-1-Kirchenjahr bis Weihnachten 008
Lugar/Ort:Diamante

Fecha/Datum:10/12/1967
Otros Lugares/Weitere Predigtorte:
Col. Nueva, 17-12-1967 -spanisch-
Paraná, 1-12-1968 -spanisch-
Reffino, 14-12-1969 -spanisch-
Camarero/Puiggari, 13-12-1970 -spanisch-
Col. Nueva, 20-12-1970 -spanisch
Paraná, 3-12-1972 -spanisch-
Diamante, 8-12-1973 -spanisch-
Camarero/Puiggari, 9-12-1973 -spanisch-
Aldea Protestante, 3-12-1967 -deutsch-
Paraná, 3-12-1967 -deutsch
Grabschental, 10-12-67 -deutsch-
Meroú, 10-12-1967 -deutsch-

Año Eclesiástico/Kirchenjahr:1. Advent - 1 de adviento
Libro Bíblico/Buchbezeichnung:Romanos 13: 8;11 - 14:Römer 13,8;11-14
Skopus: Preparación para el último adviento
-1-Kirchenjahr bis Weihnachten 8 - Romanos 13, 8; 11-14
"No debáis a nadie nada, sino el amaros unos a otros; porque
el que ama al prójimo, ha cumplido la ley.
Y esto, conociendo el tiempo, que es ya hora de levantarnos
del sueño; porque ahora está más cerca de nosotros nuestra
salvación que cuande creímos. La noche está avanzada, y se
acerca el día. Desechemos, pues, las obras de las tenieblas,
y vistámonos las armas de la luz. Andemos como de día,
honestamente; no en glotonerías y borracheras, no en
lujurias y lascivias, no en contiendas y envidia, sino
vestíos del Señor Jesucristo, y no en conteniendas y
envidias, sino vestíos del Señor Jesucristo, y no proveáis
para los deseos de la carne."

