-1-Kirchenjahr bis Weihnachten 054b
Lugar/Ort:Aldea Protestante

Fecha/Datum:16/12/1976
Otros Lugares/Weitere Predigtorte:
Año Eclesiástico/Kirchenjahr:3 medit. de adviento 1975
Libro Bíblico/Buchbezeichnung:Lucas 1: 17
Skopus: Personas in el adviento cambian el mundo.
-1-Kirchenjahr bis Weihnachten 54b - Lucas 1: 17
"Este Juan irá delante del Señor, y tendrá el espíritu y el
poder del profeta Elías, para preparar a la gente para
recibir al Señor."

En el tiempo del adviento dirigimos nuestros pensamientos a
El que viene, a El que puede ayudarnos y nos ayudará, a El
que espera de nosotros que nos preparemos por su segundo
venir.
Debemos crear la suposición que Jesús pueda venir, por el
anunciar del mensaje de alegría que significa ayuda a todos
los hombres, por la invitación a ir con nosotros el mismo
camino de la fe, y esperar con nosotros al Señor venidero.
Lucas, el evangelista, nos da un ejemplo de un hombre en el
adviento,, cumpliendo su tarea para esperar al Señor y para
preparar su camino. Es Juan, el bautista, el anunciador del
venidero, en su primer venir.
De él leemos:
"Se oye la voz de alguien que grita en un lugar desierto:
Preparen el camino del Señor ábranle un camino derecho."
Llama a los hombres que salgan los caminos malos y que le
sigan:
"Cambien de actitud, porque el reino de los cielos está
cerca."
Algunas veces, Juan, el bautista, fue preguntado: ¿qué
significa concretamente esta preparación para el adviento
del Señor? Dio, por ejemplo, esta contestación:
"El que tiene dos camisas, debe dar una al que no tiene
ninguna, y el que tiene comida, debe compartirle con el que
no la tiene."
A los cobradores de impuestos, dijo:
"No cobren más de lo que la ley manda."
De los soldados y policías espera para la preparación en el
adviento:
"No le quiten nada a nadie, ni por amenazas ni acusándolo
que no ha hecho, y confórmense con su sueldo."
Ya estas pocas contestaciones del Juan, el bautista, podrían
cambiar totalmente nuestro mundo, cuando todos nosotros
viviríamos según éstas y crearíamos la suposición que Jesús
venga por segunda vez para la salvación del mundo y de todos
los hombres.
Viviendo según las reglas de Juan, el bautista, seríamos
como hombres en el adviento del Señor.