-2-Kirchenjahr bis Estomihi 23
Lugar/Ort:Aldea Protestante

Fecha/Datum:01/01/1974
Otros Lugares/Weitere Predigtorte:
Paraná, 6-1-1974 -spanisch-
Meroú, 13-1-1974 -spanisch-
Grabschental, 5-1-1975 -spanisch-
Aldea Protestante, 1-1-1977 -spanisch-
Aldea Protestante, 1-1-1966 -deutsch-
Camarero, 2-1-1966 -deutsch-
Meroú, 26-1-1969 -deutsch-
Reffino, 26-1-1969 -deutsch-
Aldea Protestante, 1-1-1975 -deutsch-
Año Eclesiástico/Kirchenjahr:Nuevo Año - Neujahr
Libro Bíblico/Buchbezeichnung:Hebreos 13: 21 - Hebräer 13, 21
Skopus: Dios nos hace perfectos por Jesucristo
-2-Kirchenjahr bis Estomihi 23 - Hebreos 13: 21
"El, Señor Dios, los haga a ustedes perfectos y buenos en
todo, para que hagan su voluntad; y que él haga de todos
nosotros lo que él quiere, por medio de Jesucristo. ¡Gloria
a Cristo para siempre! Amen."

Vivimos en el principio de un año nuevo, del año 1974.
Nuestros corazones son procupados por la pregunta:
?Qué se realizará en el año nuevo en nuestra vida, en la de
nuestra familia, y en el mundo entero?
Ya pasadas las primeras horas, las hojas del libro de los
días del año nuevo están todavía sin noticias, están vacías,
el futuro aun está oscuro.
Y la pregunta:
?Qué se realizará en las próximas semanas?
Pero la palabra de la Epístola a los Hebreos quiere
presentarnos aún otra pregunta, más importante que la
primera, para meditarla, sabiendo que nosotros, cristianos,
podemos confiarnos completamente en las manos de nuestro
Dios.
La pregunta de la Epístola a los Hebreos es una pregunta a
nosotros del lado de Dios y se forma así:
¿Qué clase de desobediencia contra Dios nosotros
practicaremsos en el año nuevo?
¿Terrorizar a nuestro prójimo? ¿Cambiaremos una vida feliz
en una vida infernal, cambiaremos lo bueno en malo?
¿Destruiremos esta tierra? ¿Causaremos una guerra civil en
nuestro país?
Tenemos las capacidades para realizar estas prácticas.
Dios nos pregunta:
¿Quieren presentarme estas obras malas en el nuevo año?
El sabe que se puede esperar todas las malicias posibles de
nosotros. ¿Es veradad esto?
Sí.
En esta tierra vive solamente un grupo pequeño de personas,
de las cuales espera que no hagan lo malo sino lo bueno, que
cumplan su voluntad de El en su vida.
Leemos en nuestro texto así:
"El, Señor Dios, los haga a ustedes perfectos y buenos en
todo, para que hagan su voluntad, y que él haga de todos
nosotros lo que él quiere, por medio de Jesucristo."
¿Qué personas son estas que pueden hacer también lo bueno?
¿Quáles son las personas que pueden amar a Dios y a sus
prójimos, en lugar de odiar?
Son los que que han encontrado a Jesucristo en su vida.
Por el Mensaje de Navidad hemos escuchado que este Jesús de
Nazaret vino, hace 2 mil años, en nuestro mundo, en medio de
pobreza, en un rancho de Belén. En una casita humilde empezó
su camino de nuestra salvación. Por su vivir, padecer y
morir, El ha cambiado el plano de Dios con nosotros, en
lugar de castigar, el Creador nos ama.
Todas las personas, aceptando este amor, presentado en su
Hijo Jesucristo, reuniéndose alrededor de El, empiezan a
amar a Dios y a sus prójimos, empiezan a hacer lo bueno y a
trabajar par el bien de la humanidad.
Por eso, donde viven y trabajan cristianos, se realizan
cosas nuevas y buenas. Y nosotros, siendo cristianos, somos
también discípulos de este gran pastor, mencionado en el
texto.
Ahora Dios nos pregunta:
¿Se formarán en el nuevo año entre ustedes también estas
cosas nuevas y buenas, según mi voluntad y a mi alegría?
No solamente nos pregunta, como tampoco el texto, diciendo:
"Perfectos y buenos en todo, para que hagan su voluntad; y
que él haga de todos nosotros lo que él quiere,"
nos desea solamente todo esto, sino nos da también la
posibilidad la posibilidad para poder realizar todas estas
cosas.
Deseando, en el cambio de los años, a nuestros familiares,
amigos y vecinos:
¡Felicidad y todo lo bueno!,
en verdad solamente son deseos, no tienen realidad. Pero
esta palabra de nuestro texto, diciendo:
"Perfectos y buenos en todo, para que hagan su voluntad; y
que él haga de todos nosotros lo que él quiere,"
tiene la autoridad y potestad de una bendición de Dios,
dándonos lo que dice.
Por eso, andemos alegre y ciertamente por este año 1974 y
utilicemos todas las posibilidades para poder escuchar la
voluntad de Dios. Y empecemos nuevamente a vivir según su
intención.
Con esto no solamente haremos una gran alegría a Dios sino
ayudaremos también a nuestros prójimos.
Ayudemos que la vida de los hombres sea más humana.
En esta manera testificamos que el año 1974 será un año,
bendito por Dios, y al fin podremos dar gloria y honra a
nuestro Señor Jesucristo, el gran pastor.
"Por el gran pastor, Dios los haga a Uds. perfectos y buenos
en todo, para que hagan su voluntad; y que el haga de todos
nosotros lo que él quiere por medio de Jesucristo.
¡Gloria a Cristo para siempre!"