-1-Kirchenjahr bis Weihnachten 107
Lugar/Ort:Colonia Nueva

Fecha/Datum:23/12/1962
Otros Lugares/Weitere Predigtorte:
Meroú, 25-12-1962
Camarero/Puiggari, 26-12-1966
Paraná, 21-12-1968
Diamante, 29-12-1968
Año Eclesiástico/Kirchenjahr:Navidad
Libro Bíblico/Buchbezeichnung:Miqueas 5: 2
Skopus: Jesús es la única ayuda para el mundo
-1-Kirchenjahr bis Weihnachten 107 - Miqueas 5: 2
"Pero tú, Belén Efrata, pequeña para estar entre las
familias de Judá, de ti me saldrá el que será Señor en
Israel; y sus salidas son desde el principio, desde los días
de eternidad."

Todos los años festejamos nuevamente la Fiesta de Navidad,
pensando en el niño en un pesebre en el rancho de Belén.
Talvez debemos preguntarnos:
¿Por qué hay esta fiesta por causa de un niño?
El niño en este ranco pobre es el centro de esta fiesta.
¿Es una cosa importante para nosotros que fue nacido un niño
antes de dos mil años en Belén?
Desde este nacimiento, muchos millones de niños ya fueron
nacidos en el mundo, y por estos niños no celebramos
fiestas. Y muchos niños también fueron nacidos muy pobres.
Pero sabemos que el nacimiento de este niño Jesús con sus
padres humanos José y María es un cosa especial.
Este niño, a quién María dió a la luz, fue el Señor y Rey de
los cielos y de la tierra, sí, no solamente fue, sino El es
el Rey y el Señor, también hoy.
En la misma manera este niño aún es el que nos ayuda a ser
personas, amadas de Dios.
Este Jesús de Nazaret nos llama a nosotros a regresar a su
Padre, a Dios porque queremos huir siempre y siempre de
Dios.
Hace algunos años había una asamblea de muchas iglesias
cristianas. Esta asamblea tenía el lema:
"Jesucristo es la única esperanza del mundo."
Los cristianos de todas las iglesias y de todas las partes
de la tierra sabían; que aún este Jesucristo es el Rey y el
Señor de los cielos y de la tierra.
Conocían al mundo, en que vivimos. Este mundo nuestro es un
mundo oscuro y confuso.
Hay muchos progresos técnicos y científicos de que nuestros
padres no podían soñar. Pronto ya los sueños de los hombres
se realizarán:
Ir a la luna; más tarde talvez también a las estrellas.
Hemos hallado leyes físicas, cuya realización puede destruir
esta tierra, pero también puede ayudarnos.
Y en el otro lado, el hombre vive en un odio uno al otro,
una nación contra la otra.
El hombre no utiliza la ciencia y la técnica para vivir
bien, sino para destruir, para guerrear. Ya se trabaja para
exterminar a la humanidad total y para destruir la tierra.
¿Hay todavía una salida de esta situación sin salidas? Por
nosotros no hay esta salida.
Hay solamente una única ayuda para nosotros como personas de
este nuevo siglo atómico. Hay esta ayuda por el Niño en el
pesebre que fue nacido antes de dos mil años en la aldea
Belén. Este niño, siendo hoy el Señor y Rey del mundo, es la
única esperanza para nuestro mundo, caminando hasta su fin.
Verdad es lo que los cristianos han confesado:
"Jesucristo es la única esperanza del mundo."
Este niño en el rancho de Belén es la única esperanza
también para nuestra vida personal. Esta vida es oscura y
difusa por nuestra desobediencia contra Dios.
Pero, el que mira al niño en el pesebre puede andar
nuevamente por esta vida con esperanza y alegría. Este niño
ha hecho la posibilidad de la ayuda pare ti y para mi, por
su vida, su padecimiento y morir y su resurrección.
En esta manera, Jesucristo es la única ayuda, la única
esperanza para nuestra vida personal.
Todo esto empezó a realizarse con el nacimiento del niño
Jesús en el rancho de Belén, antes de dos mil años.
Tal vez, oyendo todas estas cosas, nos preguntamos a
nosotros:
¿Es verdad que el niño en el pesebre es Señor y Rey
verdadero del mundo, es la única esperanza para este mundo
oscuro y confuso?
¿Es verdad que por la predicación del Evangelio de nuestro
Señor y Salvador Jesucristo en nuestros cultos también
nuestra vida oscura y confusa puede cambiarse en una vida
buena y ordenada?
Hay muchas dudas que quieren sacarnos nuestra fe en el niño
en el pesebre. Pero no hay otra posibilidad de la ayuda de
Dios que la que Dios nos ha dado en el rancho de Belén.
No debemos escandalizarnos por la pobreza y bajeza de esta
ayuda de Dios. Esto ya nos dice el Antiguo Testamento.
La palabra del Antiguo Testamento dice que los miembros de
la nación antigua de Dios no deben escandalizarse porque el
Cristo no será nacido en un palacio de un rey, cerca de la
capital Jerusalén, sino en una aldea de una familia pobre.
En una forma pobre Dios nos da su ayuda:
"Pero tú, Belén Efrata, pequeña para estar entre las
familias de Judá, de ti me saldrá el que será Señor en
Israel; y sus salidas son desde el principio, desde los días
de la eternidad."