-1-Kirchenjahr bis Weihnachten 006
Lugar/Ort:Diamante

Fecha/Datum:14/12/1974
Otros Lugares/Weitere Predigtorte:
Meroú, 14-12-75 -spanisch--
Aldea Protestante, 12121976 -spanisch-
Reffino, 12-12-1976 -spanisch-
Camarero/Puiggari, 13-12-81 -spanisch-
Aldea Protestante, 1.12.1974 -deutsch-
Grabschental, 15-12-1974 -deutsch-
Meroú, 26-12-1974 -deutsch-
Reffino, 30-11-1975 -deutsch-
Crespo, 28-11-1976 -deutsch-
Familiengottesdienst Popp in Cam./Puiggari, 18-12-1977
-deutsch-
Año Eclesiástico/Kirchenjahr:1 de adviento - 1. Advent
Libro Bíblico/Buchbezeichnung:Lucas 1: 67 - 79 - Lukas 1, 67 - 79
Skopus: Juan, el bautista, como precursor de Jesucristo.
-1-Kirchenjahr bis Weihnachten- 6 - Lucas 1, 67 - 79
"Y Zacarías, su padre, fue lleno del Espíritu Santo, y
profetizó, diciendo:
Bendito el Señor Dios de Israel, que ha visitado y redimido
a su pueblo. Y nos levantó un poderoso Salvador en la casa
de David su siervo, como habló por boca de sus santos
profetas que fueron desde el principio; salvación de
nuestros enemigos, y de la mano de todos los que nos
aborrecieron; para hacer misericordia con nuestros padres, y
acordarse de su santo pacto; del juramento que hizo a
Abraham nuestro padre, que nos había de conceder que,
librados de nuestros enemigos, sin temor le serviríamos. En
santidad y en justicia delante de él, todos nuestros días. Y
tú, niño, profeta de Altísimo serás llamado; porque irás
delante de la presencia del Señor, para preparar sus
caminos; para dar conocimiento de salvación a su pueblo,
para perdón de sus pecados, por la entrañable misericordia
de nuestro Dios, con que nos visitó desde lo alto la aurora,
para dar luz a los que habitan en tinieblas y en sombra de
muerte; para encaminar nuestros pies por camino de paz."

Este himno de Zacarías, llamado también BENEDICTUS, es un
himno en el adviento original del Señor. Sabemos que por un
actuar especial de Dios, la esposa vieja del sacerdote
Zacarías, Elisabet, dio luz a un hijo, el cual deberá
preparar el camino del Mesías.
primeramente Zacarías desconfía del actuar de Dios, pero
recibió por Dios mismo un lección, que no olvidó más en su
vida.
Hasta el nacimiento de su hijo no podía hablar más.
Nosotros tratamos en este texto de Juan, el bautista, el
precursor de Cristo.
Del himno podemos ver que, después del nacimiento de su
hijo, Zacarías recibió en el tiempo de su nudez
conocimientos fundamentales para reconocer su situación
histórica y para comprender el actuar de Dios, también
dentro de su vida matrimonial y familiar.
Dios interviene en la historia humana, primeramente en la
vida de un matrimonio y entonces en la historia de su pueblo
Israel y también en el momento en que se escuchó en el campo
de los pastores cerca de Belén, las palabras de los ángeles:
"No tengan miedo, porque les traigo una buena noticia, que
será motivo de mucha alegría para todos: que hoy nació en el
pueblo de David, un Salvador para Uds., que es Cristo el
Señor,"
se saben que el actuar de Dios tiene validez para toda la
humanidad, en antiguos tiempos com hoy.
Zacarías reconoce a su pueblo y a todos los seres humanos
con los ojos de Dios:
"Un pueblo en las manos de sus enemigos, viviendo en miedo
permanente, un pueblo que no quiere saber nada de su Dios;
amenazado por la muerte, estando en riñas y dificultades."