Nuevamente empezó el tiempo de adviento.
El adviento nos testifica que de Dios podemos esperar aun
cosas importantes y muy grandes.
Dios no solamente es el Señor del pasado o de hoy, sino
también de la mañana y del futuro. El es el Señor de nuestro
futuro.
Una congregación cristiana en el adviento es una
congregación que espera. El Señor quiere hacer y hará cosas
muy grandes para nosotros y por nosotros. En el adviento,
una congregación piensa en el futuro. Somos invitados a
prepararnos para lo que vendrá.
Esto es la importancia del tiempo de adviento.
La preparación para la Fiesta de Nochebuena y Navidad no es
lo mas importante de este tiempo de adviento.
Tal vez, primeramente, sea bueno saber lo que Dios hizo en
el pasado para nosotros. Nosotros, huidos de El, nuestro
Creador, fuimos buscados y hallados nuevamente de El, y
ahora El nos acomapaña. Todo esto se realizó por su Hjo
Jesús de Nazareth. Por su obrar, su padecer y morir, no
necesitamos más pensar en un futuro oscuro y sin esperanza,
en que Dios nos presentará su ira, sino podemos alegrarnos
de un futuro alegre y feliz.
Jesús de Nazareth, en su actuar, hoy y ayer, es la garantía
que para nosotros habrá una mañana nueva.
Esta esperanza se cumplirá a los que aceptan en su vida a
Jesucristo en su actuar y obrar.
Una congregación cristiana, una iglesia de Jesucristo, es un
grupo de personas, las cuales han aceptado a este Jesús como
garantía de un futuro nuevo y feliz.
¿Qué se realizará por Dios en Jesucristo mañana y en el
futuro?
¿Qué esperamos todavía?
Lo que Dios nos prometió, obrado por Jesucristo para
nosotros.
Nuestro texto dice que este futuro se acercó:
"Ahora está más cerca de nosotros nuestra SALVACION."
La ayuda, prometida hoy, será mañana ya una realidad
verdadera.
¿En qué manera podemos describir lo que significa
ayuda, salvación, alegría o gloria eterna?
Se puede explicar así:
Hoy vivimos en un mundo confuso, destruyéndose, pero creemos
que este mundo se restaurará, con nuestra participación y
colaboración. Vivimos en un mundo, lleno de odio, uno contra
el otro, pero nosotros, cristianos, sabemos que pasarán
definitivamente odio, engaño, guerra, asesinatos y
crueldades. Y entrararán amor, caridad y ayuda mutua entre
las personas. Vivimos en un mundo, en que se trabaja mucho,
sin un sueldo justo y bastante, pero esperamos un mundo, en
que cada uno recibe su sueldo justo, viviendo una vida
humana verdadera, en que tampoco habrá cosechas fracasadas.
Vivimos en un mundo de pobreza,de miseria, de tristeza, de
enfermedades y de la muerte, pero esperamos un mundo, en que
pasarán todos estos problemas, viviendo entonces una vida
contenta y feliz y alegre.
Todas estas nuevas realidades se realizarán por Jesucristo,
el cual vendrá y con la colaboración nuestra.
Habiendo entendido lo que he explicado con las últimas
palabras, hemos comprendido lo que significa
doctrinariamente salvación, gloria eterna, alegría y ayuda.
Diciendo Salvacion, mo pemsamos em uma vida de este mundo, o
despues de la muerte, sino pemsamos en nuestra vida concreta
como seres humanos verdaderos.
Especialmente en el tiempo de adviento pensamos en estas
realidades, sabiendo que cada día de la historia del mundo y
de la humanidad nos acerccamos a la realización de las
promesas de Dios, sabiendo de la Palabra de Dios que se se
hará todo esto por El, que es hoy ya el centro de nuestra
fe:
JESUCRISTO.
"Jesucristo, el mismo, ayer, hoy y mañana."
Del acercamiento de este mundo nuevo y mejor, el apostol
Pablo esribe a los Romanos:
"Es ya hora de levantarnos del sueño, porque ahora está más
cerca de nosotros nuestra salvación. La noche está avanzada
y se acerca el día."
En la segunda carta del apostol Pedro y en el libro
APOCALIPSIS, la salvación es anunciada con las palabras
siguientes:
"Dios por su Hijo Jesucristo obrará cielos nuevos y una
tierra nueva, en los quales mora la justicia."
Pensando en la situación del mundo de hoy y también en la
nuestra, solamente podemos hablar:
¡Da fin, da fin, Señor y termina nuestro sufrir. Danos un
mundo mejor!
Para nostros, cristianos, la esperanza de un mundo nuevo y
feliz y alegre nos da ánimo para superar ya ahora todas las
dificultades de la vida diaria, en el tiempo de hoy.
Sabiendo que esta esperanza nos da ánimo, sabiendo que la
realización de un mundo nuevo se acerca y sabiendo que somos
una congregación cristiana en el adviento, hemos de
preguntarnos:
¿En qué manera podemos prepararnos?
El apostol Pablo nos da una contestación por nuestro texto:
"Amaos unos a otros; porque el que ama al prójimo, ha
cumplido la ley."
Una preparación veradera para el adviento significa,
empezar a amar a nuestro prójimo, también al extraño y al
extravagante, también en el caso que este prójimo hace lo
que yo no entiendo o lo que actúa contra nosotros.
Cristianos, acercándose a un futuro feliz y alegre, pueden
empezar a amar a sus prójimos, pueden encontrarse con los
otros en respecto y caricia.
Los paganos, en los primeros siglos de la cristiandad,
podían reconocer a los cristianos por este amor entre si
mismos y a sus prójimos.
Los cristianos de la Iglesia Primitiva vivían como personas
en el adviento del Señor. Nosotros, esperando un mundo
perfecto y sano, podemos prepararnos hoy por arreglar los
hechos malos de nuestra vida y de nuestros prójimos.
Sabiendo que en un futuro cercano cada uno recibe su sueldo
justo, también nosotros podemos prepararnos para este futuro
por pagar hoy ya sueldos justos a nuestros obreros o
ayudantes. Esperando un tiemoo nuevo en que no habrá
pobreza, miseria, tristeza, enfermedad y muerte, podemos
prepararnos hoy ya para este nuevo tiempo por nuestra
colaboración y nuestro dinero para superar hoy ya pobreza,
miseria, tristeza, enfermedades y peligros de muerte.
Una buena preparación en los días de adviento del año
eclesiástico es pensar en todas estas cosas y empezar a
hacerlas.
Pero el apostol Pablo nos dice también lo que nosotros no
hemos de hacer. No hemos de tener la opinión que somos el
centro del mundo, no tú y yo tampoco.
Pablo sabe que las personas, bebiendo con exceso, no
guardande las reglas humans entre varón y mujer, amando
solamente su bolsa de dinero, se entienden como centro del
mundo, como las personas más importantes del mundo y como
dioses, no teniendo interés para un futuro feliz y alegre.
Dicen irónicamente:
"Comamos y bebamos y llenemos nuestra bolsa de dinero,
porque mañana moriremos."
Son personas sin futuro, seres humanos sin esperanza. El
camino, la puerta de la felicidad verdadera está cerrada
para ellos. Nosotros no debemos ser miembros de este grupo
de excluidos. Somos invitados a prepararnos verdaderamente
para la realización de nuestra salvación, para un futuro
alegre y feliz, para nuestro futuro bendito, para ser
personas en el adviento de un nuevo tiempo con el Señor
Jesucristo.
"El viene el día de juicio,
de Dios en comunión:
del bueno, beneficio,
del malo maldición.
Oh ven, oh ven, bien mío,
y a todos llevános
en luz y alegría
a la mansión de Dios."