-1-Kirchenjahr bis Weihnachten 105b
Lugar/Ort:Reffino

Fecha/Datum:25/12/1979
Otros Lugares/Weitere Predigtorte:
Diamante, 29-12-1979 -spanisch-
Aldea Protestante, 25-12-1980 -spanisch-
Camarero/Puiggari, 25-12-1980 -spanisch-
General Racedo, 21-12-1980 -spanisch-
Aldea Protestante, 25-12-1978 -deutsch-
Reffino, 25-12-1978 -deutsch-
Meroú, 309-12-1979 -deutsch-
Año Eclesiástico/Kirchenjahr:1 Navidad - 1 Christtag
Libro Bíblico/Buchbezeichnung:Lucas 2:15 - 21 - Lukas 2, 15 - 21
Skopus: Milagros a milagros nos da el Niño
-1-Kirchenjahr bis Weihnachten 105b - Lucas 2: 15 - 21
"Sucedió que cuando los ángeles se fueron de ellos al cielo,
los pastores se dijeron unos a otros: Pasemos, pues, hasta
Belén, y veamos esto que ha sucedido, y que el Señor nos ha
manifestado. Vinieron, pues, apresuradamente, y hallaron a
María y a José, y al niño acostado en el pesebre. Y al
verlo, dieron a conocer lo que se les había dicho acerca del
niño. Y todos los que oyeron, se maravillaron de lo que los
pastores les decían. Pero María guardaba todas estas cosas,
meditándolas en su corazón. Y volvieron los pastores
glorificando y alabando a Dios por todas las cosas que
habían oído y visto, como se les había dicho."

Dios mismo, en la forma de los ángeles, encontró en una
manera maravillosa a los pastores. Habían escuchado el
mensaje que Dios nuevamente posibilitó en este mundo alegría
y paz.
Por un acontecimiento normal entre los hombres, por el
nacimiento de un niño en Belén, este Dios quiere dar la
suposición de un mundo nuevo y mejor, un mundo, de que
tampoco ellos, pastores pobres, son excluidos, en contrario,
a ellos especialmente fue dicho la palabra que en el rancho
de Belén empezó ya la ayuda para ellos. El encuentro con el
mundo celestial por los ángeles, les ha llevado en un
éxtasis, en un entusiasmo muy grande. Les falten las
palabras para poder describir lo que han vivido.
Pero ahora, pasó todo. No ven más las luces claras o los
ángeles, tampoco escuchan voces. resta de todos esto
solamente la noche oscura, un rebaño de ovejas y la
situación pobre, sin consolación.
Talvez, se realice con nosotros lo mismo, después de la
Fiesta de Nochebuena con sus atracciones, su comedia
navideña y los himnos lindos, que el día gris de la semana
viene sobre nosotros. El milagro en el campo de los pastores
en la cercanía de Belén pasó, pero una realidad los pastores
no han olvidado, el mensaje, recibido de Dios.
Por este mensaje podían escuchar de una alegría muy grande,
de la paz en la tierra, y todo esto en relación con el
nacimiento de un niño que debía ser el Salvador del mundo y
el Mesías de Dios.
Y los pastores hicieron lo únicamente necesario, andan para
probar y vivir la verdad de la palabra escuchada:
"Entonces, cuando los ángeles se volvieron al cielo, los
pastores comenzaron a decirse unos a otros: Vamos, pues, a
Belén, a ver esto que ha sucedido, y que el Señor nos ha
anunciado."
Esto no solamente vale para los pastores en el tiempo
antiguo, sino también para nosotros hoy, que podemos probar
a fondo que el mensaje del Niño en el pesebre es la ayuda
para todos nosotros. Este mensaje espera directamente que
también nosotros dejemos movernos, que nosotros cambiemos la
dirección de nuestro camino, para poder encontrar y recibir
esta ayuda.
Es una ayuda que entonces cambiará totalmente nuestra vida:
de personas desesperadas a personas consoladas, de tristes a
alegres, de descontentos a felices.
El que empieza a ir este camino para experimentar la verdad
de la palabra de Dios, regresará, después de un encuentro
con el Niño en el pesebre, con el Señor Jesucristo,
totalmente cambiado. En el encuentro con Jesús, el cual es
la Palabra de Dios que se hizo carne, nos es dada la
claridad sobre nuestra situación precaria con sus causas y
la ayuda que nos ofrece la Palabra de Dios.
Habiendo festejado Navidad en una forma recta, visitando en
la forma posible al Niño en el pesebre, al Salvador de los
hombres y al Señor del mundo, cambiarémos la dirección de
nuestra vida, superaremos los problemas de nuestra vida en
otra manera que sin este encuentro con este Señor con su
Palabra, siendo igualmente el Niño en el pesebre.
LLegando a Belén, los pastores hallan lo que los ángeles han
anunciado. No fueron desilusionados. El texto dice:
"Fueron de prisa y encontraron a María y a José, y al niño
acostado en el establo."
Que los pastores hallaron en este Niño y en la palabra de
Dios, anunciada por los ángeles, la ayuda, dándoles un nuevo
sentido de su vida, haciéndoles felices y algres,
reconocemos en lo que regresan y anuncian a los otros la
realidad que cambió totalmente su vida.
También reconocemos que han hallado la ayuda necesaria en lo
que glorifican y alaban a Dios por lo que Dios les donó en
Belén.
"Los pastores, por su parte, regresaron dando gloria y
alabanza a Dios por todo lo que oyeron y vieron, porque
había pasado tal como se les había dicho."
Sabemos que año por año en todo el mundo miles de niños y
millones de hombres festejan la Nochebuena y Nacidad. ¿Qué
movimiento del amor y de la ayuda mutua y del trabajo por
una paz duradera debería realizarse cuando los que festejan
Navidad, aceptan seriamante como han aceptado los pastores,
lo que significa NAVIDAD? El que aceptó ayudarse en sus
problemas y dificultades, dice y practica en palabras y
obras hacio otros seres humanos lo que fue dado por
Jesucristo, por la Palabra única y verdadera de Dios, por el
Niño en el pesebre de Belén.
Así se cumpliría en el mundo una parte del mensaje de
Navidad con nuestra colaboración y en nuestra presencia:
"No tengan miedo, porque les traigo una buena noticia, que
será motivo de mucha alegría para todos que hoy nació en el
pueblo de David, un Salvador para ustedes, que es Cristo el
Señor."
Lamentablemente en el curso de los siglos, Navidad se cambió
en una fiesta exclusiva para niños, por eso hemos de
afirmar, empero, que Nochebuena y Navidad valen para niños y
mayores, para todos. Lo que se realizó hace dos mil años en
Beleén tiene un sentido concreto para nuestra vida diaria.
Nos es ofrecida ayuda para nuestra vida grave para que se
cambie en una vida de alegría.
Esta ayuda es el Niño en el pesebre. También aún hoy vale la
pena que festejamos verdaderamente Navidad. Por ésta podemos
vivir un milagro a otro, como los pastores.