Dios actúa en una manera especial en su pueblo y Zacarías
describe esta intervención con las palabras siguientes:
"Alabado sea el Señor, Dios de Israel, porque ha venido a
nosotros que somos su pueblo y nos ha salvado. Nos ha dado
un poderoso Salvador de entre los descendientes de su siervo
David."
Dios interviene para cambiar odio en amor, desobediencia en
obediencia, el mundo de muerte en un mundo de la vida y para
liberar a los seres humanos de sus esclavitud y de sus
miserias. Dios interviene en este mundo por lo que se
realizó hace dos mil años en el rancho de Belén.
Zacarías habla del actuar de Dios, sin mencionar
directamente lo que aconteció en la Nochebuena, sin pensar
en el nacimiento del Niño en el pesebre.
En nuestro texto escuchamos, sí, del otro niño, hijo de
Zacarías y Elisabet, llamado JUAN, el bautista. De este
hijito Juan leemos en nuestro himno así:
"Y tú, hijito mío, serás llamado profeta del Dios altísimo,
porque irás delante del Señor, preparando sus caminos."
Juan es el que deberá preparar la intervención especial de
Dios, en Belén. Como preparador de la salvación de este
mundo en Jesucristo, Juan, el bautista, deberá cumplir una
tarea muy importante, por eso participa en lo que se realizó
en Belén.
Juan, el Bautista, y Jesús, el Salvador, adviento y navidad
forman una unidad con aspectos especiales. Juan, el
bautista, es una persona en el adviento del Señor, es un
precursor de Jesucristo. Del último profeta, Juan, el
evangelista Mateo testifica, citando palabras de Isaías:
"Se oye la voz de alguien que grita en un lugar desierto.
Preparen el camino del Señor, ábranle un camino derecho."
Sabemos que la obra de la salvación por Jesucristo, hace dos
mil años, aun no terminó, está todavía en marcha también,
por el Señor.
Faltan aún realidades importantes. Esperamos el cumplimiento
de éstas, por eso también hoy somos una congregación que
espera, somos un pueblo en el adviento nuevo de la
humanidad.
Esto significa que por Dios necesitamos conocimientos
fundamentales sobre la situación de nuestra vida personal,
matrimonial, familiar, nacional y de la humanidad, tal vez
con el reconocimiento fatal que vivimos al abismo de la
destrucción del mundo. Tal vez, Dios deba empezar con
nosotros un proceso de la concientización sobre nuestra
situación. Zacarías también debía enmudecer hasta que podía
reconocer la intervención de Dios y aceptarla.
Del conocimiento que la obra de la salvación por Jesucristo
está aun en marcha, sigue que se deberá cambiar mucho para
poder cambiar odio en amor, temor en alegría. Falta mucho
para cambiar una humanidad ateísta en una que obedece a Dios
para poder decir que vivimos en un mundo de paz y felicidad.
Hemos de ser en una manera semejante como Juan, el bautista,
los preparadores de la salvación por Jesucristo de hoy.
Somos llamados a preparar una nueva intervención de Dios en
la historia humana por el Señor a favor de la salvación del
mundo.
También para nosotros es escrito:
"Tu irás delante de Señor preparando sus caminos."
Algunas veces ya tenemos la opinión del Juan, el bautista, a
ser
"una voz en el desierto".
Nuestra tarea para preparar el camino del Señor, para
preparar su Reino en medio de este mundo, podemos cumplir
solamente viviendo según la vida de Jesucristo, según su
hacer y su hablar.
En esta manera podemos ser personas en el adviento del
Señor.
Así ayudaríamos a salvar, curar y liberar la humanidad en el
sentido de Cristo, nacido hace dos mil años en Belén y el
cual obra aún hoy.
Terminemos con la palabra del Zacarías:
"Alabado sea el Señor, Dios de Israel, porque ha venido a
nosotros que somos un pueblo y nos ha salvado."