-2-Kirchenjahr bis Estomihi 13
Lugar/Ort:Colonia Nueva

Fecha/Datum:26/01/1964
Otros Lugares/Weitere Predigtorte:
Diamante, 9-1-1965 -spanisch-
Camarero, 3-1-1965 -spanisch-
Parraná, 5-1-1969 -spansich-
Aldea Protestante, 1-1-1973 -spanisch-
Paraná, 7-1-1973 -spanisch-
Diamante, 13-1-1973 -spanisch-
Grabschental, 14-1-1973 -spanisch-
Reffino,, 14-1-1973 -spansich-
Meroú, 5-1-1975 -spanisch-
Diamante, 10-1-1976 -spanisch-
Aldea Protestante, 1-1-1964 -deutsch-
Grabschental, 1-1-1964 -deutsch-
Camarero, 5-1-1964 -deutsch-
Paraná,, 5-1-1964 -deutsch-
Reffino, 12-1-1964 -deutsch-
Meroú, 12-1-1964 -deutsch-
Seguí, 19-1-1964 -deutsch-
Diamante, 9-2-1964 -deutsch-
Paraná, 14-1-1968 -deutsch- Krankengottesdienst
Año Eclesiástico/Kirchenjahr:Nuevo Año - Neujahr
Libro Bíblico/Buchbezeichnung:Josué 1: 1 - 9 - Josua 1, 1-9
Skopus: El Señor, tu Dios, esto contigo
-2-Kirchenjahr bis Estomihi 13 - Josué 1: 1 - 9
"Aconteció después de la muerte de Moisés siervo de Jehová,
que Jehová habló a Josué hijo de Nun, servidor de Moisés,
diciendo: Mi siervo Moisés ha muerto; ahora, pues, levántate
y pasa este Jordán, tú y todo este pueblo, a la tierra que
yo les doy a los hijos de Israel. Yo os he entregado, como
lo había dicho a Moisés, todo lugar que pisare la planta de
vuestro pie. Desde el desierto y el Líbano hasta el gran río
Eufrates, toda la tierra de los heteos hasta el gran mar
donde se pone el sol, será vuestro territorio. Nadie te
podrá hacer frente en todos los días de tu vida; como estuve
con Moisés, estaré contigo; no te dejaré, ni te desampararé.
Esfuérzate y sé valiente; porque tu repartirás a este pueblo
por heredad la tierra de la cual juré a sus padres que la
daría a ellos. Solamente esfuérzate y sé muy valiente, para
cuidar de hacer conforme a toda la ley que mi siervo Moisés
te mandó; no te apartes de ella ni a diestra ni a siestra,
para que seas prosperado en todas las cosas que emprendas.
Nunca se apartará de tu boca este libro de ley, sino que de
día de noche meditarás en él, para que guardes y hagas
conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces
harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien. Mira que
te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni
desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en
dondequiera que vayas."

Vivimos en el principio de un año nuevo. El año 1964 ya
empezó. Talvez somos nerviosos por lo que podría realizarse
en el curso del nuevo año en nuestra vida. Nos preguntamos
por el futuro de nuestra vida personal y familiar, por el de
nuestro país Argentina y del mundo. Nos deseamos una
posición fuerte y una mirada clara para poder reconocer lo
pequeño pequeño y lo valioso valioso. Nos deseamos una
esperanza muy grande para los tiempos graves. Buscamos las
manos de ayuda para situaciones de miserias, de enfermedades
y de problemas. ¿Qué será más fuerte en el año venidero, la
tristeza o la alegría?
Para meditar mejor de todo esto hemos leído algunos
versículos del libro Josué, texto de nuestra predicación.
Josué quiere contestarnos todas nuestras preguntas.
Una época del pueblo Israel pasó. El caudillo de la salida
del cautiverio del pueblo Israel en Egipto, Moisés,
falleció. Y Dios llamó a su compañero Josué como sucesor. Y
ahora, ¡qué responsabilidad para este hombre! Debe cumplir
una misión muy difícil:
Preparar a los hijos de su pueblo para la entrada en el país
bendito y prometido por Dios, CANAAN o PALESTINA.
Ya empezó una época nueva para josué con su pueblo. Josué no
se alegra porque les conoce a ellos, los suyos. Esperará
dificultades a dificultades de sus correlegionarios.
Caerá de una situación sin salidas en otras. Deberá entre
Dios y esta nación. Esto no será posible sin problemas.
Tampoco la entrada en Palestina con disputas sangrientas
será un paseo.
Bajo esta responsabilidad, Josué gime y suspira.
Primeramente, Dios le ayuda en su temor y en sus preguntas
por el futuro suyo y de su pueblo y por el cumplimiento de
su tarea, ser caudillo de la nación viaja de Dios, con la
palabra:
"Mira que te mando que te esfuerzes y seas valiente; no
temas, ni desmayes, porque Jehova tu Dios estará contigo en
dondequiera que vayas."
¿Porqué Josué es consolado por esta palabra? ¿Por qúe Josué
puede ir con alegría su camino, que está aun en una
oscuridad profunda?
En medio del ímpetu de la vida, DE LA TENTACIÓN DE UN CAMBIO
RADICAL DE ÉPOCAS, CON LUCHAS, MISERIAS, ENFERMEDADES Y
MUERTE, ayuda solamente la realidad expresada por las
palabras siguientes:
"Yo, el Señor, tu Dios, estoy contigo."
Esta realidad nos da una posición muy fuerte. Una persona
con Dios a su lado, en su camino, nunca vivirá completamente
en situaciones sin salidas.
"Yo, el Señor, tu Dios, estoy contigo."
Sabiendo que Dios acompaña a una persona o a una familia, a
un pueblo o a la humanidad hacia un nuevo futuro, se
llegarán siempre al fin, al destino de su camino.
Josué escuchó la palabra de su Dios
"Yo, el Señor, tu Dios, estoy contigo.",
en el principio de una nueva época de su nación, en el
principio de su actuar, caudillo nuevo del pueblo Israel.
Esta palabra es y será para el la fuente de alegría, de
ánimo y de consolación.
Dios, habiendo dicho esta promesa a Josué, hace casi 3 mil
años, hoy es el mismo, tiene por eso también la misma
significación para todos nosotros, para ti y para mí, en la
situación actual:
"Yo, el Señor, tu Dios, estoy contigo."
Por eso, aceptando a Dios con su promesa en el principio de
un nuevo año, recibiremos ánimo, alegría y consolación,
tendremos la posición fuerte para poder superar todas las
dificultades del tiempo venidero.
Acompañándonos Dios en el camino de nuestra vida, tendremos
a El al lado nuestro que nos ayuda siempre:
"?Mira que te mando que te esfuerces y seas valientes; no
temas ni desmayes, porque el Señor, tu Dios, estará contigo
en dondequiera que vayas."
Pero también la otra expresión de Dios a Josué es muy
importante para nosotros en el principio del año mil
novecientos sesenta y cuatro:
"No se apartará de tu boca esta mi palbra, sino que de día y
de noche meditarás en ella, para que guardes y hagas
conforme a todo lo que en ella está escrita, porque entonces
harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien."
Somos invitados a escuchar y a meditar la palabra de Dios en
el nuevo año para poder comprender mejor su sentido y para
poder cumplir la voluntad de Dios.
El que escucha, lee y medita la palabra de Dios, reconoce la
regla o el destino del año nuevo para nosotros. Josué, con
la promesa de Dios, esperada en su palabra, llegó al fin de
su camino por todas las dificultades, miserias y problemas.
También nosotros, con la promesa y palabra de Dios,
llegaremos al fin feliz y buena de nuestro camino por el año
nuevo, recibiendo la ayuda necesaria, día a día.
"Yo, el Señor, tu Dios, estaré contigo, también en el curso
del año mil novecientoos setenta y tres."