, no se enoja ni es rencoso,
sino tiene paciencia y es bodadoso, todo lo soporta con
confianza y esperanza.
Se debe decir ya:
A este amor en la relación con Disos y con nuestros
prójimos, inclusive la ayuda a los últimos, y a esta
gratitud a nuestro Creador, de nuestras propias fuerzas no
somos capaces, conociendo solamente un ejemplo de este
actuar, la vida de Jesucristo.
Seamos discípulos verdaderos de El, siguiendo su practicar
de amor.
Leemos en la primera epístola del apóstol Juan:
"Amemos a El, porque el nos amó primeramente."
La vida, el acctuar y hacer y hablar en el amor de este
Jesús no olvidemos.
El amó a sus enemigos; sí, a sus asesinos también.
Podemos comprender que las disputas especiales de los
miembros de la congregación en Corinto deban ser excluidas,
también semejantes en nuestro ambiente, aceptando el gran
amor de Jesús.
Ante esto no podemos preguntar mas por el mejor servicio,
tampoco por la mejor tradición, tampoco es posible que un
cristiano reclame más honra que el otro por Dios.
¿Qué reacción halló esta carta de Pablo en la congregación
cristiana en Corinto?
¿Qué reacción hallará esta predicación entre nosotros?
"Así pues, la fe, la esperanza y el amor duran para siempre;
pero el mayor de estos tres es el amor. Y el que no tiene
aamor, no conoce a Dios, pues Dios es amor."