-1-Kirchenjahr bis Weihnachten 064b
Lugar/Ort:Diamante

Fecha/Datum:17/12/1972
Otros Lugares/Weitere Predigtorte:
Reffino, 24-1-1973 -spanisch-
Aldea Protestante, 2-12-1973 -spanisch-
Paraná, 2-12-1973 - spanisch-
Meroú, 17-12-1972 -deutsch-
Aldea Protestante, 7-12-1975 -deutsch-
Año Eclesiástico/Kirchenjahr:2 de domingo de adviento
Libro Bíblico/Buchbezeichnung:2 Tesalonicenses 3, 1-5
Skopus: El Evangelio nos da esperanza.
-1-Kirchenjahr bis Weihnachten 64 b - 2 Tesal. 3: 1-5
"Por lo demás, hermanos, orad por nosotros, para que la
palabra del Señor corra y sea glorificada, así como lo fue
entre vosotros, y para que seamos librados de hombres
perverso y malos; porque no es de todos la fe. Pero fiel es
el Señor, que os afirmará y guardará del mal. Y tenemos
confianza respecto a vosotros en el Señor, en que hacéis y
haréis lo que os hemos mandado. Y el señor encamine vuestros
corazones al amor de Dios, y a la paciencia de Cristo."

Sabemos que la congregación cristiana de Tesalónica está en
problemas muy graves. De fuera es atacada por los enemigos
del Evangelio y de dentro debe superar muchas dificultades
por un entendimiento incorrecto del Evangelio.
La iglesia en Tesalónica es verdaderamente una iglesia
impugnada. Pero, no obstante, se debe ver que el Evangelio
de Jesucristo se presentó más fuerte que todas las
dificultades de fuera y de dentro.
En el principio de nuestra carta leemos así:
"Hermanos, tenemos que dar gracias siempre a Dios por
ustedes, como es justo que lo hagamos, porque la fe de
ustedes está creciendo y el amor que cada uno tiene por los
otros es cada vez mayor."
El apóstol conoce las dificultades y los problemas de esta
congregación, a la cual escribió esta carta.
¿En qué manera le ayuda para la superación de los problemas?
En ningún caso por lo que lamenta a ella, sino que
testifica: es una cosa normal esta enemistad y resistencia
contra Jesús y su Evangelio.
El mensaje alegre, dándonos la ayuda necesaria, siempre es
atacado o entendido mal, impidiendo la ayuda de Jesucristo.
El apóstol explica a los tesalonicenses que lo que que se
realiza, no solamente es una caso normal, sino ya victoria
del Evangelio de Jesucristo.
Los que viven según el mensaje de salvación son para el
apóstol la afirmación del actuar eficaz del Señor, en medio
de esta iglesia.
Después el autor de la carta dirige los pensamientos de los
tesalonicenses hacia dificultades y problemas aun mayores y
más graves que suyos, en otros lugares y bajo otras
circunstancias:
"Por los demás, hermanos, orad por nosotros, para que la
palabra del Señor corra y sea glorificada, así como lo fue
entre vosotros."
Los tesalonicenses son llamados a colaborar en la superación
de dificultades y problemas de la predicación del Evangelio
en otros lugares.
El centro del hablar y del escribir del apóstol es y será
Jesucristo y su mensaje de ayuda. Importante es que el Señor
pueda actuar más en medio de nosotros, que su reino de amor
se construya en medio de la humanidad, la cual es
caracterizada como una humanidad "mala y perversa", según
nuestro texto.
Padecimientos, miserias, dificultades y luchas son señales
indispensables y características del progreso de la
instalación del Reino del Amor y de la victoria del
Evangelio de la ayuda, en medio de nosotros.
Hablando de la situación de Tesalónica y pensando en la
situación de la cristiandad mundial de hoy, se puede decir
que la palabra de nuestro texto nos ayuda a entender mejor
nuestra situación y tambien superar las dificultades
presentes.
¡Cuántas disputas graves entre la cristiandad de hoy se
realizan!
Se necesita solamente mencionar la diferencia entre
modernismo y conservatismo en las iglesias, entre la
explicación del Evangelio por los que son juntados en su fe
con los gobiernos y gobernantes y por los que son
participantes del movimiento sacerdotal radical del tercer
mundo dentro de la Iglesia Católica Romana.
En muchos aspectos no se puede reconocer el camino recto
para un cristiano, para la Iglesia, para la cristiandad
mundial de hoy.
¿Se acercó el fin de la fe cristiana?, se preguntan muchos.
Pero el texto nos dice:
Lo que vivimos no es el fin de la cristiandad o la
destrucción de nuestra fe, sino señales de una renovación
fundamental de la Iglesia Cristiana.
Esta renovación nos hace capaces, también en una época
nueva, escuchar a la voz de Jesucristo, ayudador único para
todos nosotros.
Existen en el mundo actual como en el antiguo, poderes,
hostiles a Cristo. que molestan o persiguen de fuera a
iglesias y grupos de cristianos.
Tampoco hoy en día se podría practicar una fe auténtica
cristiana en América o en la Argentina, sin molestias o
persecuciones por los gobernantes, sería imposible como en
Rusia comunista.
Pero somos llamados a ayudarnos mutuamente hacia una
testificación auténtica de nuestra fe en este nuestro
tiempo, por oraciuón y por ayuda práctica.
Nunca jamás necesitamos ser desanimados, porque tampoco un
odio fanático o una persecución sangriente puede impedir la
realización del anuncio del Evangelio y la instalación del
Reino del Amor, por Jesucristo.
"¡Qué Jesucristo vence es realidad del principio. Es Señor
de este mundo!",
cantamos en un himno.
El, Señor y Rey, colabora con nosotros, cristianos e
iglesias, en la superación de las dificultades y de los
problemas de hoy, y nos da fuerzas para colaborar con El en
la victoria del Evangelio sobre este mundo.
Al fin, nuestro texto nos llama para meditar tranquilamente:
"Qué el Señor les ayude a sentir el amor de Dios y a tener
la paciencia de Cristo."
Con esta palabra nos llama al centro y al principio de
nuestra fe cristiana: el amor de Dios y la paciencia de
Jesucristo.
¿Dónde se manifiestan claramente este amor de Dios y la
paciencia de Jesucristo?
Vivimos en el tiempo de adviento, dentro del año
eclesiástico y meditamos la realidad que hace casi 2.000
años en la Nochebuena estaba en un pesebre en un rancho de
Belén el bébé Jesús, como un revelación de Dios mismo.
¿En qué manera Dios mismo ha explicado lo que se realizó,
hace dos mil años, en la Nochebuena?
El mensaje de Navidad nos da una contestación:
"No tengan miedo, porque les traigo una buena noticia que
sea motivo de mucha alegría para todos que hoy nació en el
pueblo de Davaid, un Salvador para ustedes, que es Cristo el
Señor."
Se trata de este mensaje, hablando del amor de Dios y de la
paciencia de Jesucristo.
Este Evangelio quiere ser aceptado por nosotros nuevamente y
realizado en y por nuestra vida.
La alegría de este mensaje, comunicándonos que somos
criaturas de Dios a los cuales el Señor ayuda por Navidad.
Esta alegría nos da una dignidad especial. Esta alegría nos
llena con la esperanza muy grande de un futuro feliz, que
deja olvidarnos o superar los problemas y dificultades
actuales